domingo, junio 16, 2024
Home Blog Page 208

El Campo es nuestro

Iván Lorenz

“Año 78 / año sensacional / porque se murió Maniglia / y ganamos el Mundial”, entonaron a fin de año los alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires. Sí, celebraron la muerte del rector del Colegio. Es más: un sábado de mediados de 1978 gritaron y lloraron de alegría en su Campo de Deportes cuando les llegó la noticia. En un terreno que, en ocasiones, fue refugio para muchos chicos durante la dictadura cívico-militar que azotó a la Argentina. Un espacio donde se sintieron libres, cantaron y jugaron al fútbol, en un momento en que la opresión llegaba a todos lados.

Más de cien alumnos desaparecidos del “Colegio de la Patria” durante el Proceso de Reorganización Nacional dan cuenta del grado de politización y brutal represión vividos en un establecimiento educativo sobre el que la sociedad argentina deposita altas expectativas. Es “el Colegio”: forma a la élite.

Para la represión, el Colegio ubicado a dos cuadras de la Plaza de Mayo era la cuna de la subversión. Había que “podar la viña” y preservar las mentes jóvenes. Los estudiantes mayores eran el virus social que podía infectar a los más chicos, a quienes había que aislar. No podían relacionarse entre diferentes años, cada uno en su claustro.

Todo estaba garantizado por un férreo sistema de control. Dentro del edificio, las zonas verdes eran de libre circulación, mientras que las blancas no podían ser transitadas por alumnos. Deambular por sectores prohibidos implicaba sanciones. Reírse era reprobable. Besarse, motivo de expulsión.

Las sanciones llevaban a amonestaciones que a su vez generaban suspensiones. Más de 15 faltas significaba quedarse libre. Era tan fácil ganar castigos que a la paranoia constante se le sumaba el terror a ser expulsado, porque el Colegio, para muchos, era la vida.

Eduardo Maniglia era el rector. Los chicos lo llamaban la Bestia. Era el símbolo de la opresión que vivían. Sospechaban que las autoridades eran servicios, militares o policías. La represión lo abarcó todo. De lunes a viernes, el Campo de Deportes no era la excepción. Los recuerdos de los exalumnos están ligados a un frío helado: “No había primaveras en el Campo. Para mí era muy terrible, iba a sufrir”, dice Laura González (promoción 83).

Para llegar al Campo había que atravesar el puerto. Los colectivos llegaban hasta la Avenida Alem. La otra opción era el subte y caminar hacia el Río de la Plata. Caminaban por Cangallo –hoy Juan D. Perón– y el olor a semilla podrida y caca de paloma tapaba sus fosas nasales. Puerto Madero era un terreno baldío. Inhóspito y desolado. El frío lo hacía aún más sombrío. Ir solo no era una opción, menos siendo mujer: los obreros les gritaban obscenidades.

El Campo era una llanura verde rodeada de galpones. El esquema represivo y la crueldad recorrían los cuerpos de los alumnos. Daban su máximo para no ser humillados por los profesores. Laura recuerda cómo temblaban sus brazos y sus piernas del cansancio mientras los docentes la obligaban a seguir. Invaden su cabeza los gritos del instructor Augusto Vivod, preparándolos para marchar en el desfile del día de la bandera.

Pero el fin de semana era distinto. “No sé si Campo los sábados se lo arrancamos o lo dejaron libre, pero fue nuestro”, dice Mariana Lewkowicz (promoción 82). Fue el lugar de su primer beso. Era zona de levante. Deportistas de la guitarra jugaban con las cuerdas. Sui Generis, Spinetta. Pasaban el día allí. Jugaban los Interdivisionales, un torneo de varios deportes que aportaba puntos para cada división. Comían las hamburguesas que hacía el casero, Santos Goyanes.

El sábado 28 de agosto de 1978, Goyanes se acercó a los más de 50 alumnos reunidos en el Campo y comunicó: “Se van a tener que retirar porque acaban de informar que murió el señor rector”. Se hizo silencio. Se miraron atónitos. Fue espontáneo. Las cuerdas vocales se les rompieron por el grito. Saltaron por la excitación. Llantos de impotencia y alegría ahogaron el pasto. Besos. Abrazos. El actual ministro Hernán Lombardi estaba fuera de sí, aquel día junto a sus compañeros. Alejandro Chiche López Mieres (promoción 78) cuenta: “Mostró la angustia de pibes de 17 años. Surgió algo colectivo de lo inorgánico. No nos organizamos porque eso no existía”.

Casi un mes después, Chiche volvió al Campo para disputar la final del Torneo Abierto Interdivisional de fútbol, la primera entre dos divisiones del turno tarde: 6°8ª vs 6°6ª. Fue la victoria sobre el turno mañana. La semana previa se vivió con mucha intensidad, según recuerda Norberto Di Paola, el arquero de la Octava.

