miércoles, abril 24, 2024
Home Blog Page 183

La final se juega en el Senado

Tatiana Milani y Lucila Coccia

Se esperaba un partido duro, con dos planes de juego muy distintos. Por un lado, estaba el equipo que salía a ganar el encuentro y del otro, el que intentaba cortar los avances con tácticas que, desde lo interpretativo, desvían el foco de atención sobre el motivo real de la convocatoria.

No estamos hablando del debut de Argentina contra Islandia, sino de los primeros 45 minutos de una fecha histórica que se jugó durante el miércoles y el jueves en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación.

Allí se discutió arduamente el proyecto de Ley por la Interrupción Voluntaria del Embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación. Por un lado, se ubicaban las y los que salieron al campo de juego con su camiseta oficial, la celeste. Algunos portaban la suplente, la rosa y como si fuese poco presentaron la edición limitada, recién salida del horno, la amarilla. Las tres variantes tenían la misma consigna: “salvemos las dos vidas”.

Desde ese equipo, la táctica de juego era simple: crear un debate sobre en qué momento se lo considera vida a un embrión y, por consecuencia, fijar la dicotomía de cuándo es un asesinato o no la práctica de un aborto. Por otra parte, perpetuaron la idea histórica sobre las mujeres que tienen el deseo de gestar y maternar en cualquier etapa de sus vidas, aunque ese embarazo sea producto de violencia sexual o no haya habido algún tipo de consentimiento para llevarlo a cabo.

Foto: Iri Lavallena

Y así, con la cancha embarrada, se presentaron quienes apoyaban el proyecto, vistiendo el único uniforme de color verde, creado hace 13 años y que tiene como lema: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. En este lado del terreno de juego la forma de competir fue distinta. Se planteaba que la persona que está gestando tiene el derecho a decidir sobre su cuerpo y no sólo eso, sino que advirtieron lo innegable: las mujeres ya están decidiendo sobre la soberanía de sus cuerpos y quiénes no tienen la información o estabilidad económica mueren en el intento de abortar.

Además, se apela al cumplimiento de la ley 26.150 de Educación Sexual Integral en todo el país y también al protocolo del aborto no punible por violencia sexual o riesgo de muerte en la persona gestante sancionado hace 97 años, que no se aplica en todas las provincias.

La posesión de la pelota variaba. El equipo celeste-amarillo-rosa logró tenerla casi toda la noche, pero ejecutó mal algunas jugadas en momentos claves. Un ejemplo de esto fue la desafortunada frase de Estela Regidor Bellerone, diputada correntina: “¿Qué pasa cuando nuestra perrita se nos queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte, regalamos los perritos”.

El equipo verde no lo dejó pasar y facturó. “La conquista de los derechos es una victoria que se le arranca al opresor. No me queda claro qué es lo que rechazan; quieren forzar a una mujer a ser madre cuando la decisión de una mujer es no ser madre, no hay Estado ni Ley que pueda impedírselo. Las razones personales y religiosas no son razones públicas que hacen al bien de todos”, expresó Silvia Lospennato.

Aun así, llegando al final del debate todavía no se podía determinar un ganador porque hasta el último minuto la pelota continuaba rodando sin un destino fijo.Sin embargo, afuera del Congreso, el partido estaba ganado de antemano por goleada. Del lado del equipo celeste, rosa o amarillo solo se presentaron por dos horas algunos de sus simpatizantes y no pudieron completar ni una avenida. En cambio, por el conjunto verde, llegaron un millón de hinchas desde las 12 del mediodía y se mantuvieron a lo largo de la jornada hasta las 10 de la mañana del jueves.

Foto: Sol Vázquez

Primero aparecieron las más jóvenes con su uniforme del colegio y el símbolo de la mujer dibujado con glitter en sus caras. Más tarde llegaron las que salían de sus trabajos y universidades y llevaban el pañuelo verde colgado en la cartera. Ambas, aún con su diferencia de edad, tenían la misma sonrisa y emoción al verse multiplicadas en millones.

Esta no era una marcha común y corriente ya que en la intersección de las calles Perón y Callao, la campaña plantó un enorme escenario verde por el cual iban pasando diversas bandas y artistas para alentar a aquellas mujeres que se encontraban allí. Cada tanto también subía alguna de las organizadoras para informar sobre lo que pasaba puertas adentro.

A pesar del frío y de las respuestas negativas que llegaban desde el Congreso, nada parecía importarles a las miles de almas que aguardaban afuera. Fueron 22 horas de baile, fiesta, abrazos y gritos entre todos y todas. Los manifestantes no paraban de celebrar que una vez, desde el Estado, los hayan escuchado y estén legislando por y para las mujeres y hombres trans que no desean maternar y mueren en la clandestinidad.

Una vez que apareció el sol y también el cansancio, los diputados y diputadas finalizaron sus discursos y pasaron a definir cada uno de sus votos. En el exterior, los pocos que tenían señal en su teléfono celular iban avisando: “Llegó Carrió, ya perdimos”, “Tres diputados de La Pampa se dieron vuelta, lo tenemos”, “Esta es la última, ahora se define”.Frente a una pantalla en la esquina de Callao y Rivadavia, alrededor de todas aquellas mujeres que hace 13 años se les ocurrió presentar este proyecto y que en ese momento las trataron de locas, estaban expectantes los demás.

Cuando Emilio Monzó, presidente de la cámara, expresó el dictamen definitivo, el grito de todas y todos apabulló cualquier miedo e incertidumbre que antes invadían sus cuerpos. La transmisión mostraba la mayoría verde mientras los llantos y los abrazos con desconocidos eran el reflejo de esta primera victoria.

