sábado, mayo 18, 2024
Home Blog Page 182

Schmeichel, el dueño del arco danés

Thomas Martínez e Ignacio Maida

Es odioso llevar la etiqueta de “hijo de”, sino pregúntenle a Kasper Schmeichel, quien se tuvo que esforzar para abandonar la sombra de la figura de su padre.

Kasper Schmeichel, arquero de la selección de Dinamarca, respeta la tradición familiar de adueñarse de los tres palos del arco danés, tal cual lo hizo su padre, Peter Schmeichel, a lo largo de la década del 90’.

A diferencia de Kasper, su padre fue parte del histórico equipo del 92’, recordado por ganar la Eurocopa de ese año y, además, por haberse clasificado a los cuartos de final de la Copa del Mundo de Francia 98’, algo que esta selección no había logrado en toda su historia.

Kasper logró hacerse su lugar en la historia del fútbol, al conseguir romper el récord de 470 minutos sin recibir goles en la selección danesa, que su mismísimo padre había impuesto.Dicho hito lo alcanzó en un partido amistoso frente a Suecia, tras no haber concebido goles desde el minuto seis del encuentro de vuelta ante Irlanda por la repesca mundialista. Desde entonces, Panamá, Chile, México, Suecia y Perú han podido anotarle. Esta marca tocó su techo a los 572 minutos cuando Mile Jedinak le marcó desde los doce pasos en el partido que enfrentó a Australia contra Dinamarca por la segunda fecha del grupo C del Mundial de Rusia 2018.

Peter es uno de los principales responsables de la actualidad del arquero del Leicester City, ya que en 2001 decidió abandonar el Sporting de Lisboa, club en el que se desempeñaba, y pasar al Aston Villa para que su hijo pueda desarrollarse en un club inglés y hacer una mejor carrera. Luego, al ser transferido al Manchester City, pese a haber sido ídolo en el United, su hijo pasó a las inferiores del club e hizo su debut en 2004, un año después de que su padre se haya retirado en los Citiziens.

Desde allí ha pasado por varios clubes del Reino Unido, Darlington, Bury, Falkirk (Escocia), Cardiff (Gales) y Coventry City, hasta que su ascenso daría comienzo en la temporada 2009-2010 con su incorporación al Notts Country. Allí ganó la Football Two League, y luego tuvo un breve paso por el Leeds United hasta que recaló en el Leicester City, su actual club, donde consiguió el ascenso a la Premier League y en 2016 ganó dicho campeonato.

Pese a que Peter es considerado uno de las mejores arqueros de la historia del fútbol, los Schmeichel detestan ser comparados entre sí, entienden que cada uno tiene su propia carrera y que ambas son muy buenas. Incluso el padre llegó a decir que el hijo es mejor que él.

Muslera, el argentino ciento por ciento uruguayo

Facundo Catalini @FacuCatalini

Lunes 16 de junio de 1986, México. Maradona le da la pelota a Batista. El Checho traba, gana y se la pasa a Burruchaga, por la derecha, desborda y se la da a Valdano que es defendido por los zagueros uruguayos. La pelota pasa pidiendo permiso hacia el medio del área y aparece Pedro Pablo Pasculli, quien mete el 1-0 a favor de la Argentina frente a Uruguay por los octavos de final de la Copa del Mundo. El equipo argentino ganaría ese partido y pasaría a los cuartos de final, para luego ser campeón mundial.

Lunes 16 de junio de 1986, Buenos Aires, Argentina. Nacía el hijo de Norma Micol y de Hugo Muslera. Nacía en suelo albiceleste, Fernando Muslera. Paradójicamente minutos después de aquel gol de Pasculli a Uruguay. ¿Por qué paradójicamente? Porque Fernando Muslera, años más tarde se nacionalizaría uruguayo y sería una de las grandes figuras de los Charrúas defendiendo los tres palos.