La Sexta fue de amarillo y la Octava de celeste. 18 años después del Maracanazo, los colores de los equipos sudamericanos se volvieron a cruzar. Otro 11 contra 11. En el primer tiempo se desató la fiebre amarela: David Joltak tiró un centro, la pelota picó en el área y, al llegar al borde, Chiche saltó entre dos marcas y de un frentazo la colocó en el ángulo.

Los amarillos tuvieron oportunidades para cerrarlo, pero, en el segundo tiempo, el partido dio un giro copernicano. Jorge el Rata Zabala paró la tarde de sábado del Campo. Clavó el balón en el ángulo con un zapatazo de 20 metros. 1-1. Bordeando la línea de cal, Eduardo Lerner (promoción 78) iba de acá para allá, ansioso y angustiado: “La padecí. Me quería matar. Quería estar ahí adentro corriendo con todos”. El wing no pudo disputar la final para la Sexta porque lo habían dejado libre del Colegio por suspensiones.

Minutos después, Edy no podría creer cómo le cometieron un penal a Eduardo Keegan, aparentemente no muy habilidoso. La Octava, el equipo de Lombardi, decidió que Gustavo Lole Garófalo sería el ejecutor. El arquero Sergio Necchi no pudo evitar la derrota de los amarillos. Fue 2-1 para los celestes.

Edy da una pitada a su cigarro y recuerda: “El Campo de Deportes era lo único que seguíamos sintiendo nuestro durante la dictadura”. No era el Maracaná, pero era de ellos. No tuvo relevancia internacional, pero era importante. No era una final del mundo, pero la vivieron como tal.

José, el guardián del Campo
Llovía a cántaros aquella mañana de jueves. Sin embargo, el agua no difuminó la curvatura de la sonrisa de José Bancherosky. Abrió la reja verde del Campo de Deportes, su casa desde Noviembre de 2010, cuando el Colegio Nacional de Buenos Aires lo designó como nuevo guardián de la porción de tierra acechada por las bestias edilicias de Puerto Madero. Recibió a su entrevistador entre risas y apurado para evitar que el agua empapase sus grisáceos rulos.
El misionero eligió la Sala de Profesores. Su campera y buzo sobre su chomba denotaban el frío que hacía en el cuartito. José frotaba sus manos y jugaba con los tres anillos de sus falanges zurdas. Estaba nervioso, no está acostumbrado a las entrevistas como a manejar la motosierra o el tractor.
Recuerda que en 2011 tuvo un ataque de coraje ¿Cómo no armarse de valor si le estaban robando a los chicos, su prioridad? El misionero tackleó a un ladrón. El bandido intentó escaparse y las pesadas botas de José lo tumbaron de cara al piso.
Hoy no lo haría de vuelta, es peligroso. Pero José entiende que ser casero conlleva actos de valentía, levantarse todos los días a las 5.00 para prender la caldera y que los alumnos tengan agua caliente o bien no gozar de francos.
El ruido a chapa cascoteada por la lluvia no opacó la calidez y sinceridad de las palabras de José: “Soy un privilegiado de la vida por estar acá. El que está arriba me habrá bendecido. Ganar mucho o poco… para mi laburar acá es una satisfacción”.

José, el guardián del Campo

Llovía a cántaros aquella mañana de jueves. Sin embargo, el agua no difuminó la curvatura de la sonrisa de José Bancherosky. Abrió la reja verde del Campo de Deportes, su casa desde Noviembre de 2010, cuando el Colegio Nacional de Buenos Aires lo designó como nuevo guardián de la porción de tierra acechada por las bestias edilicias de Puerto Madero. Recibió a su entrevistador entre risas y apurado para evitar que el agua empapase sus grisáceos rulos.

El misionero eligió la Sala de Profesores. Su campera y buzo sobre su chomba denotaban el frío que hacía en el cuartito. José frotaba sus manos y jugaba con los tres anillos de sus falanges zurdas. Estaba nervioso, no está acostumbrado a las entrevistas como a manejar la motosierra o el tractor.

Recuerda que en 2011 tuvo un ataque de coraje ¿Cómo no armarse de valor si le estaban robando a los chicos, su prioridad? El misionero tackleó a un ladrón. El bandido intentó escaparse y las pesadas botas de José lo tumbaron de cara al piso.

Hoy no lo haría de vuelta, es peligroso. Pero José entiende que ser casero conlleva actos de valentía, levantarse todos los días a las 5.00 para prender la caldera y que los alumnos tengan agua caliente o bien no gozar de francos.
El ruido a chapa cascoteada por la lluvia no opacó la calidez y sinceridad de las palabras de José: “Soy un privilegiado de la vida por estar acá. El que está arriba me habrá bendecido. Ganar mucho o poco… para mi laburar acá es una satisfacción”.