Recién terminó el primer tiempo. Ahora están transcurriendo los quince minutos del entretiempo y se avecinan los últimos 45. Esta vez quienes saldrán a la cancha serán los senadores. Los de verde deberán mantener la posesión de la pelota hasta el final del encuentro para poder festejar la segunda copa mundial de las mujeres argentinas, manteniendo el legado de las impulsoras del voto femenino en 1947. Hoy ellas son las que visten la camiseta número 10 e integran el grupo de las estrellas de Argentina. Por eso, ahora más que nunca, denle la pelota siempre al diez, para que ocurra otro milagro.

Qué dice el mundo sobre el equipo de Messi

Joaquín Arias, Tomás Seré, Dalmira San Miguel y Nahuel Gala

La selección argentina disputó su debut en el Mundial de Rusia 2018 contra Islandia, en el Estadio Spartak. El partido terminó 1 a 1 y los medios de comunicación mundial dieron a conocer la noticia. Varios son los focos principales que destacaron cada uno de ellos. Vale remarcar, que no hubo ni un portal Web en el planeta Tierra que no levantara la nota sobre el encuentro.

Los medios más destacados de Islandia, rival de la primera fecha de Argentina en el grupo D, publicaron lo siguiente:
El periódico Morgunbladid cuenta la crónica del partido a través de fotografías cedidas por el fotógrafo Skapti Hallgrimsson. Las imágenes más destacadas en la nota son el festejo del cuerpo técnico de Islandia tras el empate por 1 a 1 y el arquero Halldorson gritando luego de atajarle el penal a Lionel Messi. Una sola foto tiene como protagonista a un jugador de Argentina. Messi aparece en la misma, luego de que el árbitro polaco Szymon Marciniak, pitara el final del encuentro.
Por otro lado, el portal DV destaca el esfuerzo que hizo Islandia frente a Argentina. El periodista islandés Víctor Pálsson tituló su nota, sobre la crónica del partido: “Islandia le jugó un gran partido al equipo más fuerte del grupo”. Además, el mismo usó términos como “guerreros”, “los muchachos se quedaron sin pulmones” y “notable actuación”, refiriéndose al equipo europeo.
Por último, el diario online Frettabladid, hace un resumen de la repercusión que hicieron los medios de comunicación argentinos tras haber finalizado el partido. En la nota cita a los portales: La Nación, Clarín, Infobae, La Gaceta y Olé. La nota se titula: “Los medios argentinos calificaron de un mal partido a su selección de fútbol”.
Los otros dos rivales de los argentinos, Nigeria y Croacia, también hicieron eco de lo sucedido.

Nigeria
El portal The Guardian realizó una crónica del encuentro entre Argentina-Islandia en la que hicieron una comparación entre el juego que hizo Cristiano Ronaldo frente a España y Lionel Messi contra los islandeses.
Por otra parte, el diario Vanguardia, destacó como figura del partido al arquero islandés Halldorson. El periódico le dedicó una nota entera al mismo y lo catalogó como: “héroe”, “salvador” y “crack”.

Croacia
Vecernji List, diario croata, realizó un relevamiento sobre la conferencia de prensa de Jorge Sampaoli tras haber terminado el partido. La nota se titula: “El director técnico de Argentina reveló cual era su principal tarea antes de jugar contra Croacia”. Como destacado está una de las frases que dijo el entrenador: “Debemos restablecer la confianza y convencer a nuestros jugadores de que podemos conseguir los próximos 3 puntos”.
En otro de los portales, 24 Sata, hizo una cronología de las caras y gestos que hizo Diego Maradona durante el partido. En la nota se pueden ver fotos, videos y textos sobre lo realizado por el exjugador de la selección argentina.
El periódico más vendido de Croacia, Jutarnjilist, puso como foto principal del partido un primer plano de la cara de Lionel Messi cuando finalizó el encuentro. “Messi no brilló frente a Islandia”, titularon a esa nota.

El diario Berliner Zeitung de Alemania, verdugo de Argentina en los últimos tres mundiales, tituló: “Gran tragedia para Messi, muchos islandeses para la pulga de Argentina”. En la nota citó, además, las declaraciones de Jorge Sampaoli: “No era un partido agradable para Lio Messi, Islandia hizo todo defensivamente”. La particularidad de este medio fue que hizo foco en la impactada mirada del niño en silla de ruedas (entró a la cancha junto a los jugadores y empujado por el capitán de Islandia) al número 10 argentino, algo que no se vio en ningún otro medio europeo.
Francia es una de las selecciones que, en caso de darse algunos resultados y pasar la fase de grupos, Argentina podrá enfrentar en los octavos de final. El diario L´Équipe reconoció el mérito de Islandia en el empate de esta mañana y publicó: “Islandia, la revelación de la Euro 2016, continúa con sus milagros”. También recurrió a la comparación de Lionel Messi con Cristiano Ronaldo –marcó tres goles en el debut- y a la estadística de que la figura albiceleste erró cuatro de los últimos siete penales que pateó.
Italia, a pesar de no haber clasificado a Rusia 2018, tiene entre los principales títulos de sus diarios deportivos a la Copa del Mundo. Respecto al empate 1 a 1 de Argentina frente a Islandia, hubo una coincidencia en prácticamente todos los medios: se lo vio muy solo dentro de la cancha a Lionel Messi. Tutto SportyCorriere dello Sport marcaron especialmente los pocos minutos que tuvo Gonzalo Higuaín y la no inclusión de Paulo Dybala. La Gazzetta dello Sport, por su parte, recordó humorísticamente la ausencia de Mauro Icardi en la lista. Además, todos hicieron referencia a la presencia de Diego Armando Maradona en el estadio y su constante apoyo a los jugadores.
El portal Veja de Brasil cayó en la comparación entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Expuso que en “la campaña para ser el mejor de la Copa, Cristiano ya tiene ventaja sobre Messi”, producto de los 3 goles convertidos por el portugués que contrastaron con el argentino, que “hasta erró un penal contra Islandia”. Por su parte, el sitio web Lance –también brasileño- le concedió mérito al sistema defensivo de Islandia en el hecho que el capitán argentino no haya logrado ser determinante: “Messi fue muy bien marcado, no encontró muchos espacios para crear ni para intentar finalizar”. Asimismo, afirmó que la selección dirigida por Jorge Sampaoli ya se encuentra “presionada”.
La página A Bola de Portugal remarcó que Sampaoli fue “el espejo de la desilusión argentina tras el empate 1 a 1 ante Islandia” y, además, hizo hincapié en una de las frases del entrenador en la conferencia de prensa: “Estoy preocupado con el empate, no con Messi”. De hecho, ese fue el título del artículo.

