lunes, mayo 20, 2024

Dejar el colegio, ser madre adolescente y romper récords mundiales

Por Ian Rodríguez

La atleta keniata Brigid Kosgei tuvo todas las excusas para no haber roto el récord mundial femenino en maratones el año pasado. Cuando ella tenía 17, su madre soltera, que la crió junto a sus seis hermanos, no podía pagarle las cuotas del colegio en su último año. Lo abandonó. Dos años después, Kosgei dio luz a gemelos en el auge de su adolescencia.

La educación en Kenia es privada, costosa y de mala calidad. “La cuota superaba los 1500 dólares. Mi mamá me insistía en que siga pero no quería que pida más plata”. Kosgei caminaba 10 km ida y vuelta desde su casa hasta el colegio (Tulwa Girls Highschool, Nandi County), ahí descubrió que el correr era para ella. “En el camino, me cruzaba atletas y pensaba que podía ser como ellos”.

La maternidad en África, en general, es sinónimo de matrimonio, como el que tuvo Brigid con Mathew Mitei, con que además compartió entrenamiento. En 2014, ella con 20 años, dio luz a gemelos, Faith Chepchumba y Brian Kibet.

Su entrenador, el ex maratonista Eric Kimaiyo, le propuso unirse a un campo de entrenamiento (Kapsait Nike Athletics Camp) previo a convertiste en mamá. Tras estar en pausa un año, Brigid tomó la oferta de su coach y así se preparó para la competencia.

El marido se quedaba cuidando a los niños mientras que la joven ganaba desde sus primeras maratones en Porto, Portugal (2015) hasta lo que fue romper el récord mundial femenino en maratones, en Chicago, EEUU, en 2019. Llegó a terminar la competencia en 2 horas 14 minutos y 4 segundos dejando atrás la marca de la británica Paula Radcliffe de 2h15m25s en 2003.

En su puesta a punto de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Kosglei disputó en febrero una media maratón (son 21 km, la mitad que en las maratones)en Ras Al Kaimah, Emiratos Árabes y salió segunda con una marca de 1h4m49s.

Más notas