Según cuenta su madre, Norma, esto es lo que les dijo a ella y a su marido el partero (sin saber que ambos eran uruguayos): “Con lo que costaron el parto y el partido, me imagino que le pondrán Pedro Pablo”. Algo que no pasó. El nombre viene de Fernando Morena, histórico goleador uruguayo, del cual la madre del arquero era fanática. El nombre de futbolista estaba, lo que nunca coincidió fue la nacionalidad. Ocho meses más tarde, la familia Muslera volvió a Uruguay y a partir de allí, comenzó algo nuevo para Fernando.

Desde chiquito le gustó el fútbol. La posición de centrodelantero en el baby era la suya, pero por falta de arquero en el equipo, Muslera marchó bajo los tres palos. Debutó en primera a sus 18 años en el arco de Montevideo Wanderers, donde estuvo por cuatro años. Un grande de Uruguay puso sus ojos en él y en sus guantes: Nacional. Pero no fue color de rosas su estadía allí. En dos temporadas sólo disputó cinco partidos. Luego de la poca continuidad llegó el momento de Europa. El viejo continente. Italia Lazio esperaban la llegada del arquero. Muslera fue de menor a mayor (en apariciones). La primera temporada y media fue suplente, pero luego desplazó a Juan Pablo Carrizo y se adueñó del arco hasta la temporada 2010/11. Desde ahí hasta la actualidad es amo yseñor de los tres palos y múltiple campeón con el Galatasaray de Turquía.

Con la Selección de Uruguay también tiene su historia. Supo estar presente en las categorías menores Sub17 y también en la Sub20. Y para las Eliminatorias de Sudáfrica 2010, en el partido en que los dirigidos por Oscar Washington Tabárez enfrentaron a Ecuador en Quito, Fernando Muslera se calzó los guantes, la casaca celeste y debutó en la selección mayor. Jugó en Sudáfrica 2010, salió campeón en la Copa América del 2011, viajó a suelo brasilero para defender el arco en 2014 y ahora en las últimas hojas de su pasaporte tiene la estampa de Rusia.

Marcó un récord de imbatibilidad en 2010 con 337 minutos, superando a Ladislao Mazurkiewicz, quien tenía 269. Y además, el pasado miércoles 20 junio, en el partido frente a Arabia Saudita, igualó al mismo arquero con 13 presencias en mundiales (récord que romperá el próximo lunes 25 cuando él y sus compañeros enfrenten a Rusia por la tercer fecha de la fase de grupos). Así es la vida del que pudo ser Pedro Pablo, pero al final fue Fernando. El arquero con DNI argentino, pero ciento por ciento uruguayo.

Tarjeta roja a la homofobia en el fútbol

Tomás Marquese

Pascal Erlachner es un árbitro del fútbol suizo que ha confesado abiertamente su homosexualidad, simplificando un tema que es muy delicado en el mundo del fútbol y demostrando que se puede tener otra orientación sexual y al mismo tiempo ser respetado en este ambiente del deporte que suele tener una mirada discriminatoria hacia las personas diferentes a ellos.

En una entrevista al diario suizo Blick, el árbitro de la primera división de ese país se abrió completamente con los periodistas y la charla tomó mucha difusión, algo que generó gran aceptación para la comunidad LGBT, teniendo en cuenta que es un avance importante para los homosexuales en el mundo del deporte.

“Espero que pronto ser gay se convierta en algo natural. Para mí y para mi entorno, mi homosexualidad es vista como algo normal”, expresó Erlachner expresó en la entrevista. También contó que luego de que la charla se hiciera de público conocimiento el presidente de la asociación de árbitros de su país, Luigi Ponte, aseguró que se siente orgulloso de su compañero y calificó la decisión como “un paso valiente”.

El árbitro actualmente sigue dirigiendo en la misma categoría y desde que hizo pública su orientación sexual nada ha cambiado y el respeto de los jugadores ha sido el mismo. Todo un ejemplo para la sociedad y sobre todo para las personas que no se animan a confesar su homosexualidad por miedo al rechazo que le pueden otorgar en el mundo “masculino” del fútbol.