Los medios de habla inglesa también dieron a conocer la noticia.
The New York Times (Estados Unidos):
Islandia empató con Argentina, pero pueden llamarlo una victoria
Por Rory Smith
Islandia salió con un merecido punto debido a algo mucho más mundano y mucho menos extravagante e irresistible: el hecho de que es un equipo bien organizado y bien trabajado, formado por profesionales disciplinados y trabajadores, y salpicado de un pequeño invento y polvo de estrellas. Islandia sigue logrando estas cosas, sigue sorprendiendo al mundo y sobrepasando sus supuestas limitaciones, porque es un buen equipo. Y el romance con Islandia es la consecuencia de todo esto, no la causa.

The Washington Post (Estados Unidos):
La pequeña Islandia neutraliza a Messi y Argentina
Por John Leicester
Cuando sonó el silbato final, Lionel Messi pateó con furia el balón como si fuera veneno y se quitó el brazalete de capitán como si estuviera maldito. Al neutralizar a Argentina, dos veces ganador de la Copa Mundial, que tenía a Messi en el campo, a un Diego Maradona que fumaba puros mirando desde los asientos VIP y al Papa de su lado, Islandia abrió un camino para los países pequeños y los territorios de todas partes. Luxemburgo, Malta, Hong Kong, Escocia y similares, ¿están prestando atención? Porque esto no fue casualidad. Fue la recompensa de Islandia por dos décadas de pensamiento, inversión y ambición prodigadas al fútbol, ??por lo que todos los niños y niñas islandeses que quieren jugar ahora tienen una gran cantidad de lanzamientos y entrenadores calificados.

The Guardian (Gran Bretaña):
El penal de Lionel Messi es atajado por Halldórsson mientras Islandia aguanta a Argentina
Por Barney Ronay
En las gradas se acunan las cabezas, se quitan las mandíbulas. Pero qué momento tan asombrosamente brillante para Halldórsson, quien hace seis años dirigió la entrada de Islandia en el concurso de la canción de Eurovisión, pero que ahora ha guardado un penal de Messi frente a unos cientos de millones de personas, sin mencionar a sus futuros nietos, bisnietos y cualquier persona que lo encuentre durante los próximos 60 años con un feed activo de YouTube.

The Sun (Gran Bretaña):
Hizo un lío de eso: Lionel Messi falla su penal mientras los rasposos debutantes se aferran al inmenso empate
Por Bill Leckie
Los 5.000 admiradores islandeses, cada uno de ellos en réplicas de camisetas azules reales, rugieron hasta que las vigas se sacudieron, superados en número ante los sudamericanos por seis contra uno, pero nunca superados en grito. Se podría decir lo mismo sobre sus héroes en el campo, muy inferiores en términos de experiencia, valores de transferencia y reconocimiento global, pero siempre dispuestos. El mediocampista novato Albert Gudmunsson lo había puesto en la víspera del partido: saltar delante de un tren el uno al otro. Y como su fuerza de voluntad comenzó a debilitar a la de Argentina, realmente deberían haber estado adelante en el descanso.

Arriba van Messi, Agüero y el dólar

Santiago Luli

Hace poco más de seis meses se sortearon los grupos de la Copa del Mundo, a la que Argentina se clasificó de manera agónica, y en ese momento algunos compraron las entradas para los partidos de la Selección. La ventaja que tuvo ese grupo exclusivo de hinchas fue que ese día el dólar valía $17,10, lo que era un precio alto pero ínfimo en comparación con el actual.

En medio año el precio de la divisa estadounidense se encareció de manera abrupta por los pocos dólares que hay en el país, ya que al haber poca oferta, el precio de un bien (dólar) aumenta. El gobierno intentó, en todas las oportunidades en las que hubo una suba tan grande, inyectar miles de millones de dólares para que la gran cantidad de demandantes pudiera acceder más fácil porque, contrariamente con la situación anterior, más oferta hace que los precios bajen.

Aunque haya sido el más caro de la historia, el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no sirvió para estabilizar la relación de la moneda argentina con la estadounidense, y desde el miércoles hasta hoy U$S1 pasó de $25,69 a $28.80. Uno de los objetivos de la organización financiera presidida por Christine Lagarde fue la búsqueda de un cambio equivalente a $30, entre otros. La consecuencia principal de esta última corrida bancaria fue la renuncia del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y la posterior asunción de Luis Caputo, quien estuvo al mando del Ministerio de Finanzas.

Este golpe en la economía hizo su pretemporada de un tiempo a esta parte y sale a jugar en tiempos de Mundial, justo cuando parte de la sociedad argentina anda obnubilada con el gran espectáculo y menos atenta a otros ámbitos no relacionados con el fútbol. Por ejemplo, el proyecto de la alianza Cambiemos en torno a la posible reforma laboral, el paro general nacional que tendrá lugar el 25 de junio, el aumento del precio de la nafta, la inflación del último mes del 2,1 % y otros tópicos que no estarán en la agenda hasta el final de Rusia 2018, o hasta la eliminación previa del equipo de Jorge Sampaoli.

El fútbol como reflejo de las sociedades

Martina Pironti

En el 2013 la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) llevó a cabo una investigación para esclarecer si las mujeres lesbianas sufrían discriminación en el ámbito deportivo por su orientación sexual.

