domingo, junio 16, 2024
Home Blog Page 3

Menotti, de Rojo: cómo fue su paso por Independiente

Por Ivan Mander

Cesar Luis Menotti fue uno de los personajes más influyentes en la historia del fútbol argentino. A los 85 años dejó el planeta en el que vivimos, pero su legado quedará en la memoria de los argentinos y los amantes del fútbol para siempre. Y los hinchas de Independiente guardarán su recuerdo en un lugar especial de su memoria.

El Flaco no fue de esos entrenadores que consiguieron muchos títulos como lo pueden ser Guardiola o Gallardo, pero sí fue uno que dejó su estilo de juego en cada club o selección a la que dirigió. Ejemplos sobran, como aquel Huracán del Metropolitano de 1973, o la Selección argentina campeona del mundo en 1978. Sin embargo, también se recuerdan sus pasos por clubes donde no consiguió títulos, como lo fue en Independiente.

El debut de Menotti en el Rojo fue contra Ferro en Caballito, en 1996. Un plantel irregular, que no había encontrado el rumbo luego de los dos últimos años en los que el equipo había ganado la Supercopa del 94, paradójicamente contra el Boca de Menotti, y un 1995 exitoso de la mano de Miguel Ángel López como entrenador. Apenas en su primer partido, la idea menottista ya se veía plasmada en el juego y el duelo concluyó con victoria para los de Avellaneda por 3 a 0. La segunda fecha fue en la Doble Visera frente a Newell’s. La exhibición fue tal que el local goleó 4 a 0 y los hinchas se empezaron a ilusionar. La racha se extendió y el equipo se mantuvo invicto las primeras diez fechas, por lo que se ponía como candidato a ganar el campeonato. Entre ellas, se jugó el partido que todo el país estaba esperando: Boca vs Independiente.

A pesar de no ser el superclásico, ese encuentro era el más importante del año, porque no solo se enfrentaban dos clubes grandes, sino que se disputaba mucho más. Dos ideas, dos estilos de juego, dos maneras de vivir. Bilardo contra Menotti.

Aquel domingo 3 de noviembre, sin saludos entre ellos y con cánticos de ambas parcialidades insultando al técnico rival, comenzó el espectáculo en la Bombonera. Un Independiente dominador en los primeros minutos del encuentro, con la hinchada del Rojo gritando ole, ole” cada vez que el equipo juntaba varios pases. No obstante, lo interesante sucedería en el segundo tiempo. A los 20 minutos del complemento, Néstor Fabbri, jugador del conjunto de La Ribera, fue expulsado por doble amarilla y al minuto siguiente, llegó el gol de los dirigidos por el Flaco. Un centro de Jorge Burruchaga, cabezazo de Claudio Arzeno en el segundo palo para bajársela a Francisco Guerrero que definió en el área chica. Explotó el grito de gol por parte del pueblo rojo. En los minutos finales iban a expulsar a dos jugadores más, Lorenzo (Boca) y Rotchen (CAI), por lo que el partido terminó nueve contra diez. 1 a 0. Final del encuentro.

Luego del gran arranque que tuvo el equipo, las derrotas frente a Platense y Rosario Central por 4 a 1 y 3 a 1, respectivamente, hicieron que el objetivo de salir campeón se alejara. La irregularidad volvió de modo tal que en las últimas fechas perdió frente a Huracán de Corrientes por 3 a 2 y le ganó a River por 3 a 1, que finalmente fue el campeón. Sin embargo, un segundo puesto no estaba para nada mal. La relación entre el director técnico y los hinchas era buena, ya que se respetaba ese “paladar negro” que tanto caracteriza a los simpatizantes del Rojo, por lo que nadie dudaba de que siguiera en el cargo. Debido a esto es que se esperaba con ansias el próximo campeonato.

Pero al contrario del torneo anterior, Independiente arrancó con malos resultados, aunque una nueva victoria contra Boca en la décima fecha lo encaminó para conseguir una seguidilla de triunfos y así competir en lo más alto de la tabla. Quedaban cuatro fechas para que culminara la competencia y el equipo del Flaco se encontraba a tan solo un punto de Newell’s y River, quienes estaban en la punta. Pero la pausa en el torneo debido a la Copa América que se jugaba en Bolivia hizo que no se puediera seguir con el campeonato local, por lo que se le terminó el contrato y decidió irse a la Sampdoria de Italia.

De esta inesperada manera terminó el primer paso de Menotti por el “Rey de Copas”, quien tuvo dos etapas más como DT en el club en 1998/99 y 2005. Además, fue mánager de la institución en la temporada 2009/10. Tras partir del club de Avellaneda, confesó: “Me duele tener que dejar el equipo en esta situación, pero no porque esté luchando por el título, sino porque en este club viví cosas muy especiales. Me identifico con casi todos los gustos de su hinchada y rara vez me ocurre algo así”.

Menotti y Maradona, una historia de respeto, pasión y amor por la Selección

Francesco Ingrassia Alvarado

La relación entre César Luis Menotti y Diego Armando Maradona fue algo muy especial,debido a las ideas revolucionarias del Flaco que muchas veces chocaron con la fuerte personalidad de Diego. Vivieron de todo, enojos, discusiones, distanciamientos, al igual que mucha admiración y respeto mutuo. Su vínculo comenzó en 1977, cuando Menotti hizo debutar a Maradona en la Selección mayor.

Fue un 27 de febrero en La Bombonera, partido en el que Argentina goleó a Hungría por 5 a 1 en un amistoso previo al Mundial. El contexto se dio para que “Pelusa”, con apenas 16 años y 4 meses, tenga sus primeros minutos con la camiseta albiceleste y así fue como se convirtió en el jugador más joven en debutar con estos colores.

primer partido de maradona en la seleccion - Compra Online con Ofertas OFF57%

Su primer cruce fuerte ocurrió al año siguiente, cuando el Flaco entregó la lista de
convocados para la Copa del Mundo de 1978, donde Argentina era sede. En la nómina
final, Menotti tenía 26 nombres en carpeta, pero a la cita mundialista solo podía llevar 23.Los que se quedaron afuera fueron Humberto Bravo, Víctor Bottaniz y el joven Diego Armando Maradona de 17 años. Años después, a pesar de haber levantado el primer titulo mundial de nuestro país, el Flaco aseguró haberse equivocado en no convocarlo.Diego confesó que lloró mucho cuando se enteró de la noticia, también dijo que lo perdonó pero que esto no se lo iba a olvidar nunca en la vida.

Al año siguiente, ambos tuvieron una oportunidad única para reivindicarse: el Mundial
Juvenil de Japón. Diego con 18 años era la estrella indiscutida de un equipazo que ganó el torneo de punta a punta. Triunfaron en los 6 partidos que disputaron incluyendo la final frente a la Unión Soviética por 3 a 1. Maradona brilló, convirtió 6 goles y fue elegido como la figura del campeonato. Menotti fue fundamental en la gestión de un joven Pelusa en el torneo y logró fortalecer la relación tras lo sucedido en el año anterior.

Murió César Luis Menotti: el Mundial Juvenil de Tokio 1979, la coronación de una manera de sentir el fútbol

En 1982 sufrieron otro gran golpe. Argentina llegó al Mundial de 1982 como uno de los grandes candidatos, tenía un plantel lleno de figuras y era el defensor del título. Además, Menotti y Maradona llegaron con una experiencia mayor que ilusionó a todo el pueblo argentino. Pero la Selección no anduvo para nada bien y quedó afuera nada menos que contra Brasil por 3 a 1, Maradona se fue expulsado y no pudo acceder a las semifinales. Argentina pasó de ser campeón a quedar en el puesto 11° y eso significó que el ciclo de Menotti a cargo del seleccionado terminara. Pero para Diego, la redención llegó en México, 4 años después.

