martes, mayo 28, 2024

El japonés que no pudo sacarse la azul y oro

Por Marcos Cressi

El lunes 23 de septiembre de este año se cumplieron 18 años del gol de Naohiro Takahara para Boca Juniors en la goleada por 6-1 a Lanús en La Bombonera, convirtiéndose en el primer japonés en anotar en la Primera División del Fútbol Argentino. El delantero asiático llegó al Xeneize luego de su paso por el Júbilo Iwata, con el que ganó tres títulos (J1 League, AFC Champions League y Supercopa de la AFC), y de consagrarse campeón de la Copa de Asia con su selección. Su arribo al club de La Ribera fue un movimiento estratégico del actual Presidente de la Argentina, Mauricio Macri, quien en aquel entonces era el máximo dirigente de Boca y buscaba globalizar la marca del club argentino.
A pesar de no haber triunfado en el club de La Ribera, Naohiro Takahara se llevó grandes recuerdos de su paso por Argentina: “Boca Juniors me dejo la pasión y el amor al club de parte de la gente, de los jugadores y del cuerpo técnico. Fue la primera vez que me tocó jugar en el exterior y me tocó sentir esa pasión de la gente, una pasión terrible. Antes no había vivido el fútbol así. Para mí fue una experiencia increíble, futbolísticamente también, pero principalmente por la pasión de los hinchas con el club. Son cosas que pude vivir gracias a jugar en Boca, aunque sea poco tiempo”, declaró el delantero japonés a Isamu Kato, compatriota del futbolista y simpatizante del Xeneize, para el sitio web Diario Xeneize.
En 2015 Takahara decidió crear un club al que llamó Okinawa SV, en el que es presidente, entrenador y jugador. Eligió utilizar los colores azul y oro y una camiseta inspirada en Boca Juniors. Además, el nombre hace referencia al Hamburgo SV, equipo en el que el japonés jugó entre el 2002 y el 2006.
El ex delantero internacional con la Selección de Japón fundó el club en Okinawa, una de las islas más grandes del archipiélago de Ryūkyū, que se encuentran a más de 1900 kilómetros de Tokio. Estos islotes fueron invadidos por el clan Satsuma durante el siglo XVII y fue anexionado al Reino de Japón en 1879. Luego de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ocupó el territorio del país asiático hasta 1952, pero estas islas no fueron devueltas al gobierno japonés hasta 1972. A pesar de esto, los estadounidenses mantienen bases militares, que generan una importante controversia por los crímenes cometidos por soldados norteamericanos.
Un año después de su fundación, el Okinawa SV comenzó a jugar en la tercera división de la liga regional de su prefectura, en el que salió campeón luego de ganar todos los partidos. En 2017, este equipo fue invitado a participar en la Primera División y salió subcampeón, lo que le permitió participar en la Kyūshū Soccer League, competición que ganó este año y que lo clasificó para jugar la Liga Nacional de Campeones Regionales en busca del ascenso a la Japan Football League, el campeonato amateur más importante de Japón.

Más notas