La federación nigeriana causó gran polémica al anunciar que las mujeres abiertamente lesbianas tenían prohibida la participación en el equipo de fútbol nacional.

La prohibición fue revelada por Dilichukwu Onyedinma, presidenta de la liga femenina de fútbol y miembro de la Federación nigeriana de Fútbol quien informó que cualquier jugadora que sea asociada al lesbianismo será desafectada tanto de su club como del seleccionado nacional. Y a esos dichos agregó que se iba a poner en contacto con los presidentes de las instituciones deportivas para “controlar” a las jugadoras.

En respuesta a este comunicado, la FIFA escribió una carta dirigida a la federación para dejar en claro su postura en contra de cualquier tipo de discriminación.

Lamentablemente la homosexualidad en Nigería es ilegal. El matrimonio entre personas del mismo sexo está prohibido así como también las manifestaciones de amor homosexual en público.

En un siglo donde la tecnología ha avanzado a pasos agigantados las sociedades, algunas más que otras, todavía no pueden aceptar algo tan simple como el amor entre dos seres humanos que va más allá de cuál sea el sexo de estos.

Está problemática social también está presente en el fútbol donde en muchos países sigue siendo visto como “un juego de hombres”.

Francia – Australia, el debut del VAR

Joaquín Grasso

“Nos ayudará a tener una Copa del Mundo justa”, afirmó Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, ante la aprobación del sistema de videoarbitraje para el torneo. Pese a eso, varias federaciones de fútbol se opusieron a la implementación del VAR debido a las deficiencias que aún presenta por ser un procedimiento relativamente nuevo y por las polémicas generadas en torno a su desacertada aplicación –o no aplicación- en partidos importantes. Pero la FIFA es la que tiene la última palabra.

Primer partido del Grupo C. Francia y Australia iniciaban su camino mundialista en el Kazán Arena. Corría el minuto 57 de un encuentro que, hasta el momento, solamente había contado con insinuaciones por ambos lados. Contraataque galo: Antoine Griezmann recibió la pelota tras un certero pase entre la línea defensiva rival de su compañero Kyliam Mbappé, se adentró en el área, sintió el contacto del defensor Trent Sainsbury y cayó al suelo.

El árbitro uruguayo Andrés Cunha permitió la continuación de la jugada pero sólo por unos segundos. Acto seguido llevó la mano a su oído para escuchar con atención por el intercomunicador las recomendaciones del VAR, que particularmente no está en el estadio ni en sus inmediaciones sino que se halla inspeccionando los roces del juego desde el IBC. Tras unos segundos de confusión, dibujó en el aire la forma de una pantalla: había revisión de jugada. La primera en la historia de un Campeonato Mundial.

Ambos equipos esperaron la decisión con tranquilidad. Los oceánicos confiaban en que no hubo falta, mientras que los franceses aseguraban que el impacto había existido. Mientras tanto, el juez revisó una y otra vez la jugada en la pantalla ubicada en un lateral del centro del campo de juego. Dudó. Se tomó su tiempo. Y finalmente hizo su determinación. Ingresó nuevamente al verde césped y señaló el área donde se produjo el hecho. Sancionó penal. Un fallo que aún deja dudas. Los oceánicos fueron directamente a reclamarle. No lo podían creer, al igual que sus miles de fervorosos hinchas que se ilusionaban con lograr un buen resultado.

El resto es historia. El gol de Griezmann transformó al paciente y ordenado conjunto australiano en un cúmulo nervioso, pese a haber logrado el empate tres minutos después, también desde el punto penal. Les Bleus, más sueltos pero con las ideas poco claras en los últimos metros, se sobrepusieron al tanto sufrido y obtuvieron, a diez minutos del cierre, la victoria por medio de un gol en contra del lateral izquierdo Aziz Behich. Nuevamente la tecnología incidió en esa circunstancia. Cunha dudó y debió constatar con su reloj si la pelota había entrado. El dispositivo indicó que traspasó la línea de meta y lo convalidó.

Francia pasó el primer escollo en su trayecto mundialista pero deberá mejorar varios aspectos de su juego si desea ilusionarse con realizar un buen papel en Rusia y emular la hazaña lograda por Zinedine Zidane y compañía en la edición 1998.

Así la FIFA juega el Mundial

Rodrigo Cervantes

Tras las desastrosas designaciones y posteriores realizaciones de los últimos cuatro Mundiales -2010, 2014, 2018 y 2022-, la FIFA eligió a la triple candidatura norteamericana para organizar la Copa del Mundo del año 2026. Al margen quedó Marruecos, el otro país que se había postulado para la votación y que buscaba conseguir el Mundial que le habían quitado en 2010. Después de mucho tiempo e incontables movimientos de dinero en el medio, se puede decir que la FIFA hizo una elección correcta.

La historia se repite cada cuatro años. En el congreso previo a la Copa del Mundo se vota de forma turbulenta la designación del torneo más importante, que se realizará dentro de ocho años. Con Joseph Blatter y Julio Humberto Grondona a la cabeza, la entidad madre del fútbol internacional compró elecciones de Mundiales y llevó a distintos países a crisis económicas y logísticas, que podrían haber sido evitadas.

Uno de sus peores proyectos fue el de Sudáfrica 2010. Debajo de la alfombra que representa ser la primera Copa del Mundo que se organizó en África quedaron los residuos de una votación ilegítima, ya que habían elegido como ganador a Marruecos -al cual lo recompensaron con los Mundiales de Clubes, los inmensos estadios que se convirtieron en elefantes blancos, como el de Johannesburgo, y el fantasma del espacio para la comisión africana, que sólo sirvió como un efectivo medio para juntar votos a cambio de una falsa promesa de formar parte del interior de la FIFA-. Fue también en 2010 cuando por primera y única vez se seleccionaron dos sedes para los años 2018 -Rusia- y 2022 -Catar-.