Mundial 1982: una hinchada fervorosa, la farándula de fiesta y el fracaso de la selección argentina - Infobae

A pesar de haber sido dos personas con personalidades distintas, ambos sabían de su
importancia para el fútbol argentino y siempre se reconocieron entre sí. Diego con su
talento único y el Flaco con su visión innovadora lograron formar un vínculo muy fuerte que siempre quedó en la memoria de los dos. Ambos fueron protagonistas de una historia de respeto, admiración, pasión y por sobre todas las cosas el amor hacia la Selección Argentina.

Houseman, el hijo que Menotti tuvo en la cancha

Micaela Osorio

César Luis Menotti tuvo una enorme trayectoría como entrenador -dirigió la Selección Argentina, Huracán, Barcelona, Boca Juniors, Independiente, Atlético de Madrid, Peñarol, River Plate, entre otros- pero de todos sus jugadores sólo con René Orlando Houseman logró establecer un vínculo único y tan especial que incluso ellos mismos se trataban de “padre e hijo”.

Menotti conoció a Houseman cuando fue a ver un partido de Central Córdoba contra Defensores de Belgrano en 1972. El entrenador había ido con la idea de encontrar un defensor para el plantel de Huracán del año siguiente, equipo que él dirigía en su momento, pero se distrajo con el buen partido del 8 del conjunto de Nuñez, apodado El Loco, e inmediatamente lo pidió para el Globo.

Rene Houseman, el potrero puro que se trasladó a una cancha de fútbol | 442

Con el jugador recién llegado a Parque Patricios, se organizó una cena con el plantel entero junto con el cuerpo técnico y, en una de las mesas de mantel blanco y cuatro sillas, se dio el primer cruce de palabras entre dos futuros ídolos del club:

  • ¿Estás bien?
  • Sí, sí, señor. – contestó tímido el jóven de 20 años.
  • Soy tu entrenador, César me llamo.
  • Estoy bien, César.
  • ¿Tenés más hambre?
  • Un poco…
  • Pedí otro, dale. Sin miedo.

Y Houseman hizo caso. Pidió otro bife de chorizo. Luego de eso Menotti se acercó a la mesa en donde se encontraban los referentes del equipo y les pidió opinión sobre el nuevo integrante. Las contestaciones fueron todas negativas. Ninguno le tenía fe, salvo el Flaco que estaba dispuesto a poner las manos en fuego por él desde el primer día. A la mañana siguiente Houseman demostró que merecía su lugar. El entrenador contó que Alfio Basile estaba enojadísimo porque el Loco lo gambeteó todo el entrenamiento “como si fuese una porquería”.

Así fue que debutó con Menotti como su entrenador el 4 de marzo de 1973 contra Argentinos Juniors, partido que terminó en victoria para el Globo 6 a 1, pero sin goles del 7, sino que tuvo que esperar hasta la siguiente fecha contra Newells para gritar su primer tanto con esa camiseta que luego llevó a la gloria.

De ahí en adelante Houseman se volvió imparable. No solo desde las estadísticas de goleo, sino que aportaba un gran nivel de juego al equipo. Menotti incluso confesó que Diego Maradona una vez le dijo: “Dicen que soy yo el mejor, este es el mejor”.

La emotiva despedida de Maradona a Houseman

De todas formas, el Loco también se destacaba por su personalidad, por eso el apodo. Tiene muchísimas anécdotas, muchas ligadas con su alcoholismo y otras con su estricta relación con la villa de Bajo Belgrano en la que siempre vivió. Menotti contó que una vez el jugador se escapó de la concentración de Huracán antes de un partido oficial. Nadie lo encontraba, se había ido sin avisar. Pero el Flaco lo conocía demasiado y, sin pensarlo dos veces, fue a buscarlo a la villa.

Ahí se encontró con un rejunte de gente amontonada sobre una cancha de fútbol. Se asomó y, sentado en un costado, estaba René, en el banco de suplentes y con cara seria, más bien pensativa, observando el partido.

  • ¿Qué hace acá, Houseman?
  • ¿Qué quiere que haga? Mire cómo la mueve el wing nuestro.

René se rió. Después de eso le aclaró a su técnico que en realidad iba al banco de suplentes en los partidos de la villa para cuidarse de lesiones. A Houseman le importaba su carrera profesional. Y a Menotti también.

Houseman, el wing que nunca se fue | La tinta

Final del Mundial de 1978. Argentina 1 – 1 Países Bajos. Final de los 90 minutos con partido empatado. Houseman entró a la cancha antes del inicio del tiempo suplementario y, según recordó años después, Menotti reunió al equipo y antes de los últimos 30 minutos dijo:

  • No nos podían pasar por arriba nunca. Son holandeses. ¡Holandeses! Nosotros somos argentinos… estos comen chucrut como los alemanes, nosotros le damos al bife de chorizo. Somos muy distintos.

Houseman tomó la arenga como propia y la recordó toda su vida como la motivación principal para salir al campo de juego ganar aquella final por 3 a 1 y consagrarse campeón del mundo.

FÚTBOL. “Yo soy el Loco”, el libro homenaje a René Orlando Houseman

El Flaco contó que una vez en la cancha de Vélez Houseman hizo un túnel, a lo que le dijo que se lo tome en serio, y el jugador contestó: “En serio jugaba yo en la villa, por 10 pesos, y si perdía, perdía la ropa'”. Un recuerdo que, según Menotti, retrataba al futbolista a la perfección.

El Loco falleció el 22 de marzo de 2018 por un fuerte cáncer de lengua que le habían diagnosticado meses atrás. Menotti, entre lágrimas, declaró: “Creo que este tipo de futbolistas, estas personas, que se ligan el cariño de la gente no se van nunca. Siempre andan por ahí en algún potrero, en algún lugar de la Argentina, ahí en su barrio, siempre andan dando vueltas. Lo tomo como que está presente en cada pase, en cada túnel, en cada gambeta. Está su vida ahí”. 

A los 64 años, murió René Houseman

 

El Flaco y el Loco vivieron una vida de campeones juntos. Fue gracias a Menotti que Houseman llegó a Huracán y se convirtió en el enorme campeón que fue. A pesar de que ya había jugado el mundial anterior, fue Menotti quien lo llevó a vestir nuevamente la camiseta albiceleste en aquel glorioso equipo de 1978 y a convertirse en el ídolo de muchos. Fue Menotti quien ayudó a René con su adicción al alcohol, quien lo sacó de la villa y le consiguió un hogar en Huracán para que mejore. Fue él quien lo iba a buscar a la villa, quien sabía en dónde encontrarlo en todo momento.

César Luis Menotti le enseñó a René Orlando Houseman todo lo que sabía de fútbol y de la vida, ya que lo veía como “un pibe bárbaro que cayó en las manos del desorden social que le tocó vivir”. René lo reconoció más de una vez como su padre futbolístico, el único que realmente lo cuidó y que lo hizo crecer en todos sus aspectos.

Menotti al Santos de Pelé: del soccer al futebol

Valentín Romang

En el medio de un breve paso por un recién emergente fútbol estadounidense, Cesar Luis Menotti se enfrentó al Santos de Pelé en un amistoso en medio de temporada regular y cautivó la atención del Peixe, a tal extremo que decidieron llevárselo por el deslumbrante nivel de juego que había demostrado el “Flaco” en aquel partido entre los New York Generals y uno de los mejores equipos de la historia del fútbol. 

