domingo, mayo 26, 2024

De la mano de Ricky Rubio, España despertó a tiempo

Por Federico Flossdorf

España venció 101 a 62 a Túnez por la primera fecha del grupo C del Mundial de China de 2018. Tras una mala primera mitad el conjunto español pudo reponerse gracias a su base Ricky Rubio. “Siento que tiene que ser mi Mundial”, afirmó previo al comienzo de la competencia. La frase hace referencia al rol que ocupa en el plantel en este torneo a diferencia de las competencias anteriores.

Ante las ausencias de Serge Ibaka, Pau Gasol y Chacho Rodríguez, Rubio es uno de los líderes del equipo y es el encargado de manejar el juego de España, una de las selecciones que apunta pelear el podio. El jugador que milita en los Pheonix Suns completó la planilla con 17 puntos y 9 asistencias.

La primera mitad para España no fue buena. El conjunto dirigido por Sergio Scariolo llegó a estar perdiendo por 10 puntos en el segundo cuarto. Liderados por su figura el pivot de 2,17 metros  Salah  Mejri, Túnez estuvo por arriba del 60 por ciento en tiros de dos puntos. Sin embargo por la jerarquía de Marc Gasol, actual campeón de la NBA y Serge Lull, quien convirtió 16 puntos, España terminó 42 a 39 arriba en el primer tiempo.

Los europeos debían corregir muchos aspectos. La defensa, fundamental, y mantener la concentración ofensiva. Las asistencias de Rubio, y el altísimo 60 por ciento en línea de tres llevaron al equipo a terminar el tercer cuarto 70 a 49.

En último parcial, el encuentro quedó sentenciado. Scariolo pudo dar descanso a sus estrellas, y Túnez, con un susto por el tobillo de Mejri, ya tenía la cabeza puesta en el partido ante Puerto Rico. España ganó, pero no convenció en la primera parte y esas desconexiones no deben ocurrir en un torneo corto. Durante los últimos minutos, la Selección española recuperó sensaciones y se encontró con el aro, dando lugar a un marcador engañoso.

Más notas