Después de Sudáfrica siguió Brasil, que también aprovechó las construcciones para ser sede de los Juegos Olímpicos en (Río) 2016. Los defectos de esta designación pasaron, primero, por una prematura investigación que definió un bajísimo presupuesto, lo que obligó al Estado brasileño a invertir mucho dinero en los estadios; también, se presentaron pésimas condiciones laborales que terminaron con un gran número de obreros fallecidos, y familias que aún hoy no han recibido un peso por la pérdida -aunque ningún monto de plata es capaz de reemplazar el valor de un ser humano-, expulsiones de poblaciones para levantar canchas en zonas amazónicas como Manaos y el hecho de que Budweiser, sponsor oficial del torneo, obligó a la presidenta Dilma Rousseff a modificar la constitución brasileña para permitir la venta e ingesta de alcohol en eventos deportivos. Los estragos de ese campeonato todavía siguen en las entrañas de un país que quedó al borde de una intervención de las fuerzas militares en el Estado.

Las problemáticas de la elección de la sede para la 21° edición del Campeonato del Mundo surgieron desde el descontento de Inglaterra, que había sido candidata, cuando promovió boicotear el Mundial por la situación del envenenamiento de un ex espía ruso. Theresa May, primer ministro del país británico, ya avisó que ningún miembro del parlamento ni de la familia real asistirán a la competencia. Además, el mayor inconveniente pasa por la opresión de los derechos que sucede en Rusia, principalmente con la comunidad LGBTIQ. La ironía en estado puro: FIFA, la entidad máxima del fútbol se regodea entre sus sermones de la inclusión, pero elije que el acontecimiento deportivo más importante se realice donde no hay libertad de expresión para diferentes comunidades y donde constantemente se discrimina a los habitantes de color.

Pasará Rusia y llegará el Mundial de Catar, el más polémico e injustificable de toda la historia. Con otra elección fraudulenta, sostenida con los petrodólares de los jeques árabes, la realización de este torneo todavía sigue en duda, aunque parecería ser que la FIFA otra vez tropezará con la misma piedra. Un obstáculo que ellos mismos se colocan.

El país asiático representa muchos problemas para el organismo y para la audiencia del fútbol. Es inimaginable que personas de todo el mundo puedan ir a Catar a vestirse como plazca y a consumir bebidas alcohólicas, promovidas por el ente organizador, en una cultura que no lo admite ni religiosa ni socialmente. La bomba, casi de forma literal, estalló cuando ocho países, entre ellos Arabia Saudita y Egipto, rompieron todas sus relaciones diplomáticas cuando se demostró que el gobierno catarí apoyó económicamente al terrorismo de la región.

La única opción que apareció como posible reemplazante de Catar fue la presentación en conjunto de Estados Unidos y México. La negativa de FIFA, que parece decidida a hacer el Mundial con los jeques, desembocó en la posterior elección del campeonato de 2026 en norteamérica, apoyada por figuras como David Beckham -quien también había sido promotor de Inglaterra para 2018-. Por lo que estos países no podrán ser la solución del Mundial 2022. Inglaterra tampoco es una opción, ambas por la misma razón: la repetición del continente en dos ediciones. La engañosa maniobra de la FIFA le cayó como anillo al dedo a todos los que hicieron negocios para la designación de Catar.

En el recuerdo apareció el Campeonato del Mundo de 1986; sí, la histórica gesta argentina en tierras mexicanas, que se iba a realizar en Colombia. En 1978, la entidad madre del fútbol había elegido al país cafetero para organizar tal torneo. Sin embargo, cuatro años más tarde, el presidente Belisario Betancur renunció a la candidatura del país explicando que “el Mundial debía servir a Colombia, y no Colombia a la multinacional del Mundial”. Hasta ahora fue la única vez que ocurrió semejante situación, pero vale la pena soñar con que pasará lo mismo con el de 2022.

Antes de la próxima Copa del Mundo habrá que elegir el organizador del campeonato a disputarse en 2030. Como ya es de público conocimiento, el principal candidato y la opción que se perfila como la que será seleccionada es otra triple candidatura, esta vez sudamericana: Uruguay, Paraguay y Argentina. Pero el contexto social no sería el más favorable, aunque a la FIFA le encanta hacer negocios con países en situaciones complicadas.

El 25 de mayo pasado, la Secretaría de Deportes de la Nación decidió suspender su candidatura al Mundial de básquet que se iba a realizar -acordado de palabra- en territorio argentino y uruguayo. El Gobierno de la Nación decidió retirar su apoyo para el campeonato rioplatense por los cambios en el ámbito político.

Pero al pueblo le siguen tomando el pelo. Si por pedido del presidente Mauricio Macri en conjunto con Tabaré Vázquez -el máximo mandatario de Uruguay- eligieron para el bien del pueblo bajar el torneo de básquetbol, es irónico e insostenible que todavía quieran hacer el Mundial de Fútbol, para el cual deberían realizar remodelaciones más costosas, construcciones de estadios inmensos -como el que se proyecta para Santiago del Estero, sin previa investigación de la gente que habita en la provincia- y que posiblemente sea una reedición de la catástrofe de Brasil 2014.

Desde la inmersión del brasileño João Havelange, la FIFA empezó a ser el monstruo que todos conocen hoy, con las prolongaciones de sus discípulos Blatter y Grondona. Pero lo que no se puede explicar, o al menos entender en términos racionales, es el hecho de que los diferentes países subdesarrollados sigan siendo el anzuelo para la pesca de dinero de los negociantes del fútbol. La carnada siempre es la misma: el pueblo inocente.

