domingo, mayo 26, 2024

FiReLEAGUE Battle, el evento que marcó un antes y un después en la historia de los esports

Por Tomas Nucerino

Poder tener sentadas en una misma fila a personas con camisetas de cuatro equipos diferentes, es una imagen a la cual no están acostumbrados los argentinos. Que puedan alentar cada uno por su club sin ningún inconveniente, que el rival sea aplaudido en vez de abucheado y que, a pesar de la derrota de 9z, el equipo argentino se haya ido entre medio de manos para chocar y ovacionado por más de 10.000 personas. Esos fueron algunos de los momentos que se observaron aquel 8 de julio del 2023, durante la final de la FiReLEAGUE.

El Movistar Arena abrió sus puertas. ¿Para un recital de Luis Miguel? ¿De Duki? ¿De Pablo Lescano? No. Fue para el evento más grande en la historia de los esports en Argentina.

La euforia por ver a Dzhami “Jame” Ali, uno de los mejores tres jugadores del Counter-Strike Global Offensive (CS:GO), apoyar a 9z (el mejor equipo argentino de la historia) y presenciar la final de la FiReLEAGUE (el torneo más importante del año) fueron los motivos por los que 10.000 personas decidieron utilizar su sábado para asistir a una tarde-noche que quedará para el recuerdo, tanto para las personas que fueron horas y horas a jugar al cyber, como para aquellas que jamás pisaron uno.

La FiReLEAGUE Battle es el evento presencial final luego de un año de competición en el Counter-Strike Global Offensive argentino. Siempre se había realizado de manera online y transmitido a través de Twitch, pero para la edición del 2023 cambió. Por primera vez FiRe SPORTS, empresa que organiza este evento en Estados Unidos, España y Argentina, apostó por realizar la final de manera presencial. La decisión no fue tomada al azar. Durante la pandemia del COVID-19 comenzó un proceso de crecimiento exponencial en la industria de los videojuegos. Según la consultora internacional Newzoo, durante el 2019 en la Argentina hubo alrededor de 15 millones de jugadores de videojuegos, tanto a nivel profesional como amateur. La misma consultora en 2022 estima que hubo 23 millones de jugadores.

El juego más popular del país y del continente es el Counter-Strike Global Offensive. Leetify, página especializada en estadísticas del juego, prevé que hay 652.500 jugadores activos en Argentina, convirtiéndolo en uno de los 20 países con más jugadores del mundo. 

La duda que tenía FiReSPORTS era si, a pesar de ser el juego más popular, el público argentino conseguiría llenar un estadio, ya que nunca se había realizado un evento de esta magnitud en Argentina. “Al ser la primera vez de algo tan grande relacionado a los esports en el país, no teníamos referencias de ningún tipo. De lo que estábamos seguros era de que teníamos que ofrecer algo más que solo la final del torneo”, dijo Jerónimo Figueroa, cofundador de FiReSPORTS. Y vaya que lo hicieron. Cuando las entradas salieron a la venta, el público argentino se sorprendió con un agregado. Además de la final del torneo, se anunció un amistoso (“showmatch”) entre 9z Team e Imperial Esports.

Fundado por Francisco “Frankkaster” Postiglione en 2018, 9z Team es el mejor equipo argentino de la historia. “El violeta”, como lo identifican sus simpatizantes, llegó a estar entre los siete mejores equipos de CS:GO del mundo y fue el primer equipo argentino en clasificar a un Major, el torneo más importante del mundo. Los Majors equivalen a lo que significa un Grand Slam en el tenis o la Champions League para el fútbol. En el Major realizado en París a mediados de 2023, el pico máximo fue de 2.2 millones de espectadores simultáneos y el promedio de todos los partidos fue de 1.4 millones. Vitality fue el ganador y embolsó medio millón de dólares, la suma total de premios fue de 1.2 millones. 

Imperial Esports, el rival brasileño, no tiene tanta historia como equipo, pero el gran motivo por el que se buscó traerlo al país fue Gabriel “FalleN” Toledo. El brasileño es el mejor jugador sudamericano de la historia. Fue el único representante del continente en ganar un Major dos veces. “Lo pude conocer en un torneo de Brasil y ahí entendí por qué todos los que lo conocen dicen que tiene algo especial; más allá de su habilidad natural en el juego, la humildad con la que te habla te hace entender por qué es el líder de la región”, declaró Ignacio “Meyern” Meyer, jugador argentino de Bestia Esports.

