jueves, febrero 22, 2024

Copa Davis: corazón y garra, marca registrada de los argentinos

Por Thiago Mansilla

Si bien se conoce al tenis como un deporte individualista, la competición más importante en equipo es la Copa Davis. Ya de por sí, Argentina es un país donde cada evento deportivo se vive con mucha pasión y euforia, y cuando se juega esta competición tiene mucha trascendencia en el público, pero ¿cómo se sienten los jugadores cuando representan al país?

Para empezar a entender la relación entre Argentina y la Davis hay que remontarse a 1923, en aquel año la república disputó la primera serie en su historia. Sin muchos años de gloria, llegaría una persona que cambiaría todo. El que cambió la forma de vivir la Davis fue Guillermo Vilas, quien logró dos hitos importantes: fue el más joven en la historia en debutar en la competencia con 17 años. En 1973, con tan solo 20 años ponía a Argentina por encima de todo y declaraba: “Intento llegar a los partidos lo mejor posible porque lo principal es defender al país de la mejor manera”. Luego llevó a Argentina a la primera final en 1981 junto a Jose Luis Clerc. La particularidad de esta final fue que tanto Vilas como Clerc tenían mala relación y eso lo trasladaban a la cancha. Ese sentimiento por representar al país estuvo, pero sus egos llevaron a perder esa final contra Estados Unidos.

“Realmente jugar cualquier competencia en especial la Copa Davis con la camiseta Argentina es increíble, yo creo que Guillermo nos inculcó esa responsabilidad, esa garra, ese hay que dar todo por el país, que pesa, para bien y para mal, es una responsabilidad muy grande, un antes y un después”, así lo vivió Horacio de La Peña, que fue tenista profesional en la década de los 90, justo en los últimos tiempos de Vilas en el tenis. Representó varias veces a la seleccion argentina en la Davis, y llegó a ser número 31 del ranking mundial. “El argentino deja todo, aunque esté tensionado, con la cabeza se gana en un 130%, cuando arranque a jugar al tenis, lo único que quería era jugar la Davis, en mi debut fue una de las mejores experiencias que tuve en mi vida”.

Para Argentina, Vilas es como el Maradona del tenis, y como pasó en el fútbol, el legado de Willy tardó varios años en llegar, fue Juan Martín Del Potro quien se encargó de ocupar ese lugar. El jugador fue campeón de grand slam pero la Copa Davis de 2016 sobrepasó todo. Pese a sus lesiones, su amor por la camiseta argentina nunca estuvo en dudas. Formó parte de varios equipos, pero el más recordado, después del campeón, fue el de 2008. En aquella oportunidad Argentina perdió la final frente a España en Mar del Plata.

Pese a que existían jugadores como De La Peña que la camiseta la sentían a flor de piel, en 2008 sucedió un hecho que quedó en la historia no grata del deporte argentino. Días previos a la final, hubo un gran conflicto de intereses entre los dos jugadores más relevantes del equipo, Del Potro y David Nalbandian. Nalbandian se mostró en contra de que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, mudara la final de Córdoba a Mar del Plata. Por ende, el cordobés se mostró de fiesta en los días previos a lo que podría haber sido la primera conquista argentina. Por su parte, Delpo no se entrenó debido a que estaba jugando el ATP Masters, hecho que no gustó puertas adentro. Fue la única vez en donde priorizaron sus bienes y no la gloria a la que tanto anhelan los deportistas argentinos, Argentina llegó al quinto partido con Agustín Calleri en inferioridad a su rival y a pesar de eso la hinchada no dejó de alentar un segundo y transmitir esa pasión al jugador.

Son muchos los casos donde Argentina se impuso por garra y corazón, como por ejemplo en la recordada serie ante Rusia en 2002. Allí se logró el récord de duración de un partido de dobles en la competición con 6 horas 20 minutos, los encargados de darle la victoria a Argentina fueron Lucas Arnold y Nalbandian.

En el 2016, Argentina entró en la historia grande del tenis mundial. Del Potro, Federico Delbonis, Leonardo Mayer, Guido Pella y Daniel Orsanic como capitán vencieron 3-2 a Croacia como visitante y lograron la gloria máxima. ¿Por qué se tardó 93 años en ganar el trofeo con los grandes equipos que ha tenido Argentina? El periodista Danny Miche, especialista en tenis, declaró: “El título tardó tanto en llegar porque el tenis es un deporte egoísta ya que todos pelean por su plato de comida, pero donde se unen es en la Davis, y si en ese momento no están bien las relaciones, lo más probable es que el equipo fracase. Han habido equipos mejores que el de 2016, pero por egoísmos o diferentes intereses no se pudieron coronar”. Además fue junto a Francia en 2001, el único equipo que se consagró jugando todas las series de visitante, hecho que le da más valor al título porque se sabe la motivación extra que es jugar de local.

Más notas