El bigote maldito de Mario Kempes

Pedro Carbone @carbone_pedro

Alguna vez alguien dijo: “No creo en las cábalas, pero les tengo mucho respeto”. Una frase totalmente aplicable, sobre todo, en el mundo del fútbol, donde el fanático no lava la camiseta, tampoco el calzoncillo, se sienta siempre en el mismo lugar y pone el volumen al mismo nivel, creyendo que alguna fuerza mística reconocerá todos esos pequeños y delicados esfuerzos y le concederá a su equipo la victoria. Pero cuando llega la derrota, y llegará, el fanático no cuestiona la cábala. Simplemente crea una nueva y hasta que no deje de darle resultado, no la cambia. El proceso se repite cuantas veces sea necesario, casi como un manual.

La creencia en estas metodologías es un simple “creer o reventar”. La fe se pone a prueba constantemente y hay quienes huyen a darle valor alguno. Sin embargo, hace 40 años alguien decidió confiar y la historia de una nación cambió para siempre.

En 1978, se registraron 3455 nacidos con el nombre Mario Alberto, por Kempes, el Matador. El delantero cordobés nacido en Bell Ville era el único futbolista del seleccionado que no jugaba en un club local, para representar a Argentina en la Copa del Mundo. Sus goles los marcaba en el Valencia español, donde lo consideran un ídolo.

Pero para que esos 3455 pibes lleven ese doble nombre, algo tuvo que suceder. Y es ahí donde las cábalas, estas creencias místicas inexplicables, se apropian del centro de la escena. Y no fue Carlos Bilardo en ponerlas en práctica esta vez, ni Reinaldo Mostaza Merlo con sus famosos cuernitos. En esta oportunidad, el protagonista es la antítesis: César Luis Menotti.

Así es, el autor del libro ‘Fútbol sin trampa’ tenía un as bajo la mano, una pequeña ayudita para desbloquear una maldición. En los primeros tres partidos de la Copa del Mundo del 78, disputada por primera y única vez en suelo local, la Selección Argentina necesitó de los goles de Daniel Bertoni, Daniel Pasarella y Leopoldo Luque, este último en dos ocasiones, para superar los partidos ante Hungría (2-1) y Francia (2-1), aunque no alcanzaron para pasar a los italianos (0-1) en el último encuentro de la fase.

Pero el destape llegó para el encuentro ante Polonia, en Rosario. El Matador Kempes no había podido marcar en ninguno de los tres choques anteriores, y Menotti le mostró su preocupación. Sin embargo, no le explicó una técnica especial ni tampoco intentó que mejorara un movimiento que estaba haciendo mal dentro del campo y que lo alejaba del gol, como uno pudiera suponer del estudioso Menotti. No. Le sugirió que se afeitara el mostacho: “Mario, ¿por qué no se afeita, a ver si le cambia la suerte?”.

Kempes, que había sido el Pichichi de las temporadas 1976/77 y 1977/78 en el conjunto Che, se dio cuenta que el bigote no lo había acompañado en sus conquistas, por lo que no le pareció descabellado el consejo y antes del partido con Polonia se afeitó. Aquel 14 de junio, no solo rompió con el maleficio, sino que marcó dos goles y voló con reflejos de gato para taparle con la mano un gol sobre la línea a los polacos, y no solo eso, sino que el arquero Ubaldo Fillol, además, le atajaría el tiro penal al capitán europeo Kazimierz Deyna.

Después de aquel día, Kempes repitió el ritual afeitándose antes de cada cruce, y volvió a marcar por duplicado ante Perú, en el 6-0 que le permitió a la Selección Argentina acceder a la final, y otro doblete ante Holanda, en el partido definitorio del campeonato que le dio el certamen, por primera vez, a los argentinos. El Matador se llevó el premio al máximo goleador del torneo mundialista gracias a sus seis goles en cuatro partidos, todos sin mostacho.

El archivo de Eduardo Rafael

Archivo Tea y Deportea

Notas escritas por el Flaco:

…Y su nombre flotando en el adiós (El Gráfico, número 3228, 18 de agosto de 1981)

Corbatta: vivió y murió solo (El Gráfico, número 3766, 10 de diciembre de 1991)

A 25 años de la muerte de Julio Sosa. Varón, pa’ quererte mucho (El Equipo, año 1, número 6, 20 de noviembre de 1989)

Casi un cachito de país, libre e independiente (La Maga, año 4, número 163, 1 de marzo de 1995)

Para llegar a la cama había que pasar por el Civil (La Maga, año 4, número 165, 15 de marzo de 1995)

El café como escuela y la atracción del cabaret (La Maga, año 4, número 167, miércoles 29 de marzo de 1995)

El jefe de deportes (La Maga colección. Homenaje a Osvaldo Soriano)

El Pichuco de River (La Maga colección. Homenaje a Troilo)

Un encuentro con Roberto Goyeneche (Tango de colección, número 1)

Nely Omar. Días de radio (Tango de colección, número 13)

Juan D’Arienzo. Genio y figura: aquí está el Rey (Tango de colección, número 14)

Tita Merello. Símbolo de Buenos Aires (Tango de colección, número 15)

Los 40. D’Agostino Vargas. Emblema de la época (Tango de colección, número 18)

Carlos Gardel. Del silencio a la devoción (Tango de colección, número 20)

Notas sobre el Flaco:

El caso Robledo Puch (incluido en el libro “Artistas, locos y criminales”, de Osvaldo Soriano, Seix Barral, mayo 2010)

“Antes el periodismo tenía olor a tinta” (entrevista en el libro “Curso de Periodismo, de Inés Tenewicki, Troquel, enero 1995)

Entrevista de Carlos Ulanovsky(desgrabación para el libro “Paren las rotativas”)

Chau, Flaco

Andrés Mazzeo

“¡Qué frase!”, dijo una vez escuchando una letra de Cátulo Castillo. Porque para el FlacoRafael el tango primero, y el fútbol después, eran una devoción. Era el exponente de una bohemia que se perdió en el tiempo, cuando los periodistas salían de las redacciones a la madrugada y se iban a comer o a tomar una copa escuchando tangos por la avenida Corrientes hasta que amaneciera. Las mañanas no existían y la vida recién empezaba después del mediodía.

