sábado, junio 22, 2024

Gimnasia: una nueva ilusión se enciende en el Bosque

Por Sol Pochettino

Terminó la espera para las Triperas y el nuevo cuerpo técnico. Luego de trabajar los primeros tres meses virtualmente, podrán empezar a plasmar su idea institucional y futbolística en la cancha. “Conocí un equipo con ganas de aprender, muy predispuesto a conocernos y a la hora de entrenar. El comienzo no ha sido fácil ya que no es común asumir al cargo en medio de una pandemia y a través de celulares y computadoras, pero pudimos adaptarnos y encontrar una buena dinámica de grupo”, expresó Mariano Maida, el flamante entrenador del Lobo.

Por su parte, la delantera Lali Esquivel declaró que la exigencia y la intención de ser protagonistas del CT generó desde el primer momento buenas expectativas y ansiedad por llevar al césped su identidad de juego. Lucía Guiñazú, extremo derecha, afirmó que tenía “muy buenas referencias de Maida”, lo que la llenó de entusiasmo por conocer su equipo y formas de trabajo.

El también director técnico del primer plantel de futsal masculino, remarcó que los objetivos a corto plazo están relacionados con ayudar a las jugadoras a transitar el cambio de amateurs a profesionales, y en segunda instancia, lograr instalar una metodología de entrenamiento. Respecto a un posible torneo con inicio en noviembre, sostuvo que las metas deportivas serían definidas junto con las futbolistas, para que la búsqueda sea en común. La número 10 de Gimnasia deseó la realización de la competencia, con el fin de que sirva de preparación para pelear los primeros puestos en el próximo campeonato.

La idea de juego que Maida y su cuerpo técnico intentarán transmitirles a las jugadoras será la de “un equipo protagonista, competitivo, que pretenda jugar en todas las canchas y que recupere rápidamente la pelota”.

Para Guiñazú, hoy resulta fundamental haber logrado mantener la base del plantel durante los últimos dos años de la disciplina y consideró haberlo aprovechado y potenciado. “El grupo está muy motivado de cara a lo que viene y con intenciones de ir por más. En el torneo pasado sufríamos altibajos en los partidos y ahora buscaremos poder sostener la concentración e intensidad los 90 minutos”, manifestó. En cuanto a lo personal, en lo inmediato le interesa mejorar la técnica individual y el rendimiento futbolístico, con la ilusión de tener un futuro en la Selección Argentina.

Más allá de tener muy buenas jugadoras, Esquivel enfatizó en que lo más valioso de las Mens Sana es el grupo y la energía. Además, agregó: “Podemos mejorar aún más si logramos la mejor versión de cada una, para explotar al máximo todas las herramientas”.

La Manada ya cuenta con las incorporaciones de Camila Uzqueda, Paulina Tévez, Natasha Serqueira, Maylis Gissi y otra futbolista que está al caer. Además, Brenda Caminos, Micaela Lambaré y Sol Pochettino fueron promovidas desde la Reserva. El ex ayudante de campo de la Séptima División en AFA y ex DT de dicha categoría en Metro, no cerró las puertas a seguir reforzándose, sin embargo, aseguró contar con “un gran plantel y variantes suficientes para armar un equipo competitivo”.

Con su trayectoria como entrenador de planteles masculinos, Maida explicó que, al recibir la propuesta de conducir al femenino, le atrajo que se encontrara en un momento similar al que estaba el futsal cuando le tocó asumir, intentando conseguir la profesionalización. “La disciplina está en auge y asumimos el desafío convencidos de que vamos a poder aportar nuestro granito de arena. Buscaremos convencer de la metodología de entrenamiento y así contribuir a su crecimiento y al proceso formativo de cada jugadora. Queremos profesionalizar todas las áreas del femenino en el Club”, concluyó.

Más notas