Aunque el encuentro se disputó el 7 de diciembre de 1968, hay que remontarse a dos años antes para entender cómo es que Menotti aterrizó en un territorio donde el “soccer” no era un deporte de primera línea y donde la prioridad eran los bates, junto al aro y el tablero.

Luego de su paso por Rosario Central y Racing, el “Flaco” jugó su último partido con Boca en 1966, donde erró un penal que le costó el título frente al Real Madrid por la final de la Copa Mohamed en Marruecos. Después de tan significantiva derrota, Menotti no tuvo continuidad en el Xeneize por lo que en 1967 partió, junto a Julio Alas y Luis Maria Mas, a Nueva York para sumarse a los Generals. Además de no tener rodaje en Boca en ese momento, su salida del fútbol argentino también fue excusada porque, según el delantero nacido en Rosario, los clubes estadounidenses “pagaban una fortuna”.

En el año debut de Menotti en el extranjero, Los Generals disputaron la NPSL(National Professional Soccer League) que había sido recién fundada por la United States Soccer Federation en un intento de profesionalización del fútbol en Estados Unidos. El 22 de abril, el “Flaco” tuvo un estreno sensacional en su nueva liga: gol en los primeros 15 minutos de juego contra los Chicago Spurs, con el condimento especial de la localía en el Yankee Stadium. Además, el gol tempranero del argentino le permitió a la franquicia de Nueva York llevarse su primera victoria de la temporada por 2 a 1, sumado al gol del brasileño Addison Silveira que firmó el triunfo.

NASL-Luis Menotti

A pesar del firme comienzo de Menotti en la NPSL, su equipo no corrió con la misma suerte, ya que no lograron alcanzar la clasificación para los Playoffs. En su segunda temporada, la liga se terminó convirtiendo en la North American Soccer League y llegaron a competir hasta 17 franquicias(equipos) para su edición de 1968. En otro campeonato para el olvido, el equipo neoyorquino finalizó en la tercera posición de la Atlantic Division y no consiguió sumar el trofeo a su vitrina. Pero a comparación de la primera, en la segunda temporada un suceso cambiaría el rumbo de la carrera del “Flaco”.

En un amistoso a mitad de temporada, los Generals jugaron uno de los partidos más importantes de su corta y precoz historia: en su gira por Norteamérica, lograron programar un amistoso frente al extraordinario Santos de Pelé. Cesar Luis Menotti vio una oportunidad única e irrepetible y no la desaprovechó. En un partidazo y en un triunfo histórico, la franquicia de Nueva York se llevó el triunfo por 5 a 3 de local y el “Flaco” demostró tal destreza y habilidad para el juego que su actuación, con gol incluido, quedó marcada en la retina de los brasileños. Santos le ofreció un contrato de tan solo 3 meses al argentino, ¿pero cómo decirle que no a Pelé?

César Luis Menotti: Pelé es el más grande de todos los tiempos

La petición del equipo brasileño sedujo a Menotti y hasta le cambió su ideología en lo que significaba en realidad el fútbol para él: Ya no me importaba la plata, hubiera pagado para irme porque ya tenía la cabeza en ser entrenador y una de las mejores formas de aprender era vivir con esos tipos que ganaban todo”, declaró el futuro director técnico que cambiaría la AFA para siempre. Aquel trimestre de 1968 le bastó al argentino para entender la magia y elegancia que “O Rei” exhibía con un balón bajo su suela. 

Años más tarde, luego de hacer historia al darle a Argentina su primera Copa del Mundo como entrenador y habiendo presenciado a Maradona, el “Flaco” siempre defendió una postura poco usual para un argentino promedio. El 29 de diciembre de 2022, el día del fallecimiento del astro brasileño, el canal TN se comunicó con Menotti y las primeras palabras que salieron de su boca fueron un sinfín de elogios para uno de los jugadores más importantes y talentosos que tocaron una pelota con sus pies: “Para mi el más grande de todos los tiempos, único e incomparable. Yo tuve la suerte de verlo todos los días. Los más grandes de la historia de nuestro fútbol aparecían en cada minuto con las cosas que hacía Pelé. Es muy difícil que aparezca otro como él”. Como también es muy difícil que aparezca otro Cesar Luis Menotti.

 

Menotti, táctica y estrategia del Mundial ’78

Por Renata Btesh

La asunción de César Luis Menotti como entrenador de la Selección Argentina en 1974 marcó el inicio de una era memorable en el fútbol argentino. Dejó una huella imborrable al liderar a la Selección nacional hacia la gloria en el Mundial de 1978, celebrado en Argentina. Aunque su trayectoria empezó con tropiezos, como la temprana eliminación en primera ronda en la Copa América de 1975, su visión táctica y su compromiso con el juego ofensivo lo convirtieron en un líder indiscutible.

La Copa del Mundo se desarrolló en Argentina, entre el 1 de junio y el 25 de junio de 1978. El torneo fue disputado en seis estadios, repartidos en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Mar del Plata, Córdoba y Mendoza. La fase inicial consistió en cuatro grupos clasificatorios, donde los dos mejores equipos de cada grupo avanzaron a la segunda fase. En esta etapa se definieron los finalistas, siendo los Países Bajos, ganadores del Grupo A, y Argentina, que se clasificó liderando el Grupo B. Fue un partido muy disputado en el que los equipos debieron ir a tiempo suplementario, ya que en los 90 minutos habían empatado 1 a 1. Con un gol de Daniel Bertoni, y un doblete de Mario Kempes, que fue la figura del equipo y reconocido como mejor jugador del torneo, la albiceleste se impuso por 3 a 1 y levantó la copa por primera vez.

El Matador' Kempes en el Mundial 1978 - CONMEBOL

En el Mundial del 78, Menotti utilizó el 4-3-3. En su libro “Fútbol. Juego, deporte y profesión”, publicado junto con la revista El Gráfico, el entrenador expuso una de sus ideas más representativas: “Prefiero los conceptos por encima de los esquemas. Cada posición adquiere su real dimensión cuando se mira con vistas al funcionamiento del equipo”. Otra idea clave de su filosofía era la reducción de espacios al rival, conocido en Argentina como “el achique”. Esto se basaba en la aplicación constante de la regla del fuera de juego, una estrategia que, cuando se ejecutaba correctamente, limitaba las opciones ofensivas del adversario.

Desde sus tiempos como futbolista, Menotti fue un defensor del juego ofensivo y de la generación de pequeñas sociedades entre los futbolistas. Priorizó la selección de jugadores con una excelente técnica individual pero que además demostraban un perfecto entendimiento del sentido colectivo del juego. No solo buscaba que fueran habilidosos, sino que también exigía que cada decisión tomada en la cancha contribuya al crecimiento colectivo del equipo.

La fase inicial del torneo presentó desafíos, pero Argentina logró superarlos con determinación. En la primera ronda, consiguió victorias contra Hungría y Francia, aunque sufrió una derrota ante Italia. Sin embargo, en la segunda fase, el equipo demostró su verdadero juego con triunfos contundentes sobre Polonia y Perú, y sacó un empate ante Brasil, el clásico sudamericano. Menotti contó en una entrevista con el canal de Youtube Memoria Abierta qué era lo mejor que tenía ese equipo:  “El juego. Todos tenían buen pie. Olguín podía jugar de 9; Galván ni te cuento, en la final sale gambeteando de adentro del área. Passarella lo mismo… Tarantini. Ardiles era un futbolista excepcional.Teníamos una manera de recuperar la pelota impresionante, con dos tipos que fueron muy importantes como Ortiz y Bertoni que ayudaban achicando los espacios. Era un equipo invencible.”

