martes, julio 23, 2024

Análisis táctico: Argentina-Japón

Por: Roberto Aboian 

Argentina logró su primer punto en la historia de los mundiales frente a Japón, actual seleción subcampeona del mundo, gracias al acierto en el planteo táctico defensivo de Carlos Borello que anuló los ataques japoneses.

Borello formó con un 4-5-1 compuesto por: Vanina Correa en el arco.Virginia Gómez, Agustina Barroso, Aldana Cometti y Eliana Stabile en la línea defensiva. El mediocampo tuvo a Florencia Bonsegundo, Linda Bravo, Lorena Benítez, Miriam Mayorga y Estefanía Banini. Por último, como única referencia en la delantera, Soledad Jaimes.

Sin embargo, cuando Argentina tuvo espacios para defenderse, se paró 4-1-4-1 quedando Benítez como la única volante tapón. En los repliegues, respetó el 4-5-1 del inicio.

Japón se paró con un 4-4-2 conformado por: Ayaka Yamashita en el arco. Risa Shimizu, Saki Kumagai, Moeka Minami y Aya Sameshima en el fondo. Emi Nakajima, Hina Sugita, Narumi Miura y Yui Hasegawa en el medio campo. En la delantera se ubicaron Yuika Sugasawa y Kumi Yokoyama.

Japón fue dominante en el encuentro en casi su totalidad. Argentina se mostró replegada en su cancha, con la misión de mantener su arco en cero y trató de encontrar alguna contra de la mano del buen pie de Banini y la potencia física que ofrecía Jaimes.

El juego de las japonesas se basó en atacar por las bandas, utilizando a sus laterales para generar el dos a uno a las carrileras argentinas en las espaldas de Bonsegundo y Banini para luego buscar a sus delanteras el gol.

Borello, para anular estos ataques, encomendó a las dos volantes externas a dar una mano en la defensa. Por su parte, Bonsegundo aportó en la presión defensiva como en la vuelta para darle apoyo a Gómez. Banini, como también tenía el rol de generadora de juego y faltas, su espalda fue la zona por la cual Japón atacó más, dado que al quedar mas lejos que la misma línea de cinco, tardaba en hacer la vuelta.

En esta imagen, se puede observar como Bonsegundo ya está en la línea de las mediocampistas mientras que Banini todavía no llegó dejando a Shimizu, la lateral de Japón, sola.

Sin embargo, la Argentina pudo defenderse sólidamente generando errores en las japonesas en sus ataques tanto que no hubo situaciones peligrosas en el arco de Correa hasta pasada la hora de juego.

La recuperación por parte de Japón luego de sus perdidas era muy agresiva. Solían marcar a las argentinas que tenían el balón en ese momento con hasta tres jugadoras al mismo tiempo.

Argentina en su repliegue, no pudo aprovechar las recuperaciones de Bonsegundo o Jaimes en el mediocampo japonés dado que el equipo se encontraba muy retrasado.

Una mala salida de Japón aprovechada por Bonsegundo, aunque a la ausencia de sus compañeras, no pudo nacer la contra.

El segundo tiempo fue diferente, Japón salió del vestuario a buscar el gol desde el arranque de la segunda mitad. Empezó a recurrir a los pelotazos, pero sin dejar de probar por las bandas. El cansancio en las chicas argentinas comenzó a notarse por lo que las dirigidas por Takakura aprovecharon los espacios, aunque siguieron sin marcar.

Tuvo que llegar el minuto 56 para que Japón pudiera plasmar su juego (clara virtud defensiva de la Argentina que hasta el momento lo había impedido). La triangulación por las bandas para que las laterales llegaran a la línea del fondo era la fórmula.

Aunque la ocasión terminó siendo desperdiciada, Japón comenzaba a sentirse cómoda en el encuentro y tuvo reiteradas oportunidades más de abrir el marcador, pero, nuevamente, malogró las chances.

Pasaban los minutos y Japón se desesperaba más ante su falta de eficacia en materia de goles, y la Argentina viendo esta situación, se animó en la búsqueda del arco rival y el partido se tornó de ida y vuelta.

La Argentina generó contras de la mano de Banini y Jaimes, y fue en el minuto 72 recién llegaron al arco de Yamashita. Japón por su parte recurrió a todo tipo juego, pelotazos, pases entre líneas, pero siempre fueron anulados por la defensa argentina, que fue el punto más alto del partido.

Argentina logró su primer punto en la historia de esta competición gracias a su defensa, evitando la fluida generación de juego por parte del conjunto japonés. Hay que remarcar también la gran concentración que tuvo el conjunto argentino a lo largo de todo el encuentro para no ceder en lo más mínimo ante la capacidad y el talento de las jugadoras japonesas.

En la próxima fecha, Argentina se medirá ante Inglaterra, otro equipo muy complicado, con el sueño intacto de la clasificación a la segunda fase.

Más notas