Superliga con sabor a café

Alejandro Rodríguez Tovar

En la presente temporada el valor monetario y mediático de las transferencias es el punto de quiebre para la presencia colombiana en la Primera División. Los más sonados en este mercado de fichajes fueron Edwin Cardona a Boca, Rafael Santos Borré a River y Andrés Ibargüen a Racing. Cardona, que porta la 10 del Xeneize, llega de Monterrey a préstamo con un valor en el mercado superior a 4 millones de euros. Borré, que ya marcó un gol en el Millonario, arribó al club de Núñez procedente de Atlético de Madrid por una cifra cercana a los 3 millones de euros. Ibargüen llegó a Racing, desde Atlético Nacional, por un millón de euros. Ellos se suman a Frank Fabra, Sebastián Pérez, Wilmar Barrios (los tres de Boca), Iván Arboleda (Banfield), Juan Otero (Estudiantes), Mauricio Casierra (San Martín de San Juan), Yeimar Gómez (Unión), Juan Camilo Saíz (Argentinos Juniors) y Mateo Cardona (Chacarita) como la delegación tricolor en el torneo. Sin embargo la lista aún no se cierra, se especula con la llegada de Abel Aguilar a Huracán, Brayan Perea a Chacarita, Ángelo Rodríguez a San Martín de San Juan y Felipe Pardo y Leonardo Castro a Independiente.

A pesar de ya no ser un trampolín hacia el fútbol europeo, Argentina sigue siendo un destino seductor para los futbolistas colombianos, que en su gran mayoría han sabido triunfar y marcar época en sus respectivos clubes. El primero en llegar al balompié gaucho fue el arquero Efraín Sánchez, que defendió el arco de San Lorenzo entre 1948 y 1949. En total han sido 27 los cafeteros que han gritado campeón en Primera División, contando a Walter Perazzo y Carlos Navarro Montoya, que tienen la doble nacionalidad.

El más ganador es Fabián Vargas con cuatro títulos: Apertura 2003, 2005, 2006 y 2008, que además fue campeón de la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental en el año 2003 junto con Amaranto Perea, todo con Boca. A Vargas lo siguen en la lista los jugadores que más trascendencia tuvieron por lo que ganaron internacionalmente: Óscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio Serna, que supieron levantar la Copa Libertadores en 2000 y 2001 y la Intercontinental en 2000, también con Boca. Recordados son los superclásicos en que enfrentaron a River, que contaba con Juan Pablo Ángel y Mario Yepes, quien luego retornaría al país para terminar su carrera en San Lorenzo. Gerardo Bedoya y Alexander Viveros participaron en el título del 2001 que cortó una racha de 35 años sin campeonatos para Racing. Jorge Cruz, Albeiro Usuriaga, Farid Mondragón, Carlos Carbonero, Martín Arzuaga, Jairo Patiño, Julián Vásquez, Giovanni Hernández, Teófilo Gutiérrez, Giovanni Moreno, entre otros, son viejos conocidos de los hinchas del fútbol argentino.

Sin embargo, las dos figuras de la Selección Colombia actual supieron hacer la diferencia en la tierra de Diego Maradona. Radamel Falcao García en River y James Rodríguez en Banfield se consolidaron y dieron el salto a Europa, para luego comandar la tricolor a Brasil 2014 y ahora tenerla en las puertas de Rusia 2018. Estos nombres son la muestra de la evolución que vive el fútbol colombiano, aportando jugadores en todo el continente y en Europa, y haciendo ilusionar con un futuro prometedor.

El secreto del Tigre

Alejandro Rodríguez Tovar

Para nadie es un secreto que Radamel Falcao García es uno de los futbolistas más importantes en la historia del fútbol colombiano, llegando incluso a ser el máximo goleador de la selección cafetera con 30 goles. Su relación con la Tricolor tuvo su punto más alto el pasado 24 de junio, cuando Colombia derrotó a Polonia 3 a 0 con un gol suyo, cumpliendo el sueño que tenía desde pequeño y que había postergado cuatro años por la lesión en su rodilla izquierda que le impidió disputar el Mundial de Brasil 2014.

Durante dos temporadas, el mayor goleador en la historia de la Europa League jugó en la isla británica, para el Manchester United en la temporada 2014/15, y para el Chelsea en la 2015/16, aunque su rendimiento no fue el esperado y debió volver a la liga francesa. El próximo rival del equipo de Pékerman será Inglaterra, por los octavos de final, y El Tigre quiere seguir sumando goles en su cuenta personal para avanzar de ronda. Pero hay algo detrás del jugador del Mónaco que muchos no saben y es que el capitán de Colombia tiene ascendencia inglesa.

Recién iniciaba la década del ’30 y Europa aún sufría los estragos de la Primera Guerra Mundial y de la Gran Depresión de 1929. En Burn, un pequeño pueblo del condado de Yorkshire del Norte, ubicado al nordeste de suelo inglés, vivía George King, quien se desempeñaba como contador en Selby, una aldea vecina. La dura crisis obligó a King a aceptar un trabajo en el norte de Colombia, en la multinacional UnitedFruit Company, exportadora de bananas en la Costa Caribe, así que armó sus valijas y desembarcó en tierras colombianas en 1932 con su esposa esperando un hijo. Lamentablemente su mujer falleció en el parto de la pequeña criatura y King quedó viudo. En medio de la tragedia decidió quedarse en América, donde conocería a una mujer con la que se casaría de nuevo y tendría cinco hijos: Jack, Roy, Carlos, Telma y la abuela de Falcao, a la que llamaron Denis.