Ver a 9z Team, el mejor equipo del país, contra FalleN, el mejor jugador sudamericano de la historia, era la mejor cartelera posible para lograr vender todas las entradas. Cuando salieron a la venta en mayo, los sectores delanteros se agotaron en cinco horas. Sin embargo, a falta de diez días para el showmatch, FiReSPORTS emitió un comunicado en el que confirmaba: “Por sucesos totalmente ajenos a nuestra organización, no será posible la visita de Gabriel “Fallen” Toledo con Imperial Esports debido a las noticias de público conocimiento, ligadas al convulsionado mercado de pases por la salida del Counter-Strike 2”. En agosto del 2023 se dio a conocer la salida de “Fallen” a Furia, el equipo mejor rankeado de América en ese momento. Los fanáticos mostraron su descontento por las redes sociales. A las pocas horas de dar la noticia, la organización confirmó que Virtus.pro, uno de los dos mejores equipos del mundo, iba a ser el nuevo rival de 9z. La llama de la ilusión volvió a encenderse, ya que el equipo ruso fue el ganador del Major de Brasil realizado en febrero de 2023. Con la euforia por ver a uno de los mejores jugadores del mundo, Dzhami “Jame” Ali, jugador de Virtus.pro, las entradas se agotaron y el Movistar Arena iba a estar completo. “Fueron horas difíciles, ni bien Imperial nos comunicó que no iban a poder venir comenzamos a buscar reemplazos. El evento tenía que salir adelante. Sabíamos que traer a alguien del calibre de FalleN iba a ser difícil, pero creo que lo logramos y la gente estuvo contenta con la llegada de “Jame” al país”, declaró Sabrina Tripoloni, organizadora del evento.

Con el objetivo de hacer sentir cómodo al equipo ruso y presentarle lo mejor de la cultura argentina, el 7 de julio, FiReSPORTS organizó un asado entre los cuatro equipos que al día siguiente jugarían ante más de 10.000 personas. “Conocer la cultura, poder compartir con el rival un partido de fútbol y tomar vino son cosas que no solemos hacer cuando vamos a otros países; estoy sorprendido por la hospitalidad argentina y espero que podamos dar un gran show”, dijo Dzhami “Jame” Ali, jugador de Virtus.pro.

El primer partido fue la final de la FiReLEAGUE argentina. Bestia Esports había dejado en el camino a Windigo en las semifinales y llegaba como el gran candidato a quedarse con el título. Por el otro lado de la llave, Boca Juniors Gaming había superado por dos mapas a cero a LRV Esports y buscaba dar el batacazo. Los “xeneizes” ingresaron al escenario con la clásica canción: “Dale Bo, Dale Bo, Dale Boca, Dale Bo…”. Bestia ingresó sin cánticos, pero sí con la primera ovación de la tarde por parte del público, reconociendo su clasificación al Major de París y los buenos resultados contra equipos europeos de primer nivel. Con una final al mejor de tres mapas, no hubo sorpresas y Bestia se impuso por dos a cero, quedándose con la FiReLEAGUE argentina. Para Bestia haber ganado la final significó que obtuvo, además de 15.000 dólares, la clasificación directa a las Global Finals, certamen que otorga 250.000 dólares al ganador y le da la oportunidad de medirse contra los equipos más importantes del mundo.

Luego llegó la hora del partido principal y por el que la mayoría había pagado su entrada: 9z contra Virtus.pro. A diferencia de lo que se podría imaginar en otros deportes, Virtus.pro ingresó al estadio en medio de aplausos y manos para chocar en su caminata al escenario. Luego del ingreso de los rusos, había llegado el momento que todos estaban esperando: el ingreso de 9z. Las luces se apagaron y cuando la voz del estadio anunció la llegada del equipo argentino, todo el Movistar Arena se unió para gritar: “¡Para ser campeón, hoy hay que ganar, vamos vamos 9ce!”. Con la misma dinámica que la final anterior, el ganador sería el que lograra vencer en dos de los tres mapas. Virtus.pro dominó al equipo argentino y se llevó el amistoso por dos a cero, embolsando 100.000 dólares. “El resultado del partido importó poco; si bien el premio económico era grande, 9z sabía que el éxito del evento era el objetivo principal. Habiendo cubierto eventos internacionales, lo de hoy fue a ese nivel. Una gran puesta en escena, Counter hecho y derecho”, declaró Kevin Aiello, periodista especializado en esports.

No fue de una liga, ni de un equipo, ni de una empresa. Fue una manifestación del deseo de toda la comunidad de los esports en la argentina con el fin de poner al país como opción para desarrollar los mejores torneos del mundo. Todos juntos demostrándoles al mundo que solo con una final nacional y un amistoso, el público argentino es capaz de llenar un estadio. Imagínense si Valve, empresa dueña del Counter-Strike Global Offensive y que organiza los Majors, decide apostar por la Argentina. “Es una convocatoria que invita a soñar”, sentenció Francisco Postiglione, fundador de 9z Team.

 

Más notas