lunes, julio 22, 2024

Camerún genera el juego

Por Joaquín Méndez

Once futbolistas con camisetas y shorts blancos están posicionadas para iniciar el juego. Unas pocas posan con ambas manos en sus cinturas, otras levantan sus brazos y el resto mira con grandes signos de confusión. En el fútbol se necesita de dos equipos para poder desarrollarse, pero en el Mundial de Francia, sólo uno quiere seguir compitiendo. El otro, se encuentra reunido a un costado del círculo central. Así no es posible.

Ajara Nchout está desesperada. Se toma las trenzas de su cabello que contiene una franja blanca, sus ojos parecen querer salir de su cavidad. Grita y gira su rostro de derecha a izquierda. Sus expresiones sugieren impotencia y cansancio, las mismas van dirigidas a su entrenador, Alain Djeumfa, que sufre la misma alteración pero intenta tranquilizarla con un abrazo. Las inglesas siguen posicionadas.

Ese instante en el que Jara se encontró con Djeumfa quedó en el pasado. Ahora no es la única que busca explicación alguna, todo el equipo rodea al perro peligroso. Apodo que le asignaron sus dirigidas, por su temperamento y exigencia con el grupo. Al parecer, el técnico transmitió su peligrosidad a las futbolistas y también, les potenció su seudónimo “Leonas Indomables”. La furia ya se desató, no se podrá someter a Camerún.

El partido por los octavos de final entre Camerún e Inglaterra tuvo una situación poco frecuente en la historia del deporte. El conjunto africano estuvo a punto de no seguir disputando el encuentro en dos ocasiones. Su motivo para detener el juego fueron dos intervenciones del VAR que, tras comunicarse con la jueza principal, Qin Liang, convalidó un gol para Inglaterra de Ellen White y luego les anuló uno en el complemento. Pese a la veracidad de las decisiones, no había consuelo para las camerunesas que no querían continuar.

Un antecedente similar que explica la actitud que tomaron las jugadoras sucedió en la final de la Champions League de África, donde los jugadores del Wydad de Marruecos se retiraron luego de que el VAR no funcionó en aquel partido y benefició al Esperance de Túnez. El partido se le dio por ganado al Esperance, pero recientemente resolvieron que la final se volverá a jugar,después de que finalice la Copa de Naciones de África el 19 de julio.

Aunque en el Mundial el partido se siguió jugando y culminó con la victoria inglesa por 3 a 0, que jugará los cuartos de final frente a Noruega el jueves, Camerún demostró en su acto de rebeldía la capacidad de disputar el poder o de luchar por sus derechos dentro de una cancha. Las jugadoras también son parte del juego al que pertenece el fútbol y que mueve millonarias sumas de dinero. Sin ellas, no hay espectáculo, no hay nada, porque para jugar al fútbol se necesitan dos equipos. Las protestas ocuparon un tiempo estimado de 10 minutos.

Algunos medios de distintas partes del Mundo, titularon irónicamente sobre lo sucedido, repudiando el accionar de las deportistas. Por su parte, FIFA no emitió comunicado alguno desde sus canales de información. ¿Será un mecanismo de defensa de la organización para evitar este tipo de protestas? El ente del fútbol mundial no permite las manifestaciones políticas en los estadios, pero para su contradicción, disputa poder y hace política en cada decisión que toma en torno a la pelota. De hecho, llegó a modificar leyes en países para poder llevar a cabo sus negocios, como ocurrió en Brasil, cuando realizó una petición al gobierno para que se vendiera alcohol en las instalaciones del Mundial de Brasil 2014, basando su argumento en un contrato millonario. Hoy se está jugando la Copa América en dicho país y en los partidos, se vende alcohol.

¿Acaso FIFA no vulnera los derechos de las futbolistas con esta omisión? ¿Acaso no es una decisión política no mostrar las imágenes de la protesta de Camerún? Entonces, ¿el problema no es la política o el accionar en las disputas de poder, sino quien las ejerce para FIFA? ¿O será que FIFA pretende tener un monopolio de las decisiones dentro del fútbol sin importar si afectan los derechos de terceros?

Las Leonas Indomables y su perro peligroso con su rebeldía lograron visibilidad y reconocimiento, no importa si es negativo o positivo, si tenían razón o no, porque ante la adversidad y luego de reclamar continuaron con el partido, con más énfasis y vehemencia. A Camerún no la iban a someter así no más, Camerún luchó por sus derechos y buscó generar conciencia, alguna incomodidad, no aceptó lo que consideró injusto. Se juntaron y discutieron, se preguntaron qué es lo que había pasado, cómo iban a luchar por lo suyo para cuestionar lo que les impusieron. Como futbolistas y como mujeres, dieron una lección de vida, sin importar el VAR, ni el resultado, demostraron que ellas son las que generan juego.

Más notas