Así fueron creciendo los King en Santa Marta hasta llegar a Radamel García King, padre del delantero del Mónaco y exfutbolista, quien, en 2014, mientras su hijo jugaba en el Manchester United confesó que quiso sacarle el pasaporte inglés a Falcao.

Denis King todavía vive en Santa Marta, junto con su familia, y recibe muchas veces la visita del delantero de la selección colombiana, que no pudo demostrar su poder goleador en la tierra de sus antepasados, pero que espera seguir inflando las redes en la máxima cita del fútbol mundial, marcarle al país de su bisabuelo y avanzar con Colombia a cuartos de final para seguir haciendo historia y tratar de superar lo hecho en la Copa del Mundo pasada. Esta vez, con El Tigre en la cancha.

La historia detrás de Kuba

Alejandro Rodríguez Tovar

Es muy común que muchos futbolistas levanten sus dedos, señalando al cielo, luego de marcar un gol, para dedicarlo a ese alguien especial, pero Jakub Blaszczykowski tiene una dedicatoria que oculta una historia trágica y un trauma que casi lo hace abandonar la práctica del fútbol, privando a los hinchas del Borussia Dortmund de su entrega en la cancha durante nueve años y, al gran Zbigniew Boniek, de apodarlo como El Pequeño Figo.

Todo comenzó en la pequeña ciudad de Czestochowa, donde Kuba vivía junto a sus padres y su hermano. Él jugaba en el equipo de la localidad, pero la fama de alcohólico de su padre y las constantes peleas en su casa lo hacían un chico infeliz. Hasta que un día llegó el recuerdo imborrable y en su casa apareció el demonio de la violencia de género. Con apenas 11 años, tuvo a su madre moribunda en brazos, producto de certeras puñaladas. Todo cambió para los dos hermanos Blaszczykowski, que se quedaron sin mamá y sin papá, condenado a 15 años de prisión. Fueron separados, y su abuela se volvió su tutora legal.

Una escena tan fuerte superó al pequeño Jakub, que abandonó el club y la práctica del fútbol. Con apenas 11 años debía reconstruir su vida y madurar con una situación notoriamente traumática, pero en el camino apareció su tío, Jerzy Brezczec, ex capitán de la selección y medallista olímpico en Barcelona 1992, y lo llevó a volver a jugar como salida a los recuerdos que lo atormentaban. “La experiencia me sacudió. Hasta los 15 o 16 años fui muy pequeño, sólo medía 1,55. Todas las emociones las tenía muy adentro. No las podía sacar. Era difícil con esos recuerdos en la cabeza. Sólo cuando estás preparado para aceptarlo, puedes dar un paso hacia adelante”, recordaba en una entrevista a ‘Die Welt’.

Lo que pasó luego es historia. Tras jugar en el Wisla Cracovia emigró al Wolsburgo de Alemania, donde juega actualmente. Sin embargo, es ídolo en el Borussia Dortmund, donde fue elegido como el mejor jugador de la temporada 2009 y formó parte del equipo de Jurgen Klopp que llegó a la final de la Champions League en 2013.

Hoy, Kuba, con 32 años y el número 16 en su espalda, es un pilar fundamental de las Águilas Blancas y se prepara para jugar su primer mundial, el séptimo en la historia de la Selección de Polonia. Junto con Robert Lewandowski, Lukasz Piszczek y compañía, le permite soñar a todo el pueblo polaco con hacer un gran papel en la cita mundialista y superar aquellas gestas de Boniek y Lato, con los terceros lugares que lograron en Alemania 1974 y España 1982.

Górski, la leyenda polaca

Alejandro Rodríguez Tovar

Decir Kazimierz Górski en Polonia es también decir fútbol. Es que fue un hombre que amó al deporte y a su país por encima de todo y es por eso que es tan recordado en su querida Varsovia, donde murió en 2006 poco después de recibir dos órdenes a mérito por parte de la FIFA y la UEFA, entre tantos otros honores y distinciones que obtuvo.

Nacido en Lviv, actual Ucrania, comenzó allí su carrera como futbolista en el RKS, un club en el que jugaban los empleados ferroviarios.Todo cambió cuando en un partido frente a Pogonia Lwów se convirtió en el jugador promesa de la nación, gracias a su actuación dentro de la cancha. Cuando su carrera parecía que sería la más promisoria de su país, se interpuso la Segunda Guerra Mundial. La ocupación tanto soviética como alemana en Lviv le detuvieron el camino. Aunque en un comienzo los regímenes organizaban torneos y los futbolistas vivían con privilegios, como no hacer colas para comprar víveres, terminaron con cualquier rastro de los primeros clubes para imponer el modelo de deporte soviético.

