miércoles, abril 24, 2024

El fútbol femenino llegó a Arsenal de Sarandí

Por Sol Pochettino

El fútbol femenino de Arsenal de Sarandí empezó su camino en la Liga Deportiva Lomense hace un mes y ya cuenta con nueve puntos, producto de tres victorias y una derrota. Concretó su integración al torneo a partir de la séptima fecha, a causa de la reciente baja de otro equipo. A su vez, el motivo principal de la nueva participación es que el Club no pudo inscribirse a tiempo a la Primera C de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).

El plantel se conformó en septiembre del año pasado, aunque con otros colores: los del Club Defensores de Cambaceres. Allí los entrenadores eran Federico Quiroga (con 10 años de experiencia en el deporte jugado por mujeres) y Nadia Teclaff y la preparación física estaba a cargo de Fernando Pasquale. La Institución de Ensenada había vuelto a lanzar la disciplina con muchísimas ilusiones, sin embargo, tan solo ocho meses después dio un gran paso hacia atrás.

El cuerpo técnico se quedó sin trabajo y las 33 jugadoras sin club, de un instante a otro, en medio de la pandemia del Covid-19. Lo primero sucede frecuentemente en las distintas disciplinas deportivas, lo segundo no es tan habitual.

La noche del último viernes 28 de mayo, Quiroga recibió una invitación a una videollamada mediante el programa Zoom de parte de la Comisión Directiva de Camba. Lo que no sabía era que al finalizarla, ya no iba a tener empleo. El fundamento mayor que se hizo de público conocimiento fue que el director técnico mantenía relación con Sebastián Landro, ex coordinador general de las infantiles y juveniles masculinas y del femenino, que había iniciado acciones legales en contra del Club luego de su no renovación en febrero.

Landro relató: “Una semana previa a la finalización de mi contrato me reuní con la dirigencia, me dieron el ok para continuar y me dijeron que estaban contentos con mi labor durante los tres años. Incluso el nuevo vínculo ya estaba en la escribanía firmado por mí, solo faltaba que lo hicieran oficial el Presidente y el Secretario. Mientras estaba de vacaciones, me enteré por un tercero que iban a desistir de mi servicio. Al día de hoy, no sé las razones. Me cortaron la cabeza”.

La integrante de la CD a cargo de la disciplina femenina, Jésica Mazzilli, hizo un balance del corto proceso del CT de Quiroga: “En cuanto a lo futbolístico no hay nada para criticar, al contrario. El papel que se desarrolló en el campeonato de preparación demostró que iban por buen camino. Con un equipo nuevo y mucho trabajo por delante, se perdió la final por muy poco ante Villa San Carlos, que juega en la A”.

A su vez, la delegada expresó que otro de los argumentos del despido fue que no habían podido encontrar un punto medio para trabajar en conjunto y que el cuerpo técnico no cumplía sus directivas: “Les pedí que vayan a entrenar a nuestra sede de Ensenada, porque seguían usando el complejo de Landro y, si bien se creía que no, a nosotros nos exigía que abonemos por su uso y no contábamos con las condiciones”. Asimismo, añadió: “No teníamos buena comunicación. Ellos eran responsables de generar un sentido de pertenencia y no lo lograron. Tenían que ser parte de llevar al Club con orgullo”.

Lo cierto es que la desvinculación del ex coordinador cuatro meses antes marcó un antes y un después en el femenino de Cambaceres. “Con él se iban cinco canchas, 20 pelotas nuevas y todos los elementos necesarios para las prácticas, porque eran de su pertenencia. De octubre a enero no les cobró las cuotas a las chicas. Me ofreció regalarme las herramientas de trabajo y preferí pedirle que nos dejara seguir yendo a entrenar a su predio una vez por semana, lo cual el Presidente me avaló hacer”, contó Quiroga.

La causal de esto último fue que los espacios que el Club les brindaba eran los costados del estadio, un terreno sin arcos o un sintético público en Ensenada, donde si llegaban y estaba ocupado por quién sea, se quedaban sin entrenar. Incluso, varias tardes se trasladaron a un parque de la Ciudad de La Plata. No tenían lugar fijo y cuando llovía alquilaban ellas mismas un sitio.

Cuando la disciplina solicitaba la cancha principal porque estaban en todo su derecho y además para generar un acercamiento, les decían que se estaba resembrando y a las pocas horas veían videos del equipo masculino haciendo fútbol en el mismo lugar.