Un lateral brasilero suelto en Rusia

Agustín Zorrilla

Sus cualidades le hicieron sonar para el Real Madrid en el 2011 cuando aún jugaba en Brasil. Sin embargo, el CSKA de Moscú fue más rápido para hacerse el lateral, que se ha convertido en uno de los pilares de Rusia desde su nacionalización.

Luego de marcar un gol en la victoria del Gremio sobre el Avaí, por la Serie A de Brasil en 2011, Mario le dijo a su compañero de cuarto: “Mañana vas a oír de mí”. Al amanecer del día siguiente, el lateral gremista se convirtió en tapa de los diarios nacionales al rechazar la convocatoria de la selección brasileña para el segundo amistoso contra la Argentina: “Con 20 años, Mario Fernandes, el lateral de Gremio, se negó a defender a Brasil, a diferencia de los muchos jugadores jóvenes que darían todo por estar en su lugar”, compartían los medios locales.

Nunca explicó las razones que lo llevaron a tomar aquella decisión. La selección verdeamarelha estaba dirigida por Mano Menezes, quién lo había convocado para el primer encuentro, pero no disputó ni un minuto del juego, a pesar de entrenar como titular. Según declaraciones de la familia, expresó su malestar a la comisión técnica y que no se sentía cómodo en el ambiente del combinado nacional.

Otra versión, fue que lo expulsaron del equipo al enterarse de que había ido a un burdel, aunque su padre salió a defenderlo. “Mario siguió sus principios, no vendió su alma para jugar en Brasil. No fue a un burdel, simplemente salió con su novia”, fueron las declaraciones hechas a la revista brasileña Placar.

Luego de la polémica, Mario Fernandes mantuvo su foco en el torneo local con su club y fue elegido el mejor lateral derecho del campeonato en 2011. Al año siguiente, fue traspasado al CSKA Moscú de Rusia por 10.5 millones de euros, donde ganó seis títulos nacionales y jugó seis partidos en la Champions League.

Fue llamado para la selección en 2014 luego del Mundial, cuando Brasil pasó a manos de Dunga, bajo la justificación de que “todo el mundo merece una segunda oportunidad”. El nombre de Fernandes en la lista generó críticas negativas por parte de los brasileños, quienes lo consideraban un traidor luego de despreciar el llamado de Menezes tres años atrás. De esta manera jugó únicamente un tiempo, sustituyendo a Danilo en la goleada 4 a 0 a Japón.

Mientras la selección de Dunga no encontraba el rumbo futbolístico, Mario tomó la decisión más drástica: quería ser ruso. El presidente, Vladímir Putin, le concedió en julio de 2016 la ciudadanía al defensa brasileño del CSKA Moscú, quien defiende la camiseta rusa desde 2017. Al no disputar encuentros oficiales con Brasil, podía cambiar de seleccionado sin ningún inconveniente y debutó en el partido amistoso Rusia 4 – Corea del Sur 2, disputado ese año en Moscú.

“Desde que estoy en Rusia, siempre fui recibido con gran cariño, estoy feliz, y no pienso más en la selección de Brasil, que está bien servida de jugadores. Siempre quise tener pasaporte ruso. No me arrepiento de nada”, afirmó el jugador. Incluso sus representantes expresan que ya sabe más extractos del himno ruso que del brasileño. El lateral brasilero es feliz en tierras moscovitas.

Si Messi se cae, todo alrededor se cae

Julián Rozencwaig

Poco menos de una hora para las 15 y el centro porteño argentino ya daba indicios del contexto venidero sin tener en cuenta el resultado y la desazón que podría generar el 3 a 0 en contra. Dos mujeres, una de ellas vistiendo una bufanda celeste y blanca con el escudo argentino estampado, miraban vidrieras. Otro esperaba cruzar la calle con la camiseta que en su espalda registraba el 10 bajo el grabado “Messi”. En el colectivo, un nene, sentado detrás del conductor con una tira colorida bajo los tonos de la bandera nacional colgando de su hombro izquierdo, pataleaba, quizás, de la ansiedad que inoculaba disfrutar un partido de fútbol de Argentina con goles lujosos y proezas típicas de un soñador.