Imagen Los titulares de Argentina en la final; arriba: Daniel Passarella (C), Daniel Bertoni, Jorge Olguín, Alberto Tarantini, Mario Kempes y Ubaldo Fillol; abajo: Américo Gallego, Osvaldo Ardiles, Leopoldo Luque, Oscar Ortiz y Luis Galván.

Sin embargo, el éxito deportivo se vio ensombrecido por la dictadura militar que transitaba Argentina en aquel momento. El 24 de marzo de 1976, al mismo tiempo que se concretaba el golpe de Estado y la dictadura militar irrumpía en el poder, la Selección le ganaba 2-1 a Polonia en Chorzow. Ese día, la Junta Militar permitió que la televisión transmitiera sólo dos cosas: los comunicados oficiales y el amistoso de Argentina. A raíz de esto, “El Flaco” aseguró que el Mundial no fue valorado como se merecía: “Fue una miserable infamia de los que después se hicieron los revolucionarios y durante el Mundial 78 transmitían los partidos con Videla en los oídos. Realmente es una vergüenza no reconocer todo lo que hicieron esos jugadores, que jugaron gratis toda la vida, que nunca cobraron un premio. Le donamos un millón trescientos mil dólares a la AFA por un amistoso que organizamos nosotros porque no lo querían ni hacer porque decían que daba pérdidas. Y con esa plata hicieron el predio que está en Ezeiza.”

 

 

Signorini: “Menotti era el tipo que más me había sorprendido”

Por Victoria Leccadito

Cesar Luis Menotti fue indudablemente uno de los emblemas más importantes que tuvo el fútbol argentino ya que, no solamente fue el autor de un equipo inolvidable como el de Huracán en el 73´, o quien llevó al seleccionado argentino a lo más grande del mundo en la Copa Mundial de 1978, sino que además inculcó una ideología humana en la cual el fútbol no es solo una gran máquina de ingresos y más bien un deporte limpio, que no muchos promueven hoy en día.

A su lado siempre estuvo la gran figura de Fernando Signorini, expreparador físico de la Selección Argentina y entrenador personal de Diego Armando Maradona, a quien conoció 41 años atrás en España cuando era el DT del Barcelona. El deseo de Signorini era conocer al hombre que más lo había seducido con su creencia de que el fútbol tiene que ser una maravillosa excusa para ser feliz, además de que ganar es importante, pero más son los medios que se utilizan para lograrlo. 

Gracias a la invitación por parte del profesor Ignacio Levy, estudiantes de tercer año de Deportea tuvieron la oportunidad de escuchar aquellas anécdotas y enseñanzas que El Profe tiene para contar, además de una detallada descripción sobre la vida de Diego y como él estuvo a su lado para realmente ayudarlo a diferencia de otros que celebraban sus logros y callaban en los tropiezos. 

Comenzó la charla haciendo hincapié en aquellos estudiantes que quieren dedicar su vocación al ambiente del fútbol, aconsejándoles ir al lugar donde nacieron las grandes promesas del mismo: La Villa 21-14 en Zavaleta. Allí donde realmente se ve el esfuerzo de los chicos por llegar a lo más alto, toda su dedicación y sacrificio por una vida mejor, sin olvidarse de quienes viven en las mismas condiciones que ellos. Justamente esto fue algo que le dijo a Maradona, que tenía que ser fiel al hecho de haber nacido en la villa, ya que, de lo contrario, seguramente se habría dedicado al polo. Algo parecido a lo que el Flaco le respondió a René Houseman cuando este admiró la fuerza de los jugadores alemanes en un entrenamiento que presenciaron: “¿Fuertes?, No digas bobadas, si a cualquiera de esos rubios lo llevamos a la casa donde usted creció, a los tres días lo sacan en camilla. Fuertes es usted que sobrevivió a toda esa pobreza y juega al fútbol diez mil veces mejor que esos tipos”.

Continuó hablando, entre otros temas, acerca de los jugadores de la actualidad y el sistema perverso del profesionalismo que los quiere “estúpidos, vulgares y tramposos”. Cómo hoy el fútbol se volvió un negocio en el cual solo importa ganar sin medir las formas, porque con el éxito viene la recompensa valuada en millones de dólares. Un sistema en el cual los niños piensan más en el dinero que ganarían como profesionales para gastarlo en autos lujosos, mujeres o fiestas, en vez de disfrutar del deporte y aprender de lo que él mismo le enseña. “La mejor forma de educar o aconsejar a un niño es con un beso, un mimo, un abrazo, o mismo preguntarle sobre su familia”, remarcó Fernando ante la duda de uno de los estudiantes sobre cómo se lo podría acompañar a un chico en su sueño de ser futbolista. 

Por último, recordó al primer entrenador campeón del mundo y confesó que detrás de esa gran coraza de 1,93 metros, existía un “tierno oso de peluche” cuya sensibilidad era su arma fundamental para haber logrado todo lo que se propuso. Cómo este encarnaba a través de sus manos a un encantador de serpientes porque, además de utilizar su notable voz para seducir, lograba transmitir con total claridad lo que pensaba y llegar a todo aquel que lo presenciara.

El camino del Girona, entre lo tradicional y lo moderno

Por Juan Cruz Magri

Para llegar a un lugar donde uno nunca estuvo, hay que hacer cosas que uno nunca hizo. Un poco de esto y un poco de aquello. Esto fue lo que ocurrió con el club que sorprendió a propios y ajenos en esta temporada.

El Girona Fútbol Club, miembro del City Football Group, está completando una campaña que quedará en los libros de historia del fútbol español y en el recuerdo de los poco más de 100.000 gerundenses. Una pequeña ciudad que se ubica en el noreste de España, en la región de Cataluña, es el hogar de un humilde cuadro que lleva su nombre.

Tras una vida deambulando por las categorías del ascenso y sin haber pisado una sola vez la Primera División hasta hace siete años, hoy cuentan con un presupuesto similar al de clubes grandes de su país. Si bien es cierto que en la última década se acercó uno de los principales inversores a nivel global para ser parte del proyecto, no fue todo tan sencillo para los catalanes. Para comprender tal fenómeno, es necesario volver a los orígenes.

Fundado en 1930, Girona es uno de los clubes más modernos -o jóvenes- de La Liga. Tras su creación, en busca de un emblema que los represente, el 1 de agosto de ese año, el Ayuntamiento autorizó al club a que pudiera hacer uso del escudo de la ciudad en sus distintivos. Para la temporada 1930-31 el nuevo equipo comenzó jugando en la segunda categoría del campeonato catalán y disputó su partido ante el Colònia Artigas, que terminó en un empate por 1-1.

Luego de dos temporadas en el torneo regional, Girona consiguió el ascenso a la Tercera División y, de manera consecutiva, a Segunda. Fue un éxito y una revolución para el modesto conjunto catalán que, además, logró clasificar a la ronda final en la que seis equipos se repartieron dos plazas para la máxima categoría. Finalmente, fueron el Celta de Vigo y el Zaragoza los ascendidos.

Tras varias décadas en las que el equipo gerundense estaba entre Tercera y Segunda División B, Girona encadenaría dos ascensos seguidos entre 2006 y 2008. Hasta ese momento, era un club más del montón. En la temporada 2006-07, el Girona FC terminó como segundo clasificado de su zona de Segunda División B, con lo que se garantizaba disputar el ascenso, consiguiendo una plaza para jugar en Segunda división al vencer en el mano a mano a la RSD Alcalá.

