martes, febrero 20, 2024

Milagros Oliver, sueño de tripera

Facundo Guerreiro

17 de mayo cerca de las 17. Por la calle 53 viene caminando una chica con una botella de jugo naranja y una mochila colgando del hombro a paso corto. Ella es Milagros Oliver, volante central de Gimnasia La Plata, equipo revelación de la segunda división del fútbol femenino, que se consagró campeón y consiguió el ascenso a dos fechas del final. La tripera llega al banco de la plaza Güemes, apoya su mochila, su botella y se prepara para dialogar.

Gimnasia consiguió por primera vez el ascenso a primera después de un estupendo torneo en el que ganó 15 de los 16 partidos que disputó y sólo perdió ante Real Pilar. Milagros cuenta qué significa el premio al esfuerzo y cumplir un sueño: “Al ser hincha de Gimnasia creo que esto vale muchísimo más. De chiquita imaginaba gritar ‘dale campeón’ y lo logré. Ahora vamos por la primera”.

La jugadora Tripera reveló lo primero que pensó tras conseguir el objetivo: “Si bien veníamos ganando todo, la derrota ante Real Pilar tan cerca del objetivo pegó fuerte y nos dio ese envión de querer cerrar esto lo antes posible. Cuando el pitido del árbitro marcó el final del partido con Banfield, fue una alegría y una emoción muy grande. Ya te digo, fue el sueño que tenía desde chiquita cuando gritaba ‘dale campeón’ revoleando la camiseta en el parque de mi casa y ahora era real, lo habíamos logrado”.

La Peque, como le dicen sus compañeras, agradece la posibilidad que le brinda el club. “Gimnasia nos está permitiendo cumplir un sueño tras otro, sin escalas, y hay que agradecer a todas las personas que lo hacen posible. Lo disfrutamos al máximo con la gente, con la familia y nosotras como equipo. Logramos hacer historia”.

Foto: @ramirodominguez

La volante central definió el nivel que tiene la Segunda División y comparó la diferencia con la Primera, donde jugó con la camiseta de Estudiantes: “Esta categoría es muy luchada. Jugué en primera y quizás contra los grandes los partidos son más limpios, en cambio, en la segunda son luchados, pero con buen nivel”.

Milagros se refirió a la profesionalización del fútbol femenino: “Muchos sueños de a poco se iban a hacer realidad. Yo creo que lo veíamos muy lejano a todo esto y de repente llegó. Falta mucho, pero algo es algo y por suerte se puso primera, esperemos seguir creciendo”.

La oriunda de Madariaga, que está estudiando profesorado de Educación Física en la Universidad de La Plata, se definió como volante central y remarcó que también puede jugar de volante interno: “Según me dicen, tengo visión de juego y manejo bien las dos piernas, pero siempre digo que tengo más garra que otra cosa”.

Más notas