martes, abril 16, 2024

El lado B de las 140 rutinas

Por Candelaria Santillán Acuña

La gimnasia artística es un deporte en el que Estados Unidos se destaca a la hora de las competencias debido a sus “técnicas” de enseñanza que han formado a atletas que quedarán en la historia a nivel mundial.

Colchonetas, barras, cintas en el pelo, atuendos asombrosos, saltos que parecen que se hacen en cámara lenta y brillos en la cara, eso es todo lo que ves en este deporte. Es una disciplina tan fina y delicada que resulta casi imposible poder  relacionarla con la violencia. Sin embargo, el documental de Netflix Atleta A muestra cómo hace muy poco tiempo salió a la luz una verdad que fue ocultada por varios años.

En 1997 apareció la primera denuncia que comenzó a manchar el perfecto historial de Larry Nassar, ex  médico de USA Gymnastics(USAC). Lamentablemente, al no tener las pruebas necesarias la acusación terminó en el tacho de basura.

La imagen de Nassar era ejemplar. A los 15 años colaboraba en el equipo de su instituto y era la persona en la que más confiaban las atletas. Larry trabajaba junto a Béla y Martha Károly, entrenadores de gimnasia, en el “Rancho Károly” donde preparaban a las mejores deportistas para que puedan llegar a ser parte del equipo nacional de Estados Unidos.

Los preparadores, nacidos en Rumania, tenían un criterio bastante retrógrado y hasta torturador a la hora de instruir. Creían que las jóvenes aprendían más cuando ellos actuaban de forma violenta. Si aumentaban de peso las catalogaban como “vacas asquerosas” y si alguna rutina o ejercicio les salía mal, recurrían a abofetearlas. Su justificación era que con ese método habían formado a gimnastas como Nadia Comăneci, ganadora del oro olímpico en cinco ocasiones representando a Rumania.

Las chicas, luego de los retos y maltratos que recibían de parte de los Károlys, salían corriendo a Larry quien les daba caramelos a escondidas y las contenía. De esta forma, logró construir una personalidad a la cual las jóvenes no le temían. Es más, lo veían como un amigo, el único del rancho a quien podían acudir.

Esta “pantalla” duró hasta 2015 cuando Maggie Nichols, gimnasta que iba al campamento, notó que Nassar se estaba aprovechando de ella en una sesión y comenzó a tocarla sin su consentimiento. “¿A ti también te hace esto?”, es la pregunta que le hacía Nichols a sus compañeras. Lo llamativo es que la gran mayoría respondía “sí”.

La madre de Maggie reportó lo que había pasado ante Steve Penny, en ese entonces presidente de la USAG. Penny respondió que no era necesario llamar al FBI dado a que ellos mismos se harían cargo. Pasaban los meses y Nassar no había recibido ninguna denuncia y seguía estando en contacto con las chicas. La única perjudicada fue Nichols, quien de manera injusta no fue seleccionada para ir a os Juegos Olímpicos de Río 2016.

IndyStar, un periódico de Indianápolis, fue el que  reveló todo lo que USAG ocultó y recopiló el material suficiente para que se iniciara una investigación penal. Luego de publicar la primera nota sobre el caso de 1997, Reachel Denhollander, abogada y ex gimnasta, declaró que fue víctima de Nassar y accedió a acusarlo públicamente.

El teléfono de las oficinas de IndyStar explotaban todas las mañanas luego de que Reachel contara su historia. Muchas mujeres relataban la misma situación que ella y el impacto era cada vez más grande.

Finalmente, Larry fue condenado en diciembre del 2017 a 60 años por tener pornografía infantil y por reconocerse culpable de diez cargos por agresión sexual. En enero de 2018, se lo sentenció a otros 40 a 175 años de prisión. A raíz de la investigación, se dio a conocer que Nassar abusó de más de 140 adolescentes.

Actualmente, las víctimas presentaron, el lunes 15 de junio de este año, una demanda formal contra el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos por encubrir los crímenes del ex medico. Entre ellas firmaron la mega estrella Simone Biles, Jessica Howard, que formó parte del equipo olímpico de Sydney 2000, Jamie Dantzscher y Jennifer Sey, campeona nacional de 1986.

Más notas