jueves, febrero 22, 2024

Análisis táctico: Argentina – Colombia

Por Roberto Aboian

En el debut internacional de Lionel Scaloni, la Argentina perdió en su primera prueba ante Colombia en un partido parejo, donde ambos equipos en distintas circunstancias del encuentro, se dominaron entre sí. Argentina mostró falencias tácticas en el primer tiempo, pero con el ingreso de Rodrigo De Paul cambió la cara, sin embargo, no le alcanzó para llevarse los tres puntos.

La Argentina formó con un 4-4-2 compuesto por: Franco Armani en el arco; Nicolás Tagliafico, Nicolás Otamendi, Germán Pezzella y Renzo Saravia en la línea defensiva; en el medio, una línea de cuatro jugadores compuesta por Giovani Lo Celso, Guido Rodríguez, Leandro Paredes y Ángel Di María; en la delantera se posicionaron Sergio Agüero y Lionel Messi.

Colombia se paró un 4-3-3 conformado por: David Ospina en la portería; Stefan Medina, Yerry Mina, Davinson Sánchez y William Tesillo en la primera línea, en el mediocampo se colocaron Juan Guillermo Cuadrado, Wilmar Barrios como volante central y Mateus Uribe; en la delantera James Rodríguez, Radamel Falcao y Luis Muriel.

En los primeros ataques de la Argentina, cuando todavía predominaba, la selección colombiana se paró en la defensa en un compacto 4-1-4-1.

Argentina, en un principio, manejó el balón y pudo plasmar su juego, pero en cuanto Colombia comenzó a poblar la zona central, el equipo albiceleste automáticamente comenzó a replegarse quedando completamente partido.

Así mismo, los dos volantes centrales, quedaron de un lado y los delanteros del otro, quedando el equipo incomunicado en concepto de juego. Messi, sufrió la constante marca de Barrios, quien pudo anularlo reiteradas veces, y también, lo acechó una marca grupal.

En esta imagen se ve lo mencionado anteriormente. Messi rodeado y al mismo tiempo, sin jugadores a los cuales descargar el balón. Paredes, por su parte, se encontraba bastantes metros atrás de donde debería haber estado, para poder brindarle soporte.

La falta de pases nació, en principio, por el repliegue excesivo de ambos volantes centrales, como se puede apreciar en la siguiente imagen.

¿Cómo pretendía la Argentina generar juego teniendo semejante espacio ocupado por los jugadores colombianos? Los que debían distribuir el balón, se encontraban a un lado del cuadrado de la imagen y quienes lo esperaban, en el perímetro.

Colombia sin plasmar una gran presión, generaba que Paredes se ubicara en el medio de los centrales y esto hacía que solamente se pueda lateralizar la pelota en vez de jugar hacia adelante. En los casos que sí había algún jugador, como en este caso Rodríguez (imagen 2), pero que no se mostraba para recibir el pase de su compañero, provocaba recurrir al pelotazo para ganar metros.

A su vez, el mal funcionamiento de Paredes con Rodríguez era aún más notorio en este tipo de situaciones. Ambos jugadores se desempeñan en el mismo puesto, por lo que en la cancha se ubicaban de la misma manera doblándose.

Esta situación es clara con respecto a que ninguno de los volantes centrales tomaba el centro del campo para desempeñarse como enlace entre los volantes ofensivos y la defensa. Esto generó la lateralización constante del balón, hasta el momento en que alguno decidiera jugar el pelotazo hacia adelante.

El juego por abajo parecía no ser una opción para el conjunto albiceleste y Colombia lo empezó a aprovechar presionando más alto, generando que la Argentina tuviera que desprenderse más rápido de la pelota.

Ante esta presión, los volantes argentinos buscaron ganar metros saltando líneas mediante el pase largo a las espaldas de los laterales colombianos.

En concepto de juego, Argentina fue muy inferior a Colombia. Barrios recuperó siempre en el mediocampo y Cuadrado, infalible en el uno contra uno, era quién gestaba las jugadas en ataque. El conjunto nacional tuvo un pasar decepcionante y estático, sin generación de juego quedando a merced del equipo colombiano.

El comienzo del segundo tiempo fue totalmente diferente para la Argentina, con el ingreso de Rodrigo de Paul por Di María. El equipo ganó mas velocidad por las bandas y fue metiendo a su rival en su campo. Argentina pasó a formar con un 4-2-3-1 con un doble cinco Paredes-Rodríguez, Lo Celso de media punta, Messi por derecha y De Paul por izquierda.

La Argentina se mostró mas amplia en la cancha y generó el repliegue de los colombianos que pasaron a formar una línea de cinco volantes para equiparar numéricamente a los argentinos.

Argentina se notaba mucho más ordenada. Paredes llegaba a la puerta del área y se animaba con disparos a la portería de Ospina. También, se mostraba como la primera opción de pase para Messi, quedando Rodríguez más retrasado.

En el marco de una Argentina dominadora, era inminente que Queiroz debía hacer una modificación para equiparar su defensa. Hizo ingresar a Jefferson Lerma por Cuadrado, lo que le dio una mayor contención, dado que compartió el centro del campo con Barrios. Colombia, luego de este cambio, formó un 4-2-3-1.

Argentina parecía estar más cerca del gol que Colombia, pero un cambio de frente de Rodríguez a Martínez y una gran jugada de este último, abrió el marcador para el conjunto colombiano.

Instantes previos a esta imagen, Martínez recibía a espaldas de Saravia. Lo que se observa acá es el mal timing del lateral, quedando muy expuesto, al salir a presionar al delantero colombiano y a su vez, el erróneo posicionamiento de Pezzella dejando un espacio libre muy grande. Martínez, luego de haber eludido a Saravia, se encontró en un espacio donde no había jugadores argentinos, lo que le permitió medir y disparar un tiro inatajable para Armani.

Scaloni decidió ingresar a Matías Suárez por Agüero y lo colocó como el único centro delantero. Aportó en la presión alta, pero en mi opinión, el cambio de Suarez debió ser por alguno de los volantes para que este pueda armar una sociedad en ataque junto a Messi y el antes mencionado Agüero.

El resultado lo selló Duvan Zapata, quien había ingresado por Falcao. En una contra, Martinez recibió nuevamente enfrentado a Saravia y esperó que Lerma llegue para hacerle el dos a uno (imagen 1), mientras que Zapata se colaba entre los centrales argentinos. En la segunda imagen, Lerma juega el balón al espacio libre y Zapata se anticipa a los defensores para marcar el 2-0 definitivo.

La Argentina mostró dos caras en este encuentro. Por un lado, un conjunto dubitativo en el primer tiempo y por otro, un equipo más atrevido en el segundo con mucha llegada al arco rival. Habrá que revisar cuestiones tácticas en el medio campo en vistas del encuentro con Paraguay, para enderezar el mal pasar de la Argentina en el certamen.

Colombia, por su parte, realizó un partido correcto y supo aprovechar las falencias que mostró  Argentina, para poder llevarse tres puntos claves de cara a la clasificación.

Más notas