En la temporada 2007-08, bajo las órdenes de Raül Agné, el equipo logró terminar primero en el Grupo III de Segunda B y ascendió a Segunda División, tras 49 años de ausencia, al vencer en el “play-off” de ascenso en semifinales al Barakaldo CF y en la final a la AD Ceuta. Luego de esta hazaña, el Girona se consolidó en Segunda División, de tal forma que se mantuvo en la categoría hasta la temporada 2016-17, en la cual quedó subcampeón y ascendió a Primera División, por primera vez en su historia.

El club se convirtió en sociedad anónima deportiva el 30 de julio de 2009. En primer lugar, el grupo de empresarios locales integrado por Ramón Vilaró, Joaquim Boadas y Josep Delgado fue quien compró el 72% de las acciones. Una de las grandes medidas que tomaron estos inversores fue blindar a sus jugadores. Por lo tanto, estos ya representarían un patrimonio para la institución. Antes, cualquier club podía llevarse a los jugadores por menos de 50.000 euros. Elevaron el valor de sus jugadores al millón e incluso más.

El Girona Fútbol Club ascendió a la Primera División por primera vez en su historia el 4 de junio de 2017 tras empatar 0-0 con el Real Zaragoza en el Estadio Montilivi, a falta de una fecha para finalizar la temporada en un meritorio segundo puesto. El 23 de agosto de 2017, el club fue adquirido en partes iguales por el City Football Group y el Girona Football Group, que tendrán el 44,3% de las acciones cada uno, el otro casi 12% quedó en manos de los pequeños accionistas. El City Football Group es propietario del Manchester City FC, el New York City FC, el Club Atlético Torque, el Club Bolívar, y también otros clubes de fútbol.

Una de las primeras reformas para afrontar el estreno en la máxima categoría fue la ampliación provisional del estadio a 13.286 localidades. El Ayuntamiento invirtió €1.200.000 del fondo estatal de inversión local para la remodelación del estadio y las nuevas tribunas. Apenas dos temporadas más tarde, volvieron a Segunda.

En junio de 2022, de la mano de Michel Sanchez, uno de los máximos ídolos en la historia, el club consiguió volver a la elite del fútbol español. Si bien el principal objetivo era conservar la categoría, tan solo dos puntos lo separaron de jugar la UEFA Conference League, que hubiese significado su debut en competencias internacionales.

En la temporada actual, también afrontaron el desafío con el mismo norte. Un descenso en esta etapa de pleno crecimiento y desarrollo económico sería fulminante. El City Group y su capital fueron fundamentales para la conformación del plantel. Para esta campaña, realizaron fichajes récord como el del ucraniano Artem Dovbyk por 7 millones de euros o el del joven venezolano Yangel Herrera, proveniente de la Premier League, por una cifra similar. También concretaron ventas como la de Oriol Romeu al Barcelona por 4 millones o la del uruguayo Santiago Bueno, que llegó al Wolves por 12 millones.

En los últimos meses, la ciudad vivió un clima de revolución y júbilo sin precedentes. Similar al caso Leicester City en la temporada 2015.16; o lo ocurrido en Leverkusen con el Bayer 04 este año. Los gerundenses lograron vencer a clubes como el Atlético de Madrid o el Barcelona. Consiguieron incomodar, por lo menos durante unos meses, al Real Madrid en su camino al título. Aseguraron su participación en, como mínimo, la Europa League de la próxima temporada y están en puestos de Champions. En fin, una hazaña de uno de los equipos más jóvenes del fútbol español.

Futbol ciego: empatía, juego y pasión

Por Guadalupe Marcati

En el folklore del fútbol, hay frases cotidianas que uno repite cuando juega…”Fijate a donde das el pase”, “Te vi solo por eso te la pasé”,  “Mírame que estoy libre”, son lo que uno considera normales. Pero… ¿Si estas frases son dichas por una persona no vidente?.

Día nublado en Palermo, la Plaza República del Ecuador se llenó de personas. Se escuchaban distintos idiomas, había puestos de comida, de suplementos deportivos. La tercera edición de “Unión Europea Bs As Run” fue organizada por la sede argentina de la entidad geopolítica que lleva el nombre de la carrera en la que participaron cerca de 12.000 personas. Entre ellas María, profesora de educación física de Lanús, que se acercó para acompañar a su hijo Ariel, quién decidió seguir los pasos de su madre. Al finalizar la carrera aprovecharon y observaron las distintas actividades que proponía el evento: Beach voley, handball y fútbol.

Este último, inventado en Inglaterra pero el más “argento” de todos, fue el que más llamó la atención de los presentes. Una cancha marcada por un pelotero, dos arcos chicos. Dos contra dos. No por la “coca” sino por la experiencia de que te gambetee un campeón del mundo.

Oscar Moreno mostró su destreza complementada por su simpatía. Fue campeón del mundo en 2002 y 2006, medallista paralímpico en Atenas 2004 y campeón de América en 2005. Allí estaba, enseñando que su deporte es más complejo que cualquiera. Acompañado por el jugador de River Plate, Vicente Zuccala y dos integrantes de la selección argentina, Miguel “Juja” González y Nazareno Villamayor Greco, brindaron una experiencia empática con quienes participaban de su actividad. No estaban solos, los acompañaba Mateo Díaz Raful, arquero de Huracán. Con su voz imponente, templanza y rapidez mental guiaba a los futbolistas dentro y fuera de la cancha. Mateo era el líder, pero no nato. “Jamás lo fui, aprendí a serlo. Soy los ojos de mis compañeros, si no sabía guiar, liderar, no podría jamás dedicarme a esto. Me adapté y soy mejor deportista gracias a ellos”, reconoció.

Reconocer, rapidez, templanza. Si, son palabras que utilizamos como en este texto con mucha fluidez. Pero para un no vidente son tres virtudes fundamentales. Momento de que la gente los conozca, que ellos conozcan. La entrada en calor en primera instancia fue caminar, distinguir, tocar, analizar mentalmente el sector de juego, después vino la activación muscular. Una vez listos, jugaron entre ellos. Dos contra dos. Oscar y “Vicen”, histórico de los Murciélagos y uno de los valores del “Millonario”, se enfrentaron al presente de la selección, Naza y “Juja”. Lo hicieron parecer fácil. Pases, toques, silencio fuera y gritos dentro. Respeto. El árbitro era la persona más capacitada del país. Enrique Nardone, primer entrenador de fútbol para ciegos en Argentina y uno de los creadores del reglamento que hasta hoy sigue vigente. “¿Quién se anima?” decía el juez mientras se acercaba con simpatía a convencerte de que juegues. “Vivan la experiencia que no se van a arrepentir” y así fue como los presentes formaban tríos. Uno al arco y dos a jugar.

El partido entre los futbolistas profesionales lo ganaron Oscar y Vicente, así que se quedaron en el campo de juego a enfrentar a los retadores. Otra vez, dos contra dos. Cuatro minutos divididos en dos tiempos. El primero cada uno jugaba con sus condiciones, en el segundo era la experiencia de la que hablaba “Quique”. Los que se animaban a desafiarlos debían ponerse los antifaces y jugar sin uno de los sentidos. Sin visión y afinar el oído. La escucha es fundamental pero no es solo eso. La orientación espacial, el reconocimiento del lugar, todo lo que los jugadores habían hecho antes de la movilidad articular.