Górzki se unió al Spartak, club en el que seleccionó a los jugadores y dominó la pequeña liga hasta que los alemanes invadieron el territorio. Con su llegada, prohibieron cualquier tipo de actividad deportiva pública y a pesar de que se jugaban algunos partidos de la liga, los estadios estaban vacíos porque la gente temía ser capturada por el ejército invasor.

En julio de 1944 Ucrania fue desocupada y a pesar del caos y la destrucción la gente quería volver a ver fútbol, por eso el Dynamo le propuso formar parte de sus filas, pero Kazimierz prefirió incorporarse al servicio militar, ya que no quería ser un ciudadano de élite y finalmente abandonó la ciudad.

Aunque su pelotón tenía la intención de llegar a Berlín, Kaziu, como lo apodaban, se quedó en Varsovia para ser uno de los futbolistas del primer club de fútbol militar, el Legia de Varsovia. Cuando terminó la guerra, todos los soldados ucranianos fueron enviados a casa, pero Górski llamó la atención de Henryk Reyman, quien le propuso jugar en la Selección de Polonia. Una lesión lo dejó afuera y solamente pudo disputar un partido como internacional con las Águilas Blancas: un triste 0 – 8 frente a Dinamarca. Así se retiró en 1956 para luego dirigir a las categorías menores sub- 20 de Polonia, al Legia Varsovia y a varios equipos de la primera división polaca, hasta que se hizo cargo de la Selección Mayor en 1970.

Con Kazimierz al mando, Polonia logró la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de 1972 y la medalla de bronce en 1976, además del tercer puesto en el Mundial de Alemania 1974. En 1976 dejó la dirección técnica para dedicarse a la dirigencia, pero dejó un legado de grandes jugadores como Lato y Boniek, entre otros. Se dice que fue el gran gestor de la época dorada del fútbol polaco.

Así vivió Kaziu hasta 2006, entre dirigentes y reconocimientos por su labor. Un cáncer terminó con su vida y con una leyenda para todos los que aman el fútbol en Polonia, pero además dejó su huella para siempre en la selección Rojiblanca y aunque su lugar de nacimiento fue Ucrania, su corazón siempre estuvo en Varsovia y él estará siempre en los corazones de los hinchas del Legia y de todos los polacos.

Szczesny, el atleta del arco

Alejandro Rodríguez Tovar

Durante su estadía en la Academia del Arsenal, Wojciech Szczesny estuvo a punto de retirarse para siempre del mundo del fútbol. La causa: sendas fracturas en sus dos antebrazos. Sin sus dos herramientas de trabajo era muy complicado que pudiera seguir en la élite del club inglés, que sufría el retiro de Jens Lehmann, su arquero titular. Diez años después, el arquero polaco es el elegido para defender el arco bianconero, tras la ida del legendario Gianluigi Buffon, y debutará en una Copa del Mundo con las Águilas Blancas en Rusia.

Wojciech es hijo del histórico Maciej Szczesny, el único jugador campeón de la Liga de Polonia con cuatro equipos distintos. Todo un récord para el exarquero. Sin embargo, la vocación no siempre estuvo clara en los herederos de la familia Szczesny. Jakub, el hermano mayor, se dedicó en su juventud al baile de salón, disciplina en la que llegó a ser el número 6 de toda Polonia. En esa actividad también participó Wojciech, aunque no por mucho tiempo, porque cambiaría la música por las pistas de atletismo. Su altura y la longitud de sus extremidades le permitían destacarse en las diferentes modalidades, sobre todo en el lanzamiento de jabalina. Incluso llegó a participar en unos juegos juveniles que se realizan con deportistas de todos los rincones de Polonia. Hasta 2005 todo era normal para la familia del ex arquero de la Selección de Polonia, hasta que su hija menor, de dos años de edad, falleció y todo cambió dentro del seno del círculo íntimo.

Con 15 años, Wojciech decidió probar suerte con los guantes y se paró bajo los tres palos. Dos pasos fugaces por las categorías formativas de Agrykola y Legia, ambos de Varsovia, fueron sus equipos antes de que Bobby Aarbor lo llevara al Arsenal. Dos años y el suspenso con la fractura de sus dos antebrazos, producto de perder el equilibrio mientras levantaba pesas en el gimnasio, fueron la aventura londinense antes de un prematuro debut con Los Gunners, debido a las lesiones de Manuel Almunia y Lukasz Fabianski, en Old Trafford, ante el Manchester United.

Querido y odiado por los hinchas del Arsenal, terminó su periplo inglés en 2015, cuando Roma lo fichó para ser el titular de la Loba. Su destacado rendimiento durante dos temporadas hizo que el máximo campeón de Italia posara sus ojos en él, y lo fichara, para convertirse en el arquero más caro en la historia del fútbol polaco, ya que la Vecchia Signora desembolsó 12 millones de euros por su pase.

