miércoles, abril 24, 2024

Las claves de un partido táctico

Por Roberto Aboian

Hay que volver al 2007 para revivir la última vez que se jugó el superclásico mundial por la Copa América. Aquella vez, también en Brasil, la Canarinha venció categóricamente por 3-0 en la definición del certamen. Hoy, el conjunto local llega a esta instancia luego de ganarle a Paraguay por penales y la Argentina, de vencer a Venezuela por 2-0.  Ambos seleccionados, fueron consolidando su equipo y su táctica con el correr de los partidos. Están en su mejor momento.

La idea principal que Tité busca transmitir en Brasil es crear superioridad numérica en el medio, con el apoyo de los laterales, para luego generar el desequilibrio por las bandas con los extremos. Para eso, busca la asociación de los volantes con Coutinho, el principal generador de juego, y los laterales que trazan diagonales hacia adentro.

En el comienzo del certamen, Brasil paró un 4-2-3-1 y se observó un equipo partido, muy fácil de doblegar en ataque. Frente a Bolivia se veía como los dos volantes centrales junto a la línea defensiva quedaban de un lado del mar de jugadores bolivianos, y los delanteros del otro. A su vez, con Venezuela, ante la aferrada marca pegajosa que sufrieron, los venezolanos pudieron anular sin problemas a Coutinho para que no recibiera.

Con Perú se vio un cambio importante cuando Tite pasó a formar 4-3-3, con Casemiro de volante central, Arthur Melo y Coutinho de interiores. La cercanía de ambos jugadores del Barcelona, generó una mejor asociación entre todos. El pase de Arhtur con la creatividad de Coutinho hicieron que el equipo tenga llegadas más claras. Tan visible fue, que le ganó 5-0 a Perú.

Así mismo, Brasil cuenta con laterales que hacen inmensos aportes en ataque. Dani Alves, desde la derecha, termina en la última línea como extremo, generando que el extremo que este jugando en ese momento, sea Richarlison o Gabriel Jesús, tire diagonales hacia el centro, teniendo así mucha más gente en ataque. Filipe Luís, por su parte, suele terminar como interior y imponiendo el dos a uno al rival con Everton. Ambos jugadores se asocian a los mediocampistas en la gestación del juego.

Un dato a tener en cuenta es la valla invicta que mantiene el conjunto brasileño. La gran calidad de sus centrales y su arquero anticipan que doblegarlos será muy difícil. Sin embargo, Brasil suele jugar muy adelantado y con la capacidad de los jugadores del ataque argentino, no sería descabellado algún contraataque peligroso.

Los extremos de Brasil son letales en el uno contra uno, como también con los disparos de afuera del área. Tienen la capacidad de juntar jugadores y, en consecuencia, dejar a sus compañeros habilitados para profundizar aún más.

La Argentina, en primer lugar, deberá afianzarse lo más que pueda defensivamente, dado que, contra Venezuela, el ingreso de Soteldo generó bastantes dificultades por el lado de Foyth.

El mediocampo será la clave del encuentro. Brasil gesta su juego desde allí con los laterales apoyando en la misma línea, por lo que será necesario el aporte de alguno de los tres jugadores de arriba en la presión para no dejarlos jugar y distribuir a su gusto. La anulación de Arthur y Coutinho es inminente para romper con el esquema brasileño.

Nuevamente, la Argentina deberá estar en constante movimiento, ser estático sería lo peor considerando la velocidad de juego que impone Brasil.

Lionel Messi deberá volver a su nivel de alto vuelo lo antes posible. Más allá de que Argentina logró una buena performance en lo grupal ante Venezuela con un Messi errático, las cualidades del rosarino serán necesarias de cara a este enfrentamiento.

Argentina llega mejor en lo emocional, ganó su partido marcando goles. En tanto, Brasil, no pudo concretar ninguna de las numerosas chances que tuvo ante Paraguay. En el juego, bastante parejos, por lo que queda disfrutar, si se puede, de una nueva edición del superclásico mundial.

Más notas