Cada partido no solo era una experiencia sino un aprendizaje. Enrique y Mateo, cada uno desde su rol enseñaban cómo se jugaba. La importancia de gritar “VOY”, fuerte y claro. Aquel que no avisaba, era advertido. Al momento de terminar el partido quienes se sacaban el antifaz, abrazaban a los jugadores, los felicitaban, les agradecían. María y su hijo se animaron; jugaron contra Naza y “Juja”. Risas, cuidado, dudas, preguntas. Todo eso en cuatro minutos. Quique tocó el silbato y dijo: “María, Ariel, pónganse los antifaces” y desde afuera Oscar gritó: “Ahora los quiero ver” causando risas entre los presentes. Cada vez que uno de los chicos tocaba la pelota era un lujo verlos. Pases, gambetas, giros, caños. Fútbol pibe, el del barrio. Pero con esa maravilla de saber que ellos tienen una complejidad mayor y juegan mejor que cualquiera de los presentes. Cuando terminó su juego, la mujer de Lanús lo hizo con una sonrisa, miró a quienes estaban en ese lugar y expresó: “es realmente maravilloso, que feliz estoy de haber venido”. 

Varias personas que los enfrentaron, salían y se reunían entre ellos a hablar de la experiencia. Un señor canoso asombrado comentó que “lo que hacen ellos es maravilloso, dos minutos no tuve visión y por segundos me desesperé; ellos conviven con esa sensación e incluso pareciera que no la tienen”. Ariel salió de la cancha con satisfacción, si bien conocía del tema porque estudió la ceguera en el deporte, se sorprendió con la facilidad que se adaptaron. Él y su mamá sabían de la convocatoria de los jugadores pero “la verdad que no sabíamos que iba a ser una experiencia tan interesante, sentimos un orgullo muy grande por lo que hicieron”, reflexionó.

Mientras tanto, los partidos seguían. La gente que no hablaba en esas pequeñas reuniones, observaba, se asombraba y aplaudía. En cada uno se escuchaba algún chiste. “Ahora cambiamos” decía Quique cuando invitaba a los retadores a taparse los ojos. “Ahora vemos nosotros” dijo Vicente. Humor. Era una de las tantas características con la que se comunicaban. Cuando no les tocaba jugar, las personas se acercaban a hacerles preguntas y ellos respondieron contentos pero con seriedad. Estaban cumpliendo un objetivo: difundir su deporte. Nazareno sonreía mientras manifestaba: “La gente tenía muy buena predisposición. Desde el primer momento en el cual estaban en silencio, afuera de la cancha viendo y disfrutando de la entrada en calor y de los distintos partidos; incluso también, las personas que se animaron a participar con muchas ganas y buena voluntad”. 

Al terminar “Quique” Nardone estaba algo emocionado. “Yo estoy desde el inicio del deporte y ver cuánto creció es satisfactorio. Son deportistas de élite pero sobre todo grandes personas, humildes”, decía mientras aflojaba sus hombros en señal de que se cumplió el trabajo. Por su parte Mateo contaba que él es uno más en el grupo . En la cotidianeidad del equipo toma mates, charla, se divierte porque son personas, amigos, compañeros. Su banda. Cuando la jornada terminó, él era uno más, no un simple guía que acompañaba a los chicos al auto.

En su vuelta a Parque Patricios demostraba satisfacción. En esa caminata, desde la Plaza República del Ecuador hasta Juan B. Justo y Santa Fe, donde está la estación Palermo del subte “D”, analizó cada situación: “La gente tiene que entender. Lo que ellos hacen es un deporte de alto rendimiento y deben reconocerlo más. Por eso es importante que se hagan estas jornadas. Cuando viven la experiencia y logran comprender que lo que hacen es espectacular, se van como se fueron. Con el corazón lleno y con la cabeza abierta. Lo de este domingo es fundamental para que la gente tenga algo tan básico, simple y lindo como la empatía”. La gente la tuvo y la multiplicó, por eso había satisfacción en todos. Mateo en forma de chiste caminó hacia el subte con su mochila, guantes en mano, cerró los puños, sonrió y expresó: “Misión cumplida”.


***

“Estamos acostumbrados a poner plata de nuestro bolsillo para viajar”

Por Alan Bretschneider

La selección argentina masculina de Hockey Pista se consagró campeona por segunda vez consecutiva del Torneo Panamericano en Calgary, Canadá, y consiguió la clasificación al Mundial 2025, que se llevará a cabo en Croacia. Sin embargo, una semana antes de la competencia, la Confederación Argentina de Hockey le avisó a los jugadores que no iban a poder viajar por falta de presupuesto, por lo que se vieron obligados a movilizarse en las redes sociales para encontrar una solución. Gracias al apoyo de varios deportistas, sobre todo de parte de Las Leonas y Los Leones, el reclamo llegó a Aníbal Fernández, presidente de la CAH, quien se encargó personalmente de buscar los auspiciantes que estuvieran dispuestos a financiar el traslado de toda la delegación. 

CONFEDERACIÓN ARGENTINA DE HOCKEY

Joaquín González, integrante del equipo campeón en Canadá (foto), contó, en una entrevista realizada en el Club Ducilo de Berazategui, lo sucedido en la previa del torneo: ‘‘Cuando Aníbal (Fernández) decidió hacerse cargo, la plata apareció rapidísimo. Si tiene que hacer lo mismo para el Mundial del año que viene, su colaboración será otra vez bienvenida y agradecida’’. Además, agregó: ‘Nosotros estamos acostumbrados a poner dinero de nuestro bolsillo para viajar. Lo más sano sería que las entidades deportivas se hagan cargo de esto, porque es lo que corresponde’’.

FOTO : CONFEDERACIÓN ARGENTINA DE HOCKEY

González, quien también formó parte del plantel ganador del Oro en el Panamericano de 2021, en Estados Unidos, describió la realidad del deporte en los últimos tres años: ‘Cada vez que termina un torneo imaginamos que es el momento de que cambien las cosas, pero nunca sucede. Entendemos que la única manera de afrontar lo que viene es prepararse cada uno por su cuenta’’. En sumatoria, explicó que los resultados positivos recientes son la consecuencia del esfuerzo individual de cada jugador en sus respectivos clubes, los cuales en Argentina son amateurs. ‘‘Muchos se tienen que ir a jugar la temporada Indoor a equipos europeos porque acá no hay apoyo, nivel o estructura acorde’’, recalcó. De los 12 convocados al último torneo, hay seis que juegan en Europa, cuatro que disputan el Torneo Metropolitano de hockey sobre césped -incluído el entrevistado- y sólo dos que pertenecen a equipos de pista argentinos.

Para Joaquín, la profundización de ésta y otras problemáticas que se dieron en el último tiempo se deben a la inoperancia e ineficiencia de algunos de los dirigentes que representan al deporte. ‘‘Hay gente que piensa más en sostener un puesto y aparecer en algún logro que en el desarrollo del hockey’’, sentenció, y sugirió, como una posible solución en el corto plazo, que la Confederación se encargue de satisfacer las necesidades del cuerpo técnico, ya sea en relación a mejorar los espacios de entrenamiento como también a la organización de giras internacionales para llegar a las competencias en un buen ritmo. ‘‘Se está planificando viajar a Europa un mes antes del mundial para disputar algunos amistosos. Esperamos que se pueda concretar sin complicaciones’’, comentó.

Por su parte, González afirmó que una mayor difusión desde los medios de comunicación ayudaría a que esta disciplina sea más conocida, y por consecuencia, que la práctica del deporte empiece a expandirse. ‘‘El hockey pista llama mucho la atención en la gente que lo ve por primera vez. Estoy seguro de que mientras más nos difundan, a más personas les va a interesar’’ puntualizó. En adición, subrayó la importancia de la prensa deportiva: ‘‘Lo que más nos ayuda es que nos llamen y nos hagan notas. Más allá de lo que hagamos en la cancha, dependemos mucho del periodismo’’. 