A pesar de ser un gran arquero, Szczesny tuvo varios errores en su carrera que lo marcaron. En sus primeros partidos, una pifia suya le costó la Carling Cup al Arsenal y en la selección es recordado por el error frente a Grecia en el partido inaugural de la Eurocopa, en la que los polacos compartieron como anfitriones con Ucrania. Este es el punto de partida para el guardameta de la Juventus, que con más madurez y experiencia asume la responsabilidad de ser el cerrojo de Polonia en su vuelta a los mundiales tras 12 años de ausencias, y así mandar sus errores al olvido y consolidarse como un arquero de élite, de la talla de Buffon.

Un economista advierte el inicio de un nuevo éxodo de futbolistas

Tomás A. Seré

El dólar cotizaba 19,36 al 30 de enero de este año, cuando Fernando Gaibor firmaba su contrato en Independiente. Al igual que una gran cantidad de jugadores en el fútbol argentino, el ecuatoriano cerraba un acuerdo con una moneda estadounidense fija al precio de la firma, por lo que su salario se devaluó casi un 100 por ciento -en menos de doce meses-. Lo que a simple vista parece una locura, resulta bastante común en los clubes con mayor poderío del país. En un contexto histórico de constante variación económica, las instituciones que manejan sus contratos en la moneda internacional se aseguran rigurosamente de establecer o un dolár inmóvil o un piso máximo. Y, en el caso de que el futbolista no acepte cumplir esa condición, como sucedió con Gustavo Gómez en Boca, es prácticamente imposible que se concrete el acuerdo.

Ante dicho contexto, Daniel Artana, director de la consultora FIEL y parte del equipo de economistas de la Superliga, aseguró: “Con un tipo de cambio más depreciado a los clubes de Primera División se les va a complicar retener a los jugadores de elite. Los sueldos de Europa van a ser mucho más atractivos de los que se van a poder pagar acá”. De este modo, los clubes “grandes”, que hoy tienen entre 13 y 14 jugadores de elite, el año que viene probablemente puedan tener 8 o 9.

-¿Cómo crees que la crisis económica y la devaluación del peso van impactar en los clubes de fútbol?

-No va a ser tan fácil de acá para adelante. Hay que tener en cuenta que en época de crisis la publicidad merma y eso va a generar una gran complicación para generar ingresos. Serán momentos en los que los clubes deberán ser muy cuidadosos con los gastos. Muchos van a tener que vender a valores más bajos, el que compra sabe también que con menos puede hacer mucho más. Se mueve todo para abajo.

-¿Ves a la inversión en inferiores como la salida?

-Creo que armar y trabajar en las inferiores es un gran método. Tener una buena cantera genera la posibilidad de tener jugadores para vender a futuro y, por ende, de producir una ganancia. Las instituciones que lo hicieron han sobrevivido mucho mejor que otras.

-¿Cuánto pensás que esto puede influir en otras actividades que puedan tener los clubes?

-En general, en la mayoría de los casos el grueso de la facturación van ligadas al fútbol. Las otras actividades suelen ser “secundarias” y es el fútbol quien las suele subsidiar. Entonces, si no pueden generar un sustento propio, van a sufrir la situación. Igualmente, hay que tener claro que en época de crisis se recorta un poco de todos lados.

Sin embargo, a pesar de todas las dificultades, Artana no ve a las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) como la única salida posible. “Creo que lo principal es una administración transparente. Las SAD pueden ayudar al tener una especie de control externo, pero también se podría lograr de otro modo”, afirmó. En este sentido, el director de FIEL se mostró convencido en que los clubes de fútbol deben rendir cuentas a los asociados. Administraciones más profesionales que garanticen el orden y la sostenibilidad, con controles estrictos y prevención para no darse cuenta cuando ya es tarde, son, desde su punto de vista, la clave para lograr una solución.

En cuanto a la recuperación económica del fútbol a futuro, Artana explicó que no dependerá pura y exclusivamente de sí mismo. “El futuro de esta fase depende mucho de cómo avance el país. Yo creo que va a costar, todo el 2019 va a ser de transición y esperemos que mejore en el 2020”, sentenció.

Campeón de la vida

Tomás Seré

“Belgrano no es una moda, Belgrano es una pasión”, cantaba el equipo de rugby del Belgrano Athletic Club (BAC) luego de la victoria del domingo frente a Cuba por 40 a 32 y de consagrarse, después de 22 fechas, campeón invicto de la categoría Menores 19 (M19). Según aseguraron varios miembros del plantel, gran parte de este logro se debió al trabajo de Horacio “El Flaqui” Cangueiro, entrenador del grupo que de nacimiento se encuentra en silla de ruedas.

Fue recién en el 2017 cuando, después de estar más de 15 años identificado con la institución y el deporte en particular, Cangueiro se animó a dirigir. “Siempre estuve muy metido en el rugby, pero la parte de entrenar me daba vergüenza”, explicó. Finalmente, Federico Vultan, entrenador principal, lo pudo convencer y comenzó a ir a los entrenamientos. De este modo, quedó específicamente encargado del equipo “B”, aunque el método de trabajo en conjunto lo obligó a ayudar en ambos.