“Una semana antes de que nos despidieran tuve una reunión en la que me habían ofrecido dos canchas de 11 que obviamente acepté, pero nunca llegamos a ir. Entonces eso me lleva a pensar que bancaron nuestra estructura hasta que se organizaron bien y nos limpiaron. Me da mucha bronca porque no saben todo el tiempo y dedicación que le pusimos”, manifestó el también ex jugador del Rojo.

Según ellos, era una dirigencia ausente: “Cuando Landro se fue, me reuní con los dirigentes para organizar cómo íbamos a seguir y contarles lo que estábamos haciendo, porque aún no nos conocíamos”, declaró Quiroga. Marilen Canosa, una de las ex integrantes del plantel, confirmó: “Lo único que nos conectaba al Club era el cuerpo técnico y el coordinador, nadie más que ellos nos hacía sentir parte”. 

Yanina Giménez, otra ex jugadora, dijo que vio a Mazzilli en el torneo de pretemporada que disputaron y pensó que era una organizadora del mismo, ya que no le conocía la cara a la delegada. Al respecto, Landro aseguró: “Estuvo en la foto inicial del femenino y después no apareció más. Ninguno de arriba se acercó a colaborar, no les daban ni un espacio físico decente”.

Sin embargo, no toda la culpa debe caer sobre la integrante de la Comisión Directiva. Ella respondía órdenes y bajadas de línea. A su lado aún se ubica un grupo de varones que en ningún momento tuvo  el mínimo interés por el fútbol femenino. “Cambaceres no les prestaba atención”, afirmó el ex coordinador.

Luego de la decisión que tomaron, los dirigentes se siguieron equivocando, ya que las futbolistas se enteraron que se quedaban sin técnico mediante las redes sociales. Antes de irse por su propia voluntad, las jugadoras intentaron comunicarse con la responsable del área para dialogar sobre lo sucedido, escuchar lo que se tenía en mente para el futuro inmediato y a partir de allí evaluar y decidir. La respuesta de Mazzilli fue que no había nada de qué hablar y que les iban a avisar cuando designen al sucesor. En ningún momento el espacio de conversación estuvo dado.

Canosa, quien fue la encargada de formular el comunicado de partida, calificó la decisión como “fácil y rápida” ya que el despido del CT tan solo había sido “la gota que rebalsó el vaso”. Nunca les habían brindado una solución en cuanto al lugar de entrenamiento ni se habían puesto en contacto para ver qué necesitaban. “Estábamos solas, intentábamos solucionar los problemas nosotras en vez de ellos, cuando solo deberíamos enfocarnos en entrenar y jugar”, declaró.

La mayoría del plantel habíamos pertenecido siempre a la Liga Amateur Platense y teníamos el sueño de jugar en AFA. La lucha del fútbol femenino es como remar en dulce de leche y todo lo que nos sucedió en Cambaceres te hace replantear si alguna vez va a ser diferente. La disciplina estaba por estar”, sintetizó con dolor.

Giménez contó que se sentían más parte de Quiroga o Landro que del “club mediocre”. “Lógicamente nos íbamos a ir con ellos si nos daban tres canchas por entrenamiento y mínimamente pelotas que no estuviesen pinchadas”, apuntó.

El DT recibió una gran muestra de apoyo de parte de sus futbolistas: “Por un lado me dio alegría porque significó que veníamos trabajando bien, pero lo que pasó no es lo que yo pregono con el femenino. 33 jugadoras se habían quedado sin club y eso no le hace bien a la disciplina”.

Mazzilli reconoció haber tenido muchas falencias y remarcó que la intención siempre fue aprender de los errores para cambiarlas y demostrarlo con hechos: “Hice el intento de que las chicas se quedaran y nos den la oportunidad de hacerlo mejor, pero no lo vieron de esa manera y respeté su decisión”.

Lo cierto es que a la semana siguiente fue presentado el nuevo cuerpo técnico, con Marcelo Miramont a la cabeza, Gabriela Jaogoe como ayudante de campo, Gerardo Arocas y Gabriel Merlo en la preparación física, Alberto Zapata para el entrenamiento de arqueras, la psicóloga Wilana Hernández Molese, una videoanalista, un médico, un enfermero y 25 jugadoras nuevas.

El plan que tienen en mente es inaugurar una escuelita en septiembre, para comenzar a generar una formación y que el día de mañana puedan reforzar el plantel de Primera con las inferiores, sin necesidad de ir a buscar futbolistas a otros clubes. El nuevo entrenador no tiene experiencia en el deporte femenino, pero su grupo de trabajo sí y él lleva 15 años moldeando juveniles en Cambaceres. Expresó que la idea consta de una proyección a futuro y que el objetivo es que la disciplina sea competitiva y crezca, con el fin de poder llegar a la máxima categoría para mantenerse allí.