Como buen porteño, amaba a su madre y, machista al fin, de joven fue un “cuida” de sus hermanas menores. A Marta, la mayor, la acompañaba a las milongas y no la dejaba bailar más de tres tangos con la misma pareja. Y a Cristina sólo le aprobó al novio cuando supo que era fana de Pugliese. El orgullo de las dos se mantiene en el tiempo cuando hablan de aquel flaco alto y pintón: “Todas nuestras amigas estaban enamoradas de él”.

Recordaba siempre sus inicios en el periodismo en el vespertino Noticias Gráficas pasando información desde las canchas. A pocos meses de entrar se jugaba la final del Mundial de 1962 entre Brasil y Checoslovaquia y un jefe, al que la pasión por el vino había superado la que le despertaba el fútbol, le dijo si se animaba a cubrir el partido desde la redacción mientras él se iba al bar. Y el Flaco se animó, y la nota salió tal cual la había escrito. Y así comenzó su trayecto. El siguiente paso fue el diario Crónica, en el que empezó como colaborador y terminó como secretario de redacción. Ahí cubrió la campaña del Estudiantes multicampeón desde La Plata hasta Manchester y hasta viajó para entrevistar a Perón cuando estaba en Puerta de Hierro. “La noche anterior me agarré una tremenda descompostura con fiebre, no sé si por los nervios o por algo que había comido. A duras penas pude ir al día siguiente. En la foto del diario pareciera que Perón me estaba haciendo un análisis político y lo que realmente hacía era darme consejos para cortar la diarrea”, contaba entre sus innumerables e increíbles anécdotas. La Opinión, redacción en la que tiró paredes con Osvaldo Soriano, La TardeEl GráficoLa MagaTiempos del Mundo fueron otros eslabones de su carrera.

Se definía como “hincha de Atlanta de corazón y de Vélez por adopción”. Fue amigo de Osvaldo Zubeldía y de Carlos Bianchi, quien durante su etapa de gloria en Vélez recibía su visita en la concentración el día anterior a los partidos. También compartió horas y viajes con César Luis Menotti y con Carlos Bilardo, entre otros hombres del fútbol, y cafés con poetas como Enrique Cadícamo y músicos como el Gordo Troilo y Osvaldo Piro.

Fue tanguero hasta para elegir el nombre de sus hijos, aunque tuvo que negociarlo con Rosa. Por su admiración por Discépolo quería que el varón fuera Enrique Santos, pero tuvo que limitarse a colarlo a Manzi en el Alejandro Homero. Y la mujer tenía que ser Malena, ¡qué otra!, pero fue Laura (por la “sala de baile” de la calle Paraguay que competía con la de María la Vasca a principios del siglo pasado).

Era cabezadura a veces, como cuando sostenía inflexible que el Beto Alonso no estaba entre los mejores 50 jugadores de la historia de River y en uno de los manteles de papel de Pippo, artísticamente salpicado de tuco y pesto, empezaba a escribir: Pedernera, Moreno, Labruna, Walter Gómez, Sívori…, sin dar el brazo a torcer. Y generoso siempre, como lo puede atestiguar cualquiera que lo haya conocido.

Eso sí, hay que reconocer que Rafa tenía dos grandes defectos en sus pasiones. Porque al Flaco no le gustaban ni Riquelme ni Piazzolla, aunque aceptaba que Adiós Nonino era uno de los tres mejores tangos instrumentales de la historia. Pero esto puede ser considerado como un pequeño desliz, un detalle menor en su vida.

Las charlas que durante muchos años dio los lunes a la mañana en Deportea quedaron grabadas en todos los que las presenciaban.“Hoy a la mañana, cuando mi mujer me despertó para que viniera acá, dije ‘¡la concha de la lora!'”. Y ante la sorpresa de los chicos, que no se esperaban semejante arranque, les preguntaba: “¿Saben de dónde viene esa frase? ¡Cómo puede ser!. La usan cada cinco minutos y no lo saben”. Y ahí sí, ya con todos en el bolsillo empezaba a contar historias de frases, de tangos, de partidos y de todo aquello que tuviera que ver con la vida cotidiana en Buenos Aires.

Cuando se acercaba el final, Carolina, la secretaria de Deportea sacó un papel de su cuaderno. “Hace más de 10 años el Flaco me dijo que en su velorio quería que tocaran estos cuatro tangos. Y yo los guardé”. Los elegidos: Desde el alma (un vals), RecuerdoResponso Te fuiste ja ja (la puta madre Flaco, ¿te parece que era un momento para hacer esa joda?). Y allí sonaron, en un celular, claro, toda una herejía en el caso del Flaco que hasta se resistía a las computadoras tecleando su vieja Olivetti.

El último adiós lo encontró rodeado de sus afectos en la misma fecha y hora en la que había muerto su madre, quizá un guiño a esa persona a la que había adorado.

Chau Rafa. Y sí…, tenías razón. ¡Qué frase la de Cátulo! “La vida es una herida absurda”.

Houseman: “Nos enteramos y lloramos todos”

Javier López Ezcurra @Javi_Lopez96 e Ignacio Castro @NachoCastroQ

Un hombre que ronda los 60 años sale de una confitería para fumar un cigarrillo en un viernes gris, en el Bajo Belgrano, con una apariencia deslucida y andar torcido. Viste una camiseta a bastones celestes y blancos del Club Atlético Rivadavia de Chivilcoy. Sin aparentar ser quien realmente es, se para ahí René Houseman, un campeón del mundo.

Alude que, hace 42 años (el 24 de marzo de 1976) en el marco de una gira por Europa, convertía el gol de la victoria por 2 a 1 de la Selección Argentina sobre Polonia, en Chorzow. Entró, con el número 7 en la espalda, en el minuto 64 por Héctor Scotta, autor del empate transitorio, en lo que fue considerada una de las victorias más importantes de la selección en aquel entonces. Mientras el equipo dirigido por César Menotti enfrentaba al seleccionado polaco, el gobierno de Isabel Martínez de Perón era derrocado por una junta militar, dando inicio a la dictadura más trágica en la historia del país.