En este sentido, la lesión, que se le generó por una asfixia al momento del parto prematuro, no le provocó injerencia alguna para ejercer su cargo. “Sé que en el fondo no deja de ser raro que yo, estando en silla de ruedas y nunca habiendo disputado un partido, dé indicaciones de cómo debe jugar el equipo. Pero cuando doy las charlas, me siento muy respetado y que me escuchan. No sé qué dirán después en las previas, jaja”, dijo.

De acuerdo con la imagen que Horacio cree que da están sus propios jugadores, que lo respetan mucho en su rol. “Si lo tengo que definir en pocas palabras te digo que es un capo. Muy inteligente de cabeza, no para nunca, siempre a disposición del grupo y sin joderte de más. Sabe mucho, entonces capaz le prestas un poco de mayor atención que al resto”, valoró Theo Blaksley, capitán del plantel. Además, varios jugadores coinciden en que es un técnico que particularmente se luce y emociona en las charlas antes de los partidos.

Cangueiro formó parte de la delegación que acompañó a la M19 en la gira que hizo en enero por Inglaterra, en lo que fue su primer viaje sin su familia. “Al principio capaz que tenía un poco de miedo de ser una molestia para nosotros, pero al revés. Estuvo muy prendido y hasta vino al boliche con el plantel”, recordó Bautista Goapper, uno de los líderes del grupo.

Sin embargo, para Cangueiro el día a día no siempre fue tan fácil como en el club de Belgrano R. “Ya es sabido por todos que uno nace discapacitado, pero la sociedad, con sus acciones y omisiones, te incapacita más o menos”, publicó en Twitter en el 2014, un año antes de recibirse como abogado en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Recién cuando se abrió al mundo universitario y laboral, actualmente trabaja en la UIF (un organismo estatal que lucha contra el lavado de activos), fue que se chocó con esa barrera humana. “Antes creía que todo el mundo iba a estar siempre a mi disposición, porque el club me había demostrado eso. En el BAC nunca fue una barrera que yo esté en silla de ruedas y hay hasta un pacto tácito de querer ayudarme”, aseguró.

La personalidad de Horacio se forjó en su infancia y adolescencia en el club, que fue como el patio de su casa, ya que su casa está literalmente pegada a las instalaciones. Que su padre haya vestido la camiseta de la institución como jugador, fue probablemente lo que lo acercó aún más. Fundamental también, fue el sentido de inclusión que inculca el rugby: “Es un deporte que incluye mucho. Ya lo ves en la variedad que tiene, hay gordos, flacos, rápidos, lentos, y necesitás de todos para formar un gran equipo”, manifestó.

De todos modos, la contención que recibe constantemente el entrenador de la M19 no es algo que se haga por obligación, sino que él se supo ganar. “El cuidado y respeto que se tiene hacia Horacito es algo que surge muy natural. Al igual que su padre, tiene ese fanatismo por el club y siempre colaboró mucho desde distintos lugares, es muy querido como técnico y como persona”, opinó Sebastián Carroll, actual presidente.

El compromiso, uno de los conceptos que Cangueiro más busca transmitirle a sus entrenados, fue una pieza clave en su vida. Con esa línea como guía para el título, sus jugadores entendieron al máximo el mensaje en cada uno de los partidos. A pesar de todas las injustas barreras humanas que debió superar a lo largo de su vida, “El Flaqui” demostró que el esfuerzo siempre paga.

Mariano Andújar: el transmisor del “ADN pincha”

Tomás A. Seré

Cuando se piensan las principales características que debe tener un capitán, probablemente aparezcan en la mente de la mayoría la experiencia y el liderazgo. Y Estudiantes de La Plata las tiene bien cubiertas con su arquero, Mariano Andújar.

Si hay algo que no le falta a quien formó parte de la Selección Argentina en los Mundiales 2010 y 2014, es experiencia. No sólo la obtuvo en lo deportivo, terreno en el que ganó importantes títulos con Estudiantes -como la Copa Libertadores 2009- y disputó competencias europeas con el Napoli y el Catania, sino también en la vida. Es que Andújar realmente pasó por todo. Desde vivir en los monoblocks 1 y 2 de Lugano, donde las drogas y los robos eran moneda corriente -sus amigos, a los que aún visita en la cárcel de Devoto, eran protagonistas como ladrones-, a la tranquilidad de mudarse a un barrio cerrado con su esposa y sus dos hijos.

