sábado, abril 13, 2024

Nacho Fernández, el Iniesta con brackets que duplica los pueblos

Por Agustín Guazzaroni

Diego Maradona y Juan Román Riquelme dijeron que es el mejor jugador del fútbol argentino. No es casualidad que sea futbolista. Su bisabuelo materno fue entrenador interino de Estudiantes de La Plata en la década del 50 y su padre jugó de enganche en el colegio San Agustín.

Aunque proviene de una familia de universitarios, sus padres médicos, su abuelo odontólogo y su tío ingeniero, Ignacio Martín Fernández prefirió jugar al fútbol y en 2005 con 15 años le apareció la oportunidad de irse a probar a Gimnasia y Esgrima La Plata, tras jugar en el Club Social y Deportivo Dudignac. En Gimnasia estuvo hasta 2011 para luego ser cedido a Temperley y jugar en la tercera categoría del fútbol argentino. Marcó 10 goles en 25 partidos y fue el goleador del equipo aquella temporada.

Al finalizar su préstamo en Temperley, volvió a Gimnasia para ser entrenado por Pedro Troglio y el técnico recuerda que con él no iba a jugar porque en su opinión jugaba muy bien, pero no trabajaba para el equipo. Al pasar los meses entendió lo que quería y logró hacer lo que le pedían. “Fue vital para el equipo, a tal punto, que en 2015 dije que era el mejor jugador del fútbol argentino con 25 años”, dijo Troglio. En su segundo ciclo en el conjunto platense jugó 115 partidos, marcó 17 goles y consiguió 19 asistencias.

Permaneció en el club hasta principios de 2016, cuando recibió un llamado a su celular de un número desconocido y le dijo a su novia que atendiera y dijera que estaba ocupado. Era Marcelo Gallardo. Luego de disculparse, hablaron pocos minutos y se convirtió en jugador de River a cambio de 2 millones de dólares.

El técnico de River lo citó varias veces al predio de Ezeiza para mostrarle videos de Carlos Sánchez y de Toni Kroos para mejorar su técnica. Con el conjunto de Núñez consiguió tres Copas Argentinas, dos Recopas Sudamericanas, una Supercopa Argentina y una Libertadores.

Sus compañeros de equipo le pusieron de apodo Iniesta por su parecido en la forma de jugar. Tuvo un breve paso por la selección Argentina, solamente fue parte de una gira del seleccionado en 2017 con Jorge Sampaoli como técnico. Jugo 20 minutos en un partido frente a Singapur que terminó 6 a 0 a favor del conjunto argentino.

El 23 de diciembre de 2017 se casó con Juliana, que está a cargo de una cervecería en La Plata, y se relaciona con el mismo grupo de amigos de hace muchos años. Entre ellos cuenta con algunos jockeys, porque es muy seguidor del turf. También practica otros deportes aparte del fútbol. Entre ellos está el paddle que lo juega cada vez que va a su pueblo. Otros deportes que le gustan son el golf y ping pong.

Una característica de Ignacio Fernández es que se lo vé siempre con brackets. Esto se debe a que cuando era niño solía quitárselos y tiene que seguir con el tratamiento a sus 30 años, aunque se encuentra ya en la fase final y en poco tiempo ya no los necesitará.

Luego de ser campeón de América con River en 2018, se organizó un partido entre amigos de Ignacio Fernández y ex jugadores de la zona en Dudignac para realizar un reconocimiento al futbolista. En consecuencia, a este acontecimiento se movilizaron alrededor de 2000 personas de las peñas de River cercanas a la localidad. Es la misma cantidad de habitantes que el pueblo posee.

Más notas