El Loco intenta hacer memoria:

-¿Qué recuerda de esa gira de 1976 con el seleccionado argentino de fútbol, por Europa?

-Los recuerdos son entre gratos e infelices. Fuimos con una alegría inmensa por ir a Europa sin imaginarnos la vuelta tremenda que tendríamos con el Golpe de Estado y los desaparecidos, después. Esa misma noche, después del partido, nos enteramos y lloramos todos, no recuerdo si fue en Varsovia o en Rusia. Cada uno se preocupó por su familia. La pasamos mal.

-¿Qué recuerda del partido con Polonia?

-Jugamos mejor que ellos fuimos más contundentes en ataque, ellos tenían un buen equipo con jugadores importantes como Deyna y Lato, pero ese día estuvimos mejor que ellos.

-¿El triunfo fue opacado por la noticia de que en Argentina se produjo un golpe?

-Fue opacado porque fue ahí cuando nos enteramos, a la noche. Nos queríamos ir pero no se podía porque ya estaban pactados los partidos.

-¿Es verdad que existió un comunicado del gobierno de facto exigiendo que se continuara la gira?

-No, para nada. Que yo me enterara, no.

-¿Cómo se comunicaban con sus familiares?

-A través de los periodistas que cubrían la gira. Antes no había celulares y menos whatsapp, uno aparentaba estar tranquilo, pero no lo estaba por dentro.

-¿Cuánto incidió el concentrar con Jorge Carrascosa, uno de los líderes, para manejar la situación?

-Líderes éramos todos, Carrascosa era uno de ellos. Lo que tenía el Lobo era que es un tipo muy capacitado para hablar, es abogado y por eso tiene la facilidad para conversar y comunicar. Tranquilizaba.

-¿En algún momento se plantearon no continuar la gira?

-No, en ningún momento. Continuamos jugando porque si no lo hacías cuando volvías al país, capaz aparecías en el Río de La Plata o tirado en cualquier lado.

-Ese 24 de marzo, la junta militar suspendió varias transmisiones radiales y televisivas a excepción del partido de fútbol entre Argentina y Polonia, ¿no se sintieron usados para distraer a la gente y que no se tomara noción de lo que realmente sucedía?

-No, en ese momento no pensás en eso.

-¿Y ahora, con el paso de tiempo?

-No, tampoco. Al igual que en el Mundial de 1978, Videla no entró a cabecear, Massera no pateó ningún córner y Agosti, ningún penal, en ese sentido no me siento usado. Para mí ya se pasó, lástima que quedaron todas las muertes ridículas que sucedieron en el país, que se pudieron haber evitado sin un gobierno de facto.

-Te fuiste, al igual que todo el plantel argentino, con un país en democracia y cuando volviste era una dictadura, ¿qué sentiste en ese momento?

-Sinceramente yo no entendía lo que era democracia ni lo que era dictadura, por eso no le di la real importancia que tenía. Lamentablemente para mí era lo mismo ambas pero por suerte me fue cambiando el chip y me di cuenta de lo que realmente era la dictadura.

-Tuviste un encuentro con Videla y lo saludaste.

-Sí, en Rosario después de ganarle a Perú en el Mundial 78 entró al vestuario. Yo estaba desnudo y le di la mano con falsedad. Sentí asco.

-Mucho se habló de la influencia de Videla en los partidos de la Selección Argentina, ¿era de entrar a los vestuarios antes o después de los mismos?

-No, sólo ingresó al vestuario esa vez con Perú.

-¿Cómo era la vida del futbolista en esos años de dictadura?

-A mí no me afectó para nada. Me dolió que haya tantas muertes y tantos desaparecidos pero no me afectó a mi vida como futbolista y tampoco a la familiar.

-¿Su familia tenía actividad polítca?

-No, para nada.

-¿Y sus compañeros?

-No que yo sepa.

-Se cumplen 40 años del Golpe de Estado al gobierno de Isabel Perón y la Argentina jugará contra Chile por las eliminatorias al mundial de Rusia 2018, ¿le parece bien que se dispute el partido, en un día tan significativo para el país?

-No soy quién para decirte que sí ni que no pero, pensándolo bien y si de mí dependería la decisión, no lo jugaría en esa fecha.

-¿Cree que esté bien que se entremezclen la política y el fútbol?

-No, no tienen nada que ver. La política es una cosa y el fútbol es otra.

-Desde lo político, ¿Cree que esa gira de 1976 fue un impulso político para lo que terminó siendo el Mundial Argentina 1978?

-Desde lo político, siendo sincero, no te lo podría decir. Nosotros entrábamos a jugar por Argentina. Ninguno sabía lo que sucedía en el país.

-¿Sintieron que el ganarle a la URSS en esa gira fue un resultado importante, como destacó la prensa argentina de ese entonces?

-Todos los resultados en los que terminás como ganador son importantes. Se destacó porque ganamos de visitante. Para mí es lo mismo jugar acá (Buenos Aires), Santiago del Estero o en Rusia.

-¿Es lo mismo jugar dos copas mundiales, más allá de cuál sea la sede?

-Para mí sí porque no tengo el problema de adaptarme.

-¿Qué significó para usted jugar dos copas mundiales para la Argentina?

-Es un tremendo orgullo haber jugados la Copa del Mundo dos veces. Personalmente siento que rendí muy bien en el primer mundial (Alemania 74) y en el segundo no lo hice bien porque me pasé físicamente. Estaba muy sobreentrenado, en la semana estaba al 100% y yo necesitaba estar al 70% para poder jugar al 100 en el partido.

Producción: Guido Speranza, Ignacio Martin Castro, Javier López Ezcurra y Matías Herrera Lopardo.