La personalidad, que en gran medida se forjó en su juventud en Lugano, sus inicios en Yupanqui y después en Huracán, tampoco es un factor que adeude. Dentro de la cancha demostró en varias ocasiones que no duda a la hora de ir al frente por un compañero (hasta llegar al extremo de pelearse “mano a mano” con varios rivales, como pasó en un partido de verano frente a Gimnasia). Esta característica, fundamental para el “ADN pincha”, es justamente una de las que el capitán mayormente intenta transmitirle a la nueva camada, según cuenta Jerónimo Pourtau, tercer arquero del club y reciente campeón con la Selección Argentina Sub20 en el torneo de L´Alcúdia. Pourtau también lo describe como un personaje fuera de la cancha, en parte, debido a los constantes comentarios que le suele hacer a los juveniles en las fotos de Instragam.

Sin embargo, todos los logros obtenidos estuvieron muy lejos del azar o de la suerte. “Su manera de entrenar, la seriedad con la que encara cada ejercicio, su inteligencia y el interesarse en cada detalle lo llevaron a hacer la carrera que hizo. En los arqueros eso es lo que hace las grandes diferencias”, detalla Leandro Cortizo, actual entrenador de arqueros de Estudiantes y para quien es un placer trabajar con un profesional de semejante talla.

No solo sus compañeros y miembros del cuerpo técnico están contentos de compartir plantel con él, sino que también es muy apreciado por los hinchas. “En este momento que Estudiantes está volviendo a ser Estudiantes, es fundamental una personalidad como la suya para contagiar a los pibes. Es un arquerazo. Varios creemos que si hubiera estado en la final del mundo con el Barcelona hubiéramos sido campeones”, narra Marcelo Fortes, quien se describe como un hincha “enfermo” de Estudiantes.

Además de Andújar, el plantel cuenta con otros futbolistas con larga tradición en el club: Rodrigo Braña, Gastón Fernández, Mariano Pavone y Jonathan Schunke son algunos de los ejemplos. A esto hay que sumarle que están dirigidos técnicamente por otro conocido como Leandro Benítez y que el presidente es Juan Sebastián Verón. Cada uno deberá, entonces, aportar su granito de arena para que los nuevos jugadores puedan recuperar el “ADN pincha” y repetir las hazañas de los equipos de Alejandro Sabella u Osvaldo Zubeldía.

Boxeador de oro y promesa argentina

Fernando Bajo

Está parado a la derecha del árbitro vestido de rojo, ya sin los guantes, solo con las vendas blancas que le cubren los puños. Antes de que el anunciador termine de dar a conocer el resultado de la pelea, el joven oriundo de Villaguay, provincia de Entre Ríos, pega un salto con su mano derecha en alto y el puño apretado. Brian Arregui acaba de consagrarse campeón en la categoría welter de boxeo en los Juegos Olímpicos de la Juventud y no puede contener la alegría, salta como un niño arriba del ring.

Luego de esa celebración mezclada de abrazos con los que se cruzan en el camino, baja del cuadrilátero y se dirige hacia una de las tribunas, besa a su hija Briana, recibe el cariño del público que está a su alrededor, se saca fotos, besa la bandera Argentina y posa para los fotógrafos con ella.

Arregui es el menor de cuatro hermanos. Nació el 15 de enero del 2000 y a sus 9 años sufrió, quizás, el nocaut más duro de su vida: falleció su padre Raúl, de quien cuenta que no tiene muchos recuerdos. A esa edad comenzó a boxear, luego de que su madre no lo hubiera dejado empezar ese deporte tiempo atrás, ya que sufría si le pegaban a su hijo.

“Mis primos son boxeadores y los iba a ver. Un día, el más chico de ellos me dijo: ‘Acompañame a entrenar’. No me llamaba la atención la verdad, pero me puse a saltar la soga, me gustó y me dieron ganas de empezar”, afirmó Brian hace un tiempo en una entrevista con Enganche.

Está casado con Paola Pérez, a quién la vio por primera vez en un festival de boxeo, ya que es hija de su entrenador Darío “Chanchito” Pérez, que asegura que antes de ser su suegro ya era importante en su vida. Con Paola tuvieron a Briana el 18 de agosto de 2017.

Con el dinero proveniente de las becas que recibe de su ciudad natal y de Buenos Aires, le manda dinero a su familia, cubre sus gastos personales e invierte una parte del monto para construir la casa para su hija, su mujer y él.

Es el capitán de los Pitbulls (Selección Argentina Juvenil de Boxeo), se autodefine como “picante”. Dice que le gusta ir al frente, aunque igual pide que su papá –a quién lleva tatuado en su cuerpo- y Diosito lo cuiden para que no lo lastimen y su mamá no sufra.

En el pabellón Oceanía que está en el Parque Olímpico de la Juventud frente a la Villa Olímpica, Arregui se metió en la historia grande del boxeo argentino. Venció por un contundente 5-0 al marroquí Yassine Elouarz en tres rounds, se colgó la medalla de oro en Buenos Aires 2018 y se transformó en el tercer púgil argentino en obtener el máximo podio en unos Juegos Olímpicos –en Londres 1948 lo lograron Pascual Pérez en peso mosca y Rafael Iglesias en peso pesado-.