FOTO: PRENSA CAH

Por otro lado, el jugador del Club Ciudad de Buenos Aires explicó de qué manera su experiencia en el hockey sobre césped influye en su juego en el formato indoor, y viceversa: ‘‘En el césped tengo más experiencia, lo que me permite trasladar a la pista la lectura del juego y de los espacios, mientras que el indoor me brinda destreza en los espacios reducidos y el juego de área’’. Además, puntualizó en que ambas disciplinas se complementan y vale la pena aprender lo mejor de cada una. Facundo Navarro y Juan Eleicegui, el capitán y figura del seleccionado nacional, son los otros dos campeones del Panamericano con quienes comparte plantel en el Muni.

Finalmente, Joaquín González, que también es entrenador en las divisiones juveniles del Club Ciudad, reflexionó sobre el futuro del deporte en Argentina: ‘‘Los chicos vienen cada vez mejor físicamente, los veo muy profesionales y competitivos. Se vienen años de mucho crecimiento’’. Ratificó, también, la importancia de que en este proceso de formación exista un acompañamiento constante de la Confederación, las asociaciones de las provincias, los árbitros, los clubes y los mismos familiares de los jóvenes deportistas.

 

Futbol olímpico argentino, una historia de oro y de barro

Por Juan Manuel Aquaro

El 28 de agosto de 2004, la selección argentina de fútbol masculino alcanzó la gloria al obtener por primera vez la medalla dorada en una competencia olímpica. Se cumplirán 20 años del día en que los dirigidos por Marcelo Bielsa pasaron a formar parte de los libros de historia. Faltan pocos meses para que se inicien los Juegos Olímpicos de París, en los cuales el seleccionado intentará quedarse con su tercera presea de oro. El lapso sin ganarla es de dos décadas en donde la relación entre la AFA, jugadores y entrenadores no siempre fue la misma.

Coronados de gloria

En 2004, los dirigidos por Bielsa llegaban con la ilusión de hacer un buen papel y conseguir su primera dorada en la historia. A pesar de la fallida experiencia en el Mundial de Corea del Sur y Japón en 2002, en donde el seleccionado quedó eliminado en fase de grupos, Bielsa fue respaldado por la AFA para que renueve y continúe en el cargo de entrenador. La selección venía de perder la final de la Copa América de Perú ante Brasil, por penales, luego de empatar 2 a 2 en tiempo reglamentario. Algunos futbolistas destacados que integraron aquel equipo fueron: German Lux, quien mantuvo el arco en cero; Fabricio Coloccini; Javier Mascherano  y Carlos Tévez, el goleador con ocho tantos, mientras que los tres mayores fueron Gabriel Heinze, Roberto Ayala y Cristian el “Kily” González. 

Argentina integró el Grupo C junto a Serbia y Montenegro, Australia y Túnez y quedó primera. En los cuartos de final superaron ampliamente a Costa Rica, por 4 a 0 con  Hat-Trick del “Apache”. La semifinal fue victoria ante Italia por 3 a 0 y la final ante Paraguay, disputada en el Estadio Olímpico de Atenas, terminó 1 a 0 a favor del conjunto nacional con gol de Tévez.

La albiceleste lograba así su primer oro olímpico en fútbol aquel 28 de agosto, un día histórico debido a que el seleccionado masculino de básquet también se hizo de la presea de oro, tras vencer a Italia por 84 a 69. El equipo de Bielsa se coronó con la valla invicta, 17 goles a favor y todos los partidos ganados.

Argentina hace historia y obtiene su primera medalla dorada en fútbol masculino, en un Juego Olímpico. Gentileza: El Gráfico.

La segunda llegó en Pekín

Pocos días después de la consagración en Atenas, Argentina venció a Perú por 3 a 1 en Lima, en el marco de las Eliminatorias rumbo al Mundial Alemania 2006. El 14 de septiembre el DT sorprendió en conferencia de prensa al renunciar al seleccionado. “Noté que la energía que exige absorber todas las tareas de ser entrenador ya no estaban”,manifestó Bielsa. Lo erto es que el técnico había confeccionado la lista de jugadores y le molestó que el Valencia e Inter se negaran a ceder a Pablo Aimar y Juan Sebastián Verón, pese al reglamento FIFA. Bielsa le comunicó la situación al presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona, con la intención de que se le haga una sanción a los clubes. El mandamás no le dio mucho valor a la petición, lo que provocó que el entrenador haya puesto su renuncia a disposición. La relación entre ambos no siempre fue la mejor y esta situación, sumado a que la AFA le debía dinero a Bielsa, desencadenó en su partida de la selección.

Grondona respaldó a Bielsa luego de Corea del Sur y Japón 2002, aunque tenían diferencias en su relación. Gentileza: La Nación.

José Néstor Pékerman, quien había ganado tres mundiales Sub-20 como entrenador de la albiceleste, fue el elegido por la AFA para tomar las riendas de la selección, con la mira puesta en Alemania 2006. Argentina quedó eliminada en cuartos de final, a manos del local, tras el 1 a 1 en el tiempo reglamentario y perder 4 a 2 en los penales. Luego de lo sucedido en el Mundial, Pékerman también renunció al seleccionado.

En 2008, el seleccionado nacional llegó a los Juegos de Pekín con Sergio “Checho” Batista como entrenador, quien había sido campeón como jugador, en el Mundial de México 1986. Aquella lista de Batista gozó de una camada de futbolistas que serían determinantes para el futuro de la selección: Sergio Romero; Ezequiel Garay; Pablo Zabaleta; Fernando Gago; Ever Banega(y los delanteros y goleadores argentinos en el torneo con dos goles); Ezequiel Lavezzi;  Ángel Di María; Lionel Messi y Sergio Agüero. Los tres jugadores mayores citados por el Checho fueron Nicolás Pareja, Juan Román Riquelme y Javier Mascherano, quién ya había sido campeón en Atenas 2004.

Argentina terminó puntera del Grupo A, tras ganar sus respectivos encuentros ante Costa de Marfil, Australia y Serbia. En cuartos de final superó 2 a 1 a Holanda, con gol de Di María en prórroga tras el empate 1 a 1 en los 90 minutos. En semifinales derrotó ampliamente a Brasil con un resultado final de 3 a 0, mientras que en la final fue victoria ante Nigeria, por 1 a 0 con gol del “Fideo”, en el Estadio Nacional de Pekín. La albiceleste lograba su segunda medalla dorada en fútbol masculino en los Juegos Olímpicos.             El seleccionado argentino festeja la segunda medalla dorada olímpica de fútbol masculino en su historia. Gentileza: El Ciudadano.

A Colombia pero no a Londres

Tras la consagración en Pekín, Batista siguió en su cargo como entrenador del Sub-20. Argentina disputó el Sudamericano de Venezuela en 2009, donde no pudo clasificar al Mundial de Egipto. Luego de lo acontecido el Checho tomó las riendas del seleccionado mayor, debido a que la AFA no quiso renovar el contrato de Diego Armando Maradona, tras el Mundial Sudáfrica 2010. Walter Perazzo, quien era ayudante de Batista, fue el encargado de dirigir el Sub-20.