Goles y proezas que no sucedieron en ningún tramo del partido para el lado argentino. Cuatro disparos al arco fueron suficientes para tres tantos croatas; mientras que seis del conjunto dirigido por Jorge Sampaoli no lograron ningún porcentaje de efectividad. El concepto de juego que el oriundo de Casilda anheló y manifestó desde su asunción a partir del primero de junio de 2017 no fue transmitido en el campo de juego ante Croacia.

Un funcionamiento que no estuvo lo suficientemente aceitado para plasmar en esta instancia ante un equipo que demostró totalmente lo contrario: aptitud para afrontar el contexto y el rival. ¿Falta de trabajo? Zlatko Dalic, director técnico croata, asumió el plantel que hoy entrena cuatro meses después de que lo haga Sampaoli en la Selección Argentina.

“Jugar por abajo y protagonizar”, como el entrenador de 58 años comunicó cuando dirigía a Chile durante una conferencia de prensa previa al partido ante Ecuador por la Copa América en junio de 2015, parece una opción inviable para este equipo en el transcurso de la competencia y espinoso para las selecciones identificadas con conceptos lúdicos idénticos o similares (caso España: empate ante Portugal y victoria laboriosa frente a Irán por la mínima).

“El secreto está en creer en la capacidad individual y, sobre todo, creer en la estructura colectiva. Si uno tiene un mal día individualmente, hay que descansar en el conjunto”, le afirmó Sebastián Beccacece, ayudante de campo del conjunto nacional, al diario Clarín el 16 de enero de 2017, cuando entrenaba a Defensa y Justicia. Aplicado a su función actual, Messi tuvo un mal día individualmente y el equipo no ayudó.

“Si el amor se cae, todo alrededor se cae”, dicen en una de sus canciones Los Cafres, una de las bandas favoritas de Lionel Messi según sus manifestaciones al canal de la FIFA, previo al inicio de la Copa del Mundo. Y si Messi se cae, todo alrededor se cae.

Mbappé, el niño récord que despidió a Perú

Agustín Loza @agustinloza25

Cuando Didier Deschamps, su actual entrenador en la selección, levantaba la primera y única Copa del Mundo para Francia en París hace 20 años, de la mano de Zinedine Zidane y Thierry Henry, el joven goleador estaba en el vientre de su madre. Es el único convocado por la selección gala para Rusia 2018 que no había nacido cuando Les Bleus tocaron el cielo con las manos en 1998.

Kylian Mbappé conoce muchas historias de triunfos a su corta edad. Ya fue protagonista de definiciones que cualquier futbolista tiene con un largo recorrido en su carrera deportiva. Fue el más joven en debutar en un Mundial para Francia y, en el mismo sentido, el primero en marcar un gol para su selección en una Copa del Mundo con 19 años y 186 días. No fue cualquier tanto, sino que con este resultado, el elenco dirigido por Didier Deschamps se clasificó a los octavos de final.

Francia jugaba un partido clave para sus pretensiones en el Grupo C de Rusia 2018. En Ekaterimburgo enfrentó a Perú, uno de los equipos más competitivos de su zona, con el plus de que los sudamericanos tenían la necesidad de ganar o empatar para seguir con posibilidades de clasificarse a la siguiente fase tras su frustrado debut ante Dinamarca. La jerarquía de los nombres en la delantera francesa fue un factor clave en este encuentro. Los dirigidos por Ricardo Gareca arrancaron el primer tiempo con una presión furiosa. Los defensores galos no encontraron respuestas durante los primeros minutos, pero la calidad de ciertos jugadores marcó las diferencias entre un equipo normal y otro que quiere llegar a lo más alto.

