martes, febrero 20, 2024

El precio del oro

Por Alex Torrez y Joaquín Arias

En los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, en Canadá, el japonés Shun Fujimoto formaba parte del equipo japonés de gimnasia artística. Durante la competición por equipos, sufrió una lesión grave en la rodilla derecha mientras realizaba su rutina en el ejercicio de suelo. Sin embargo, a pesar del dolor extremo y las dificultades físicas, decidió continuar compitiendo.

Fujimoto demostró una increíble resistencia y espíritu competitivo al completar sus rutinas restantes en anillas y salto de potro. Aunque cojeaba visiblemente y mostraba signos evidentes de dolor, se las arregló para ocultar la gravedad de su lesión al jurado y al público.

Su actuación en las anillas fue impresionante, mostrando fuerza y técnica incluso en esta difícil circunstancia. Luego, en su salto de potro, realizó un aterrizaje casi perfecto incluso teniendo dificultades para correr y saltar debido a la fuerte molestia en su rodilla.

El equipo nipón ganó la medalla de oro en la competición por equipos, siendo Fujimoto en fundamental para la victoria. Su determinación y valentía inspiraron tanto a sus compañeros de equipo como a  personas de todo el mundo.

Después de los Juegos Olímpicos, se reveló la verdadera gravedad de la lesión. Se descubrió que había competido con una rótula fracturada en su rodilla derecha. Su elección de continuar pesé al riesgo y al dolor extremo se convirtió en un símbolo de sacrificio y dedicación al deporte.

El acontecimiento de Shun Fujimoto en Montreal es recordado como un ejemplo de coraje y perseverancia en el mundo de la gimnasia artística. Su leyenda ha dejado una huella duradera en la historia olímpica y continúa siendo una inspiración para atletas y aficionados al deporte en general.

Más notas