jueves, julio 25, 2024

Bielsa, el fútbol, los medios y el mensaje

Por Santiago Gutiérrez

Las conferencias de prensa en el fútbol normalmente son muy monótonas, con preguntas coyunturales que nacen y mueren cuando empieza o termina un partido. Por lo tanto, las respuestas son igual de coyunturales y monótonas, a veces no son atractivas porque sabés lo que van a decir o lo que dicen no tiene peso. Pero las conferencias de Marcelo Bielsa son diferentes, con reflexiones que eclipsan la posible formación del próximo partido y denuncias cuando los torneos como la Copa América no cumplen con las exigencias mínimas. Empezamos a escuchar de fútbol, hasta de filosofía y de la vida. Hay algunas preguntas que obedecen al partido, sí, pero el Loco siempre tiene algún tinte distinto que te llama a escucharlo. Su voz es lenta, pero sus palabras son más filosas que una katana y cuando su voz crece el filo de la espada también.

La conferencia de prensa de Bielsa y el jugador Sebastián Cáceres previo al partido del tercer y cuarto puesto contra Canadá duró 41 minutos y 10 segundos. Ocurrió después de que el equipo charrúa quedara eliminado ante Colombia en las semifinales. “No merecimos ganar, pero tampoco merecimos perder”, contesta Bielsa. Después del cierre del partido, varios hinchas uruguayos y colombianos, en las tribunas cercanas al banco de suplentes, empezaron a golpearse entre ellos. En ese lío estaban los familiares de los jugadores de Uruguay. “Tuvimos que meternos a la tribuna para sacar a nuestros seres queridos con bebés chiquitos, un desastre todo, no había ni un solo policía, cayeron a la media hora, un desastre”, dijo el capitán uruguayo, José María Gimenez en el post partido. Darwín Nuñez fue uno de esos jugadores que entró a las tribunas junto a las dos hinchadas.

“¿Le preocupa lo que pueda recaer en sanciones en cuanto a sanciones pensando en las eliminatorias?”, fue una de las preguntas que recibió Bielsa, quién se acercó con una postura encorvada al micrófono, mientras mordía sus labios: ”Los jugadores reaccionaron como cualquier ser humano. Están agrediendo a su mujer, a su madre, a un bebé, a su esposa, a su hermana, y ¿qué hace usted? Pregunta si van a sancionar a los que fueron a defender. Esto es un grado de complicidad. Las preguntas también actúan de manera cómplice -sigue- Todo esto ustedes lo saben, pero siempre vienen a que uno de estos infelices que estamos de este lado abramos la boca, para que no vaya ser que sean ustedes los que señalen y que después se vean afectados de alguna manera”. El periodista vuelve a hablar y responde indignado: “No, no es así. No sé quién es usted, pero sabe perfectamente que un porcentaje del periodismo no agrede a determinados sectores que son responsables porque no les conviene”, retruca Bielsa. El periodista no contesta. “A mí lo único que me importa es que un tipo que ve que le están pegando a la madre, hermana, mujer y que hay un procedimiento para que no suceda o que no haya una puerta de escape ¿Soy yo el que tiene que responder esto? La sanción no es para los futbolistas sino para aquellos que lo obligaron a hacer esto, no tenían opción”, cierra. Varios periodistas le contestan al mismo tiempo. La situación se descontroló. El encargado de la conferencia pide “por favor, no interrumpir “.Pero no es justo. Nosotros defendimos desde nuestro lugar a los jugadores”, dijo el periodista uruguayo Rodrigo Romano, que finalmente se retiró en medio de la conferencia de prensa. En su cuenta de X, explicó el por qué de su salida: “Sin saber que pensamos, sin saber lo que dijimos, Bielsa nos recriminó eso (no defender a los jugadores) y no lo soporté, porque primero es de una gran injusticia, es mentira y estoy siempre del lado del jugador de la selección”.

“Esto es una actuación. Yo dije que me refería a un porcentaje del periodismo. Este señor interpreta que yo hablé de todo el periodismo-sostiene Bielsa- Sí sé que hay un porcentaje del periodismo que no dice lo que debe decir y hay otro que dice lo que debe decir”. El Loco buscó desnaturalizar la pregunta, desglosarla y redirigirla a los responsables directos, la CONMEBOL; aquella entidad que se le fue de las manos esta Copa América. Fue señalada por no tener los procedimientos necesarios para evitar la pelea que hubo en Uruguay y Colombia y por el pobre, casi amateur, estado del campo de juego.”Son todos errores sabidos. Las uniones de la cancha no cierran y los campos de entrenamiento eran un desastre. Bolivia no pudo entrenar (un día, por el mal estado del campo). Claro, Bolivia. La jefa de campo de juego (Maristela Kuhn ingeniera agrónoma encargada de la CONMEBOL) hace una conferencia de prensa para decir que es sólo una cuestión visual”, critica duramente Bielsa.