Mbappé es uno de esos futbolistas que siempre tienen algo más para mostrar. Conoce lo que es romper récords desde que debutó. Cuando saltó a la cancha con 16 años y 347 días se convirtió en el debutante más joven de la historia del fútbol francés, quitándole ese honor a una leyenda como Thierry Henry. También se apropió de otra marca que tenía el ex delantero del Arsenal al marcar su primer gol en primera con la camiseta del Mónaco ante el Tróyes por la liga francesa.

Su juventud no es una excusa para decir que no puede ser protagonista en partidos importantes. Cuando jugaba en Mónaco fue clave para que elequipo del principado llegara a semifinales de Champions. Por eso, el París Saint Germain desembolsó más de 180 millones de euros parahacerse con sus servicios. No es novedad que el joven francés tiene talla internacional. Y su futuro no tiene techo. Muchos sostienen que será el mejor jugador del mundo en los próximos años. Está claro que los elogios no encandilan a un joven que todavía no cumplió 20 años, pero que ya carga con unaresponsabilidad importante.

Si seguimos hablando de marcas, hoy Mbappé rompió otra, pero la alegría de él se contrasta con la tristeza de Perú, que no jugaba un Mundial desde hace 36 años, un número que casi duplica a la edad de la joya francesa. Finalmente, el sueño incaico terminó en Ekaterimburgo por el tanto que marcó el delantero del PSG. El equipo de Gareca se despidió del Mundial 2018 por el festejo del joven cazador de récords.

Luka Modric y Lionel Messi: los capitanes del talento

Rodrigo Engel

La historia futbolística del capitán croata, reciente tricampeón de Champions League con el Real Madrid, tiene un capítulo similar al del argentino, en el que el extraordinario talento eludió sus debilidades físicas. Apodado por algunos en Zadar, su ciudad natal, como “El Cruyff de los Balcanes”, Luka buscará sellar el pase a octavos de final y así mantener con vida el sueño de conseguir un título con su selección.

La Guerra por la independencia de Croacia, transcurrida durante 1991 y 1995, tras la crisis económica financiera de los 80′ y el final de la Guerra Fría, fue determinante en la niñez de Modric: el avance de las fuerzas rebeldes serbias en las zonas balcánicas obligó a la familia a recorrer de uno a otro los hoteles para refugiados. La pelota fue la solución del pequeño y delgado niño en aquel terrible contexto, donde las granadas volaban de un lado a otro y él jugaba, en un escenario que no lo permitía.

Josip Bajlo, director deportivo del Club Zadar en aquel entonces, fue quien se vio sorprendido ante las capacidades de Luka en el estacionamiento del Hotel Kolovare, su estadio preferido. A partir de allí, el Zadar se convertiría en su primer club. El entrenador Miodrag Paunovicdecía que no se hacía notar por su timidez, pero que su talento dentro del campo era evidente.

A los 12 años, el director de la Escuela del Zadar lo llevó a realizar una prueba en Hajduk Split, el club donde Modric soñaba con jugar. Sin embargo, llegó el primer gran golpe deportivo: la falta de físico pesó más que su calidad. Los entrenadores pensaban que era demasiado pequeño, poco desarrollado físicamente y no lo ficharon. A diferencia de Messi, quien sufría un déficit parcial de hormona de crecimiento a los 9 años y necesitó de un costoso tratamiento del cual Newell’s Old Boys de Rosario, el club de sus amores, no se hizo cargo, derivando en la ida del argentino al Barcelona de España, lo del croata era solo cuestión de tiempo.

El Dinamo de Zagreb, rival encarnecido del Hajduk Split, fue quien se quedó finalmente con el diamante. La visión para generar juego fue la principal característica por la cual decidieron contratarlo en 2003. Aunque permaneció cedido por dos temporadas en Zrinjski Inter Zapresic, regresó para conquistar seis títulos y en 2008 ser transferido al Tottenham de Inglaterra.

