martes, febrero 27, 2024

Cuál es el límite del coaching en el tenis: ¿llegó para quedarse o es una prueba pasajera?

Por Joaquín Gonzalez Albistur

El español Carlos Alcaraz es el nuevo campeón del US Open con 19 años y es el nuevo número uno del mundo tras ganarle a Casper Ruud en una final inverosímil. Fue el primer Grand Slam que contó con un factor que altera completamente la historia del tenis, el coaching.

La comunicación entre los jugadores y sus entrenadores se puso a prueba a mediados de este año y continuará hasta el fin del mismo en el ATP Finals. Luego de este periodo, la entidad madre del tenis masculino analizará si la inclusión de esta medida es productiva o desfavorable para el deporte.

Este periodo de prueba se implementó con el fin de darle una legitimidad momentánea a la comunicación, algo que en los últimos años se hizo más recurrente entre los entrenadores y los jugadores. Por más que no figuraba en el reglamento, muchos y muchas tenistas recurrían a esta práctica que, por lo general, culminaba en sanciones.

En esta cuestión, como en absolutamente todas las circunstancias de la vida, hay tenistas que están a favor, en contra o simplemente aceptan los cambios, pero no los ponen en práctica. El caso de Stefanos Tsitsipas, por ejemplo, quien ha sido acusado de comunicarse con su entrenador más que cualquier otro jugador actual, afirmó: “Mi entrenador no ha sido tan discreto como otros entrenadores, pero siempre sucedió. Confía en mí, está sucediendo con casi todos los jugadores. El hecho de que esté legalizado ahora hará que el tenis sea un poco más pacífico, hará que los jugadores se concentren más en el juego y menos en diferentes tipos de tonterías”.

Taylor Fritz sentenció: “Realmente lo odio. No es algo que deba ser parte de nuestro deporte”. Por otro lado, Daniil Medvedev dijo: “Nunca estuve en contra del entrenamiento, pero sé que realmente no lo voy a usar con mi entrenador porque sabemos cómo trabajamos juntos”.

En este US Open no existieron situaciones claves como para decir si el coaching fue definitorio, los tenistas no tienen del todo claro cuál es el límite y cómo funciona realmente este periodo de prueba. Benoit Paire en su encuentro de primera ronda ante Cameron Norrie aprovechó una pausa a mediados del tercer set para hablar con su entrenador acerca del partido y las decisiones que estaba tomando. A lo que el juez le explicó que puede tener intercambios verbales y no verbales, pero que no puede generarse un entorno similar a una reunión táctica y técnica durante el encuentro, algo a lo que Paire tuvo que adherirse.

Teniendo en cuenta el tiempo que se lleva desarrollando el coaching en el tenis, que por ahora es poco, el impacto realmente se verá el día que ocurra una situación particular. Como puede ser un jugador haciendo referencia a que, sin la existencia de la comunicación con su entrenador utilizando esta herramienta, no hubiera podido ganar un partido, set o game.

Más notas