lunes, abril 22, 2024

Las chicas del voley van por más

Por Iván Ezequiel García

La búsqueda por la igualdad de género, en el deporte, es cada vez más fuerte y así lo hacen notar las mujeres del vóley de nuestro país, a partir del colectivo Doble Cambio. A pesar de que ya se cumplieron varios objetivos, la meta es la “Profesionalización del vóley femenino”.
Todo comenzó en marzo de este año cuando representantes de la liga femenina de vóley, decidieron reunirse para dar forma a una agrupación que luche por la igualdad, el respeto y las condiciones dentro del deporte. Dentro de la reunión, como voces representantes de las más de 20 mil voleibolistas, se encontraban Natalia Espinosa, Antonela Curatola y Mariángeles Cossar.
“Esto comenzó desde hace un tiempo, pero en enero formalizamos un pedido con varios puntos a mejorar sobre la liga nacional y en marzo nos organizamos para conformar el colectivo”, comentó Curatola y agregó que el espacio que se generó fue más en torno a la visibilización, las denuncias, los reclamos y hasta la posibilidad de militancia.
El deporte femenino, de a poco, comienza a ganarse el lugar que se merece y Cossar cree que es el momento ideal para el vóley femenino:Con la semiprofesionalización del fútbol y nuestra clasificación a Tokio 2021 sería el puntapié inicial para empezar a exigir por nuestros derechos”.

Con cinco meses de actividad, el colectivo ya comienza a notar cambios, a pesar del parate por la pandemia. Arrancaron con la visibilización en las redes sociales: aparecieron denuncias como violencias simbólicas, mediáticas y hasta de trastornos alimenticios en el deporte. Además, a partir de la denuncia en el caso de Martín Castro por abuso sexual agravado, se logró un importante objetivo que fue la creación de una Secretaría de género en la Federación Metropolitana.Lo que se está logrando es muy bueno pero lo más importante es que alzamos la voz y empezamos a ser escuchadas”, comentó Espinosa.
La secretaría de género estará conformada por jugadoras, entrenadoras y árbitras bajo la
supervisión de la dirigente de Defensores de Moreno, Verónica Storino. Como principal paso a dar será la creación de un protocolo de prevención para situaciones de discriminación y violencia de género. También la implementación de capacitaciones para todas las personas que estén en el mundo del vóley femenino.
Las redes sociales tienen mucha importancia para la viralización de la lucha que hacen día a día y así lo cree Cossar: “Todo lo que es masivo es de suma importancia para nosotras. Desde que nos hicimos ver, nos llegan mensajes todos los días ya sea desde los medios hasta de las mismas jugadoras y clubes pidiéndonos capacitaciones en materia de género de distintos lugares del país”.
Además, agregó que no quieren privilegios por sobre la liga masculina, sino que estén en las mismas condiciones y con los mismos derechos. La profesionalización de la liga femenina de vóley es un deseo que todavía está lejos porque se
considera que antes se deben realizar algunos cambios para que pueda cumplirse dicho objetivo. Aún así, lo que se busca es que todas tengan lo mínimo e indispensable para poder competir en cada temporada. “Cada jugadora debe tener un vínculo formal con las instituciones, deben contar con obras sociales. Los equipos de la liga tienen que tener kinesiólogos y médicos a la altura de las circunstancias”, afirmó Curatola y además agregó que lo primordial sería que “todas podamos vivir del deporte que nos apasiona”.

A diferencia del vóley masculino, es difícil prender la televisión y disfrutar de un partido de la liga femenina y las representantes de Doble Cambio se expresan al respecto: “Es estrictamente patriarcal, a diferencia del vóley masculino, la cantidad de jugadoras federadas a nivel nacional duplican el número de varones. Desde la escuela ya comenzamos a jugar este deporte, nos clasificamos a un juego olímpico por segunda vez en la historia de las Panteras y allí van las mejores 12 selecciones del mundo. Aún así dicen que nuestro juego no vende, pero los invitamos a todos a ver un partido a estadio lleno, ya sea de la Liga Metropolitana o Liga Nacional y confiamos en que cambiarán de opinión”.

Los objetivos a corto plazo están muy claros, y es seguir avanzando con acciones. Formalizar más áreas de género, afiliarse a JuAVA (Jugadores Asociados del Vóley Argentino) para hacer más fuertes los reclamos y para que tengan un respaldo en el marco institucional. Pero lo más importante es que la Liga Femenina de Vóley siga creciendo cada día más. Por último, Natalia Espinosa agregó con certeza: “En algunas mentalidades, el deporte no es “cosa de mujeres” y queremos demostrar que año tras año ese concepto es tan arcaico como ridículo”.

 

Más notas