El 27 de agosto de 2012 se convirtió en nuevo jugador del Real Madrid, donde fue parte de las últimas 4 Champions League conquistadas por el conjunto merengue y siendo pieza fundamental en el esquema de Zinadine Zidane. En silencio y con la misma timidez que recalcó su primer entrenador, es el abanderado del manto sagrado con el número 10. Los jugadores como Lukita no brillan, lo que brilla es el juego que ellos mismos producen.

El Cruyff de los Balcanes ha sido ubicado en todos los sectores del mediocampo a lo largo de su carrera: fue enganche, parte del doble pivote, mediapunta por izquierda y por derecha, cumplió tareas ofensivas y defensivas, de marca, de distribución. La eficacia en la ejecución de pases es abrumadora, prácticamente perfecta.

La leyenda croata Zvonimir Boban comparó sus cualidades con las del italiano Roberto Baggio. “Es el mejor jugador nacido en nuestra tierra de la historia”, expresó Robert Prosinecki, ídolo de la selección que logró el tercer puesto en Francia 1998. El perfeccionamiento de su técnica desde pequeño, su talento individual único y la fuerza mental para no caer ante la situaciones adversas lo instalaron como ejemplo en Croacia.

“Cambiaría mis títulos individuales por ser Campeón Mundial en Rusia”, declaró días previos a la Copa del Mundo, uniéndose al mismo sueño que Messi, quien reiteró en varias oportunidades el deseo de llevar a su país a la cima.

El fútbol los cruza en un encuentro que cambiará el rumbo del Grupo D en Rusia. Ambos con la misma numeración, como en el Real Madrid y el Barcelona. Dos señores que vencieron con talento a las incapacidades físicas. Dos señores que continúan dándole prestigio mundial a la talentosa número 10.

17 de junio, fecha de batallas para la Tricolor

Agustín Loza @agustinloza25

El gol de Hirving Lozano a los 34 minutos del primer tiempo quedará grabado para siempre en la retina de los simpatizantes aztecas. El Estadio Luzhniki de Moscú, que conoce mucho de hazañas, se conmovió al ver la caída del arco vigilado por Manuel Neuer y vio cómo el actual monarca quedaba de rodillas ante el excelente planteo del elenco tricolor.

El 17 de junio es una fecha que quedará marcada a fuego en los libros históricos del fútbol mexicano. El seleccionado nacional dio el golpe que nadie imaginaba, al vencer al vigente campeón del mundo en la presentación del grupo F de Rusia 2018.

Ganarle a Alemania, no es cosa que pasa todos los días. Pero México sabe lo que significa jugar en el décimo séptimo día del mes de junio en este certamen. Lo hizo en cuatro oportunidades. La primera experiencia fue triste, pero después, la historia comenzó a darle guiños positivos a los aztecas.

La primera vez que se paró en la cancha un 17 de junio para una presentación futbolística en un Mundial cayó ante Estados Unidos por los octavos de final de Corea-Japón 2002 en la ciudad de Jeonju. Los goles de Brian McBride y Landon Donovan obligaron a la Tricolor a emprender el regreso a casa.

Pero el fútbol sabe de revanchas, y vaya si las hay. Desde Sudáfrica 2010, comenzó una seguidilla de tres veces consecutivas en las que el destino pone al equipo azteca en un estadio para disputar un encuentro mundialista. Y desde ese momento, los resultados le sonríen, y mucho. En 2010, venció a Francia, el equipo encabezado por Thierry Henry que era el subcampeón vigente. El lugar de esa hazaña fue el Estadio Peter Mokoba, de la ciudad de Polokwane. Los goles de Javier “Chicharito” Hernández y Cuauhtémoc Blanco pusieron el 2-0 definitivo que sacó a los galos de la competición en la primera ronda. Ese fue el único éxito del Tricolor en territorio africano.

Cuatro años más tarde, en Brasil, logró un empate valiosísimo ante el combinado local, uno de los candidatos. La igualdad en cero, con el arquero Guillermo Ochoa como figura indiscutible del encuentro, puso al equipo mexicano con un pie y medio en los octavos de final, donde fue eliminado por Holanda.

