miércoles, abril 17, 2024

“La política y GEPU nunca se cruzaron”

Por Ignacio Toso

El gobernador de la provincia de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, confesó que la política de su provincia nunca intervino económicamente en el club Gimnasia y Esgrima y Pedernera Unidos cuando éste ganó la Liga Nacional de Básquet en la temporada 1990-91, ni tampoco en los demás años en los que el equipo puntano estuvo en la primera división.

Gimnasia y Esgrima, fundado en 1925, se asoció con Pedernera y de allí surge  GEPU, el club que tuvo su momento de esplendor en los años ‘90, cuando hizo un cambio radical en el básquet nacional al consagrarse campeón y ser el primer equipo que rompió los seis años de hegemonía de Atenas de Córdoba y Ferro de Caballito, además de ser el primero en profesionalizar a sus jugadores.

“En el deporte lo esencial es ser organizados, tener una buena dirigencia, una estrategia deportiva, un equipo sólido y una hinchada que te siga. Cuando esos cuatro elementos se unen, el éxito llega solo”, comentó el político de 70 años.

Rodríguez Saá habló sobre el comienzo del fin del club en la máxima categoría desde 1993 hasta su descenso en 1995 y admitió que en los últimos años los perseguía la DGI (Dirección General Impositiva) a cualquier lugar al que iban. “Nuestros jugadores se bajaban del colectivo y tenían a la AFIP esperándolos, no sé por qué, pero ya cansaba. Era tan incómodo que preferí dar un paso al costado. El plantel y los dirigentes me dijeron que, si yo me iba, ellos se iban conmigo. Por lo que le terminamos vendiendo la plaza a Andino de La Rioja”, detalló.

En ese momento, la Presidencia de la Nación estaba en manos del riojano Carlos Saúl Menem, quien era un apasionado por este deporte y que en 1990 recibió el Campeonato Mundial de Básquet. Años más tarde, Andino, el club de donde es originario el exmandatario, contrataría con solo 18 años al que se iba a convertir en el mejor jugador argentino de la historia, Emanuel Ginóbili.

En ese tiempo, el gobierno puntano tenía proyectos para promover al deporte en la provincia. El básquet, de la mano de Gimnasia, fue uno de éstos. Años más adelante se construyeron el Velódromo Provincial y el autódromo de Potrero de los Funes, entre otros.

Mientras era senador nacional por su provincia y presidente del Bloque Justicialista en la Cámara Alta, Alberto Rodríguez Saá también era dueño de GEPU y la cabeza dirigencial. “Yo era quien decidía junto a colaboradores, todos los jugadores o entrenadores que llegaban. Siempre buscando el mismo modelo: defensa, velocidad y contragolpe”, relató.

“El club no tuvo tanta repercusión en la provincia como la tuvo en el ámbito nacional, inauguramos una nueva era por la forma de nuestra organización, éramos el único club que tenían a la dirigencia fuera de lo que es la dirigencia tradicional de un club. El presidente y sus allegados eran un tipo más en la tribuna”, aseguró el actual gobernador de San Luis.

Más notas