sábado, abril 13, 2024

La arquera estadounidense que ataja para Chile

Por Valentín Irisarri

Chile atraviesa el mejor momento de su historia dentro del fútbol femenino. Pese a haber perdido en su debut en Copas del Mundo ante Suecia 2-0 y hoy por la tarde ante Estados Unidos 3-0, las sudamericanas buscarán clasificar a octavos de final en la última fecha ante Tailandia.

Pero el resultado pasa a un segundo plano cuando el objetivo es otro: foguearse ante el mundo. Christiane Endler fue la figura del encuentro entre Estados Unidos y Chile. La guardameta de Las Rojas fue fundamental para que su Selección no fuese derrotada por mayor diferencia y complique la clasificación. Sin embargo, la protagonista estuvo en el banco de suplentes del conjunto trasandino: Ryann Torrero, la arquera estadounidense que se nacionalizó chilena.

Torrero nació en Burbank, California, el 1 de septiembre de 1990. Su madre, Marie Rojas, nació y se crió en Chile. Se mudó de joven a California donde conoció a Jesse Torrero y el resto es historia: se casaron, tuvieron una hija y el fútbol se transformó en el motor de la familia.

Ryann Torrero jugaba como mediocampista hasta los 14 años cuando pegó un estirón físico notable y el entrenador le recomendó ser arquera. “Me enamoré del puesto porque no se pueden cometer errores”, declaró la jugadora estadounidense nacionalizada chilena para el Diario Deportes, de Chile.

La carrera de Torrero en el club Campbell Fighting Camels -de la Universidad de Campbell- iba en alza cuando un accidente automovilístico la obligó a cambiar el rumbo de sus objetivos y pasar a luchar por su vida. Dos años de inactividad hicieron que Torrero se dedicara al modelaje. Cuando la jugadora se recuperó, Chicago Red Star fichó por ella en 2018, encontrando una nueva parada en el ambiente futbolero. Torrero no llegó a debutar, pero de todas maneras fue convocada para las fechas FIFA en abril de este año para ser suplente de la actual arquera y capitana de La Roja, Tiane Endler, que cuida el arco del PSG.

Previo al partido con Estados Unidos, Torrero dialogó con el portal oficial de FIFA y dijo: “Cuando escuche los himnos, creo que la palabra que aparecerá es gratitud. Realmente pensé que no jugaría nunca más, pero el fútbol me trajo de vuelta a la vida. Oír ambos himnos, teniendo a mi mamá y mi papá en las gradas, que son mezcla de la identidad chileno-americana, es para mí cerrar el círculo, también para mi familia y mi carrera en el fútbol”.

 

La derrota por 3 a 0 ante las últimas campeonas del mundo en el Parque de los Príncipes no les quita el sueño de avanzar de ronda o al menos de convertir un gol por primera vez. El próximo jueves a las 16.00 ante Tailandia las chilenas buscarán seguir haciendo historia.

Más notas