El foco estaba puesto en el Sudamericano de Perú de 2011, cuyo objetivo era conseguir una de las dos plazas olímpicas y clasificar al mundial de la categoría, a disputarse en Colombia. El seleccionado clasificó al hexagonal final luego de quedar puntero en el Grupo A y, aunque logró el pasaje a Colombia tras terminar tercero, no le alcanzó para jugar los Juegos Olímpicos de Londres. Algunos jugadores que integraron la nómina en aquel Sudamericano fueron Esteban Andrada; Bruno Zuculini;Facundo Ferreyra, goleador del equipo con cuatro tantos; Nicolás Tagliafico y Germán Pezzella, ambos campeones del mundo en Qatar 2022. En el Mundial de Colombia, Argentina llegó hasta cuartos de final, en donde quedó eliminada por Portugal a través de los penales(5-4), luego de empatar 0 a 0 en el tiempo reglamentario.      

Los jugadores argentinos decepcionados luego de no conseguir la plaza a los Juegos Olímpicos de Londres. Gentileza: TN Deportivo.

El Vasco hizo lo que pudo

La selección mayor perdió la final del Mundial de Brasil 2014 por 1 a 0 contra Alemania, en la prórroga. Días después, Julio Humberto Grondona falleció a causa de una afección cardíaca. El presidente estuvo al mando de la AFA durante 35 años. El lugar vacante fue ocupado, interinamente, por Luis Segura, quien era el presidente de Argentinos Juniors. El 3 de diciembre de 2015 se realizaron las elecciones en AFA, donde los candidatos que se disputaban el poder eran Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo en aquel momento y Luis Segura. El resultado final fue bochornoso: 38 a 38 cuando votaron 75 asambleístas. La FIFA intervino a través de la creación de una Comisión Normalizadora, cuyo presidente fue Armando Perez, quien era el mandamás de Belgrano de Córdoba.

En términos futbolísticos Argentina fue subcampeón de la Copa América Centenario 2016, en Estados Unidos, luego de perder en los penales(4-2) contra Chile. La derrota tuvo como consecuencias la renuncia del DT Gerardo Martino y la del capitán Lionel Messi. El fútbol argentino recibía un golpe tras otro y se asomaban los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, sin tener un entrenador confirmado. Julio Olarticoechea asumió el cargo para entrenar a la albiceleste aunque los problemas no dejaron de parar. Muchos clubes se negaron a ceder a sus futbolistas por lo que el  “Vasco” tuvo que conformarse con los jugadores que tenía.

Argentina fue eliminada, prematuramente, en el grupo D, luego de quedar tercera por diferencia de gol, producto de una derrota por 2 a 0 ante Portugal, una victoria 1 a 0 contra Argelia y el empate 1 a 1 frente a Honduras. La crisis que transitaba el fútbol argentino impactó de lleno a este seleccionado,que tuvo jugadores que en el futuro serían parte de la selección mayor: Giovani Lo Celso; Manuel Lanzini y Ángel Correa, mientras que los mayores, en este caso fueron dos, Gerónimo Rulli y Víctor Cuesta.  

Ángel Correa luego de errar un penal para ponerse 1 a 0 ante Honduras. Gentileza: La Izquierda Diario.

El virus que paró el mundo y postergó Tokio

Con la vuelta consumada de Messi a la selección, el 29 de marzo de 2017 asumió Claudio “Chiqui” Tapia la presidencia de la AFA luego de ganar las elecciones. En el Mundial 2018 Argentina quedó eliminada en cuartos de final contra Francia, aunque la situación entre el plantel y el entrenador Jorge Sampaoli no fue del todo buena. Hubo rumores de peleas, un grupo que armaba el equipo y conflictos que abundaron desde que la selección pisó tierra rusa. Tras la renuncia del casildense, Tapia jugó una apuesta fuerte al poner al mando, interinamente, a Lionel Scaloni, quien había sido ayudante de Sampaoli.

El oriundo de Pujato hizo un gran papel en la Copa América de Brasil 2019, donde la Albiceleste llegó a semifinales y perdió ante Brasil 2 a 0 , en un partido envuelto en polémicas. Los Juegos Olímpicos 2020 eran lo próximo aunque la pandemia de Covid-19 iba a parar el mundo. A principios de 2020 apareció este extraño virus que mató a miles de personas, aislando al planeta por completo. El gobierno de Japón y el Comité Olímpico Internacional decidieron postergar los Juegos para el año 2021.

El público fue reducido en su capacidad a un 50% y la Villa Olímpica se adaptó a los cuidados necesarios para  impedir el avance del virus. Argentina llegaba a los Juegos Olímpicos luego de haber quedado segunda en el Sudamericano, disputado el año anterior en Colombia.

Fernando Batista, hermano del Checho, fue el entrenador que dirigió al combinado nacional que integró el Grupo C junto a España, Australia y Egipto. Parejo fue el desenlace y Argentina no pudo clasificarse debido a que terminó tercera, con mismos puntos que Egipto pero con menor diferencia de gol. Las expectativas eran mayores a lo que sucedió ya que Batista contaba con grandes proyectos de futbolistas como lo eran Nehuén Pérez; Esequiel Barco; Pedro De La Vega; Adolfo Gaich y los campeones mundiales en Qatar 2022, Alexis Mac Allister y Thiago Almada. El único mayor que integró la nómina fue el arquero del Cádiz, Jeremías Ledesma y las ausencias fueron Julián Álvarez, ante la negativa de cederlo por parte de River Plate y el otro mayor que era Lucas Alario, quien sufrió una lesión muscular que lo dejó afuera.  El equipo argentino posando para los camarógrafos en un estadio vacío en Pekin. Gentileza: TyC Sports.

Efecto Qatar y el sueño de París

Argentina se coronó por tercera vez en su historia campeón mundial, en Qatar 2022. Lionel Scaloni, quien ya no era más interino, fue el entrenador con el que el capitán Lionel Messi pudo obtener su primera y tan ansiada Copa del Mundo. El rival fue Francia, que lo había eliminado en los cuartos de final de Rusia 2018 y tenía la posibilidad de ser bicampeón mundial. En un partido para el infarto y con superioridad en juego de la Albiceleste, con goles de Di María y Mac Allister, Argentina se fue al entretiempo ganando 2 a 0. Con doblete de Kylian Mbappe en dos minutos, el primero de penal y el segundo de jugada, Francia llevó el partido a la prórroga. En el tiempo extra Messi puso el 3 a 2 y Mbappe marcó el empate en el minuto 118, nuevamente de penal. Desde el tiro penal, la selección nacional se impuso 4 a 2, y se hizo de su tercera estrella tras Argentina 1978 y México 1986.

El 26 de julio se iniciarán los Juegos Olímpicos de París,  para los que el equipo dirigido por Javier Mascherano obtuvo la plaza tras vencer a Brasil por 1 a 0, con gol del delantero de Argentinos Juniors, Luciano Gondou, en el Sudamericano de Venezuela. El efecto Qatar provocó que varios campeones del mundo en 2022, se hayan manifestado con intenciones de competir por la medalla dorada. Emiliano “Dibu” Martínez; Nicolás Otamendi; Cristian “Cuti” Romero; Nicolás Tagliafico; Alexis Mac Allister; Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez admitieron que les gustaría estar en la cita olímpica. Javier Mascherano tendrá varias opciones con las que podrá contar. Argentina integra el Grupo B junto a Marruecos, Ucrania y el campeón de la Copa África (Sub-23).

Desde la obtención de la Copa América ante Brasil en el Maracaná, la Finalissima en Wembley contra Italia y el Mundial en tierras qataríes, el cuerpo técnico del seleccionado, la AFA y los jugadores se han mostrado muy unidos. La relación entre todos los componentes fluye adecuadamente, algo que no siempre ocurrió.              Los dirigidos por Javier Mascherano buscarán su tercera medalla dorada en París 2024. Gentileza: Canal 26.