Para los fanáticos de la quiniela, los números y los sueños, el 17 significa la desgracia, pero el seleccionado mexicano parece hacerle caso omiso a la superstición. Los devotos a las coincidencias, a tomar nota. A pesar del primer gran tropezón ante un combinado sin mucha historia como Estados Unidos, luego las veces que los aztecas enfrentaron a un equipo que fue campeón mundial en la máxima cita, tuvieron resultados positivos.

México cuenta con cierta tradición en el fútbol, por eso lo de ayer generó varias reacciones. Será difícil de olvidar para los hinchas este triunfo inolvidable ante los teutones. Y con lo que viene sucediendo en los últimos 12 años, de ahora en adelante, todos los 17 de junio, serán sinónimos de sonrisas para el combinado Tricolor.

Fue travesticidio

Jenifer Orellana @jeniorellana97

El jueves 14 de junio comenzó el Mundial de fútbol masculino en Rusia con un 5 a 0 por parte del local sobre Arabia Saudita. Por otro lado, en Argentina está en disputa el Mundial de la Igualdad, el cual a partir del miércoles 13 de este mes dio inicio con la histórica aprobación de la media sanción por la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y este lunes 18 continuó haciendo historia con la incorporación de la figura de “travesticidio” al homicidio de la militante trans Diana Sacayán.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Capital, integrado por los jueces Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio César Báez, tomó la decisión el lunes al mediodía de condenar -unánimemente- a Gabriel David Marino a prisión perpetua bajo los cargos de “homicidio triplemente agravado por haber sido ejecutado mediando violencia de género, por odio a la identidad de género y con alevosía, en concurso ideal por robo”.

Marino se encuentra detenido hace dos años, por resultar culpable del crimen que se cometió el 11 de octubre del 2015 en el barrio porteño de Flores.

Una vez oída la sentencia, tanto la sala de audiencias como la plaza ubicada frente a Tribunales se transformaron en un converger de aplausos, calurosos abrazos y llantos con gritos de “¡Diana Sacayán, presente!”. Una postal similar a los festejos en las tribunas cuando la Selección conquista una victoria.

Se sostuvo la evidencia de que durante la madrugada de octubre, Sacayán fue brutalmente asesinada. Las y los peritos contaron más de veinte cortes en su cuerpo, signos de haber sido maniatada y luego de matarla la taparon con un colchón.

El próximo 6 de julio, a las 13.30, se darán a conocer los fundamentos de la sentencia. A su vez, en otra investigación judicial se persiste la búsqueda de una presunta segunda persona involucrada en el travesticidio.

Amancay Diana Sacayán nació en Tucumán pero construyó su compromiso con los derechos humanos y la igualdad en el conurbano matancero, Gregorio de Laferrere. A sus 17 años asumió su identidad trans y la exclusión la indujo a prostituirse por más de una década, vivenciando la violencia institucional.

Siempre rompió los esquemas, desde la expectativa de vida del colectivo trans que es de 35 años, ella vivió cuatro años más (39), hasta convertirse en una de las impulsoras de las leyes Argentinas de la Identidad de Género y del cupo laboral travesti trans, el cual obliga a que el uno por ciento de la administración pública de la provincia de Buenos Aires sean personas de géneros no binarios.

Las argentinas y argentinos con Latinoamérica unida exclamamos: “Basta de travesticidios” y “Libres, juntas y diversas”.

Al otro lado del charco, donde la pelota rueda en los estadios rusos, la persecución hacia la comunidad LGTBIQ+ es moneda corriente y gravemente castigada, amparándose en una ley promulgada en 2013 que prohíbe la propaganda homosexual a menores de edad.

Esperemos que el canto de las libertadoras de América llegue al territorio gobernado por Vladimir Putin para que haya justicia social.