Al mismo tiempo que Miramont, otros dos técnicos habían hecho oficial su postulación al cargo. Mazzilli detalló las características del elegido: ir en busca de la profesionalización de la disciplina paso a paso, darle la importancia que se merece y potenciarla para ir creando la identidad de las Rojas.

“Esto es una lucha que se lleva día a día y no es fácil a nivel global. La C de las mujeres no está jugando y la D del masculino sí. En algún momento espero mirar para atrás y que el camino que recorrimos haya servido”, sostuvo. Además, aceptó que la cúpula dirigencial está integrada mayoritariamente por hombres pero aseguró que la iniciativa de reabrir la disciplina surgió de ellos.

Al respecto, Marcelo Miramont, el DT contratado recientemente afirmó: “La dirigencia es muy positiva, está sumamente involucrada y abocada a ocasionar progresos conjuntamente. Ahora hay gente que quiere hacer de Camba un club mejor”. Este equipo de trabajo percibe a la Comisión de una manera muy contraria a la del plantel saliente.

Menos de un mes les llevó a Quiroga, Teclaff, Pasquale y a las jugadoras conseguir un nuevo hogar. El 24 de junio fueron presentados oficialmente en Arsenal. Postularon su proyecto en cuatro instituciones y finalmente firmaron con los del Viaducto. Nunca habían dejado de entrenar. Una vez fuera de Cambaceres, siguieron con su puesta a punto todos juntos en el predio de Landro, lugar que ahora es sede de entrenamiento del fútbol femenino del Arse.

“Estamos muy felices, asumimos el compromiso de intentar llevar a la disciplina del Club lo más alto posible”, afirmó Quiroga. La futbolista Giménez añadió: “Tenemos una emoción muy grande, no pensábamos que iba a suceder tan rápido. Arsenal es una Institución muy importante a nivel nacional”. Sentimos mucha alegría por ahora poder desarrollar el mismo proyecto en un club que nos da lo que queríamos: simplemente atención, comunicación y un espacio para entrenar y competir. Es justicia ante todo lo que pasamos”, relató con emoción Canosa. Además, agregó que en todo momento lograron mantener la unión de grupo, más allá de las dificultades.

Al mirar hacia atrás, Giménez confesó: “Inmediatamente después de enterarme del despido de Federico en el Rojo, le pregunté a dónde nos íbamos”. Estaban todas conectadas por la causa y con más sed de revancha que nunca. El plantel viene trabajando hace ya un año y, con todo lo que les tocó atravesar, unificaron objetivos y el grupo se afianzó aún más. “Creemos a muerte en la de al lado”, no dudó Giménez.

La meta a corto plazo que tienen es mejorar el estado físico y la técnica individual. “A largo plazo pretendemos ascender a la B de AFA. Por eso necesitábamos un club que nos plante las bases para nosotras después realizar los esfuerzos dentro de la cancha”, expresó Canosa.

En principio, el equipo hace de local en el auxiliar del Estadio Julio Humberto Grondona y próximamente sería construida una cancha en Sarandí para ellas. A partir de marzo de 2022 disputará la Primera C. Quiroga dijo que se encontró con un club ordenado y dirigentes muy capaces que solo piensan en el beneficio del mismo. “Vamos a doblegar el esfuerzo para devolverles algo de toda la confianza que pusieron en nosotros y el excelente trato que nos han dado desde el primer momento”, concluyó. Canosa la definió como “una institución comprometida que al instante selló un lugar físico” para ellas.

Por su parte, Landro seguirá acompañando como colaborador ya que “Arsenal sí tiene una estructura y mentalidad”. De Quiroga, opinó: “Lo aprecio porque a mí me encanta la gente que le pone pasión a lo que hace. Es una persona de palabra y siempre lo voy a apoyar”.

La coordinadora de la disciplina es Lara Grondona, nieta de Julio Humberto e hija del actual presidente Julio Ricardo. Esto va a marcar una diferencia con otros clubes, en los cuales hay que superar varias líneas dirigenciales para hacer llegar un reclamo por falencias o necesidades.

Finalmente, el mes pasado la pelota comenzó a rodar para este plantel. “Creíamos que ya estábamos inscriptos en AFA y sentimos mucha amargura. Al fin y al cabo, no fue tan negativo porque hace solo tres meses se armó el femenino y es todo muy nuevo. Por lo tanto, considero que la Liga Lomense nos sirve para afrontar el año que viene más afinados a nivel organizacional y contar con más posibilidades de conseguir el ascenso a la B”, concretó Federico Quiroga.

 

Más notas