Mascherano convertido en héroe

Agustín Galluzzo @agusgalluzzo

“Con su potente mirada y fuerte discurso a sus compañeros le dará palabras de aliento al arquero para que sepa que ese día puede ser un héroe. Pero, quien quedará en la historia argentina como el superhéroe del equipo es él. Porque a todos les queda claro: él es el Jefe”.Con esa última palabra se titula su biografía, en la que Alfredo Ves Losada y Andrés Eliceche recuperan, de manera minuciosa, la historia de Javier Mascherano, un futbolista convertido en superhéroe, en su superhéroe, en Superman.

Mascherano nunca imaginó para su vida algo que no fuera el fútbol. Desde que era un niño apasionado del barrio de San Lorenzo en Santa Fé hasta el profesional que se convirtió en el jugador con más presencias en la Selección Argentina, con 143 partidos. “¿Usted sabe el hijo que tiene? No es normal la seriedad y la manera en la que se desvive por triunfar”, le dijeron a su padre, Oscar, cuando llegó a River para dar sus primeros pasos con apenas 13 años.

El argentino que juega en el Hebei Fortune de China confesó en “Jefe” su devoción por el fútbol y su escasa cantidad de amigos durante la niñez. “Casi no tenía amigos, únicamente me encerraba en casa a mirar partidos o alguna película de Superman”, expresó en las primeras páginas sobre su superhéroe favorito, al que parece haberle copiado sus mejores rasgos.

En ese ese laboratorio fantástico que comandaron José Pékerman y Hugo Tocalli en las selecciones juveniles, se gestó un jugador que, al igual que Superman, brillaría a través de su sacrificio y sus habilidades, las que pondría al servicio de causas sociales y nobles, y no para interés propio. A esto se referían los cazatalentos de River, a ese carácter altamente competitivo que lo llevó a creerse el único capaz de poder salvar al planeta, ese planeta que Mascherano también vio redondo y que habitualmente se conoce con el nombre de pelota. “La dedicación casi full time a la tarea, el lugar superior en el que lo pone el resto de la humanidad, la capacidad de hacer cosas que muy pocos hacen y su mirada hacia los rivales como si fuesen enemigos son rasgos que podrían asemejarse a Superman”, aseguró Ignacio Alcuri, un periodista uruguayo que escribe críticas cinematográficas, literarias y sobre cómics en su blog “Multiverseros”.

Así como Superman, casi siempre vestido de azul y rojo, supo adaptarse a Kirk Alyn, Christopher Reeves y Brandon Routh, entre otros actores que llevaron su traje, el “Jefecito” tuvo también que reinventarse, con un atuendo de colores similares, ante los pedidos de Pep GuardiolaGerardo MartinoLuis Enrique y demás entrenadores que lo dirigieron en el Barcelona. Pasó de mediocampista a defensor central, de héroe en un lugar a héroe en otro.

Andrea Letamendi, como Clark Kent, tiene un trabajo “normal” durante el día. Es una psicóloga clínica ecuatoriana que trabaja en la Universidad de California, Estados Unidos, pero que, durante su tiempo libre y como buena fanática de los cómics, se convierte en la psicóloga de los superhéroes. “Superman perdió a su padre, sufrió la sobreexposición como si fuese el futbolista más famoso del mundo. Difícil encontrar una ilustración de trauma más clara”, sentenció la profesional que creó “Underthemask”, el sitio web en el que analiza a cada uno de los personajes de los cómics.

“Curarlos o no curarlos, esa es la cuestión”, propone Letamendi en una discordia entre su amor por los cómics y su amor por la profesión. ¿Qué pasaría si Mascherano o cualquier superhéroe contara con una profesional que lo convenciera de que lo mejor es alejarse de lo que lo hace sufrir? Si el argentino es un “soldado que va directo a morir”, un jugador que sufre el fútbol, ¿dejaría el deporte ante una consulta con una psicóloga? Por suerte, “Masche” no tiene sesión pactada hasta después del Mundial de Rusia. Afortunadamente no habrá ninguna kryptonita que debilite el sueño de gloria de este Superman argentino.