La conferencia de prensa termina en el minuto 33. “A todos muchas gracias”, dice el encargado. Bielsa se levanta, pero su espíritu agitado, con coraje, no acepta el cierre: “Por qué la suspenden. Yo estoy a disposición”. Esas palabras le dieron casi diez minutos más. Ya ni el tiempo podía controlar al Loco, que antes de recibir la última pregunta critica el modelo de copia y pega de la CONMEBOL con la UEFA, de Sudamérica con Europa. “Pedimos a los organizadores que no pongan a un entrenador con un jugador, vamos a hacerlo por separado. El entrenador asume un protagonismo por el interés masivo y el jugador es un invitado de lujo. No, en la Eurocopa se hace así-dice-Nosotros hacemos lo que nos parece, no lo que hacen los europeos”. La conferencia de prensa en menos de un día llegó a las 100 mil visualizaciones en el canal de Youtube de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

El uruguayo y político José Enrique Rodó, que falleció en 1917, defendió hasta su muerte que América tenga su propia identidad, que sea una fuerza en común en contra del imperialismo estadounidense y el eurocentrismo. No sé si Bielsa lo leyó o lo conoce, pero ejecutó a la perfección lo que pensaba Rodó. ¿La diferencia? Una pelota de fútbol: “Estados Unidos cuando sintió que sus intereses estaban siendo atacados, creó el FIFA Gate con el FBI, pero era por sus intereses”. En 2026 el país norteamericano organizará la Copa del Mundo con México y Canadá. De los 16 estadios donde se van a jugar los partidos, 11 son de Estados Unidos.

Volvemos a la conferencia que poco y nada habló Bielsa del futuro rival, Canadá, cuyo entrenador estadounidense, Jesse Marsch también criticó a la CONMEBOL, luego de escuchar las denuncias del DT de Uruguay : “Este torneo no fue profesional para mí. Nosotros recibimos insultos racistas en todo el torneo. Nos trataron como ciudadanos de segunda clase”.

“Imagínese que ha pasado con el fútbol. Cómo el fútbol, que es propiedad popular porque los pobres tienen muy poca capacidad de felicidad. El fútbol es gratuito y es una de las pocas cosas que los pobres tienen. Ese fútbol ya no lo tienen más, porque a los 17 años jugadores como Endrick se van a Europa”, dijo Bielsa en la conferencia de prensa previo al partido con Brasil en la Copa América. Antes de que diga esta frase le tuvieron que cambiar el micrófono porque funcionaba mal.

Las actuales cinco conferencias de Bielsa en la Copa América, publicadas en el canal de Youtube de la Asociación Uruguaya de Fútbol, tienen más de 20 mil reproducciones cada una. La reflexión del comienzo sobre la actualidad del fútbol, que ya no es popular, no como antes, rompe totalmente con el esquema coyuntural de las conferencias. Un punto seguido y el actual DT de La Celeste le continúa respondiendo al periodista. Su pregunta, en principio, había sido sobre la final de la Copa Libertadores entre el Sao Paulo y Newell´s en 1992. No creo que tenía en sus planes la inesperada reflexión de Bielsa: “Usted como representante de un gremio, que se atribuye un poder, que lo tienen y que manipulan hasta el máximo; por qué no asumen a través de la investigación desenmascarar las mentiras del poder. Porque cada vez que hay un episodio central en el fútbol comprometen a los protagonistas en vez de desenmascarar las mentiras. Los usan para polemizar”.

En medio de la Copa América, Cafú, el histórico lateral derecho que jugaba en ese Sao Paulo de 1992 y que metió el penúltimo penal de la tanda que consagró al equipo tricolor dijo que “cuantos más brasileños pasen a la Premier League, menos posibilidades tendrá Brasil de ganar el Mundial- sigue- Los medios te lavan el cerebro diciendo que son los mejores del mundo cuando no están ni cerca de serlo”. En el torneo más añejo de selecciones, Brasil tuvo poco de esa chispa futbolera, del carnaval que representa su fútbol. Solo flashees como los videos de Tik Tok. Empató con Costa Rica y Colombia y quedó eliminada en cuartos de final, desde la vía de los penales, ante Uruguay. Todos los mediocampistas de Brasil, menos Ederson (Atalanta), juegan en la Premier League. Al mismo tiempo, Uruguay volvió a una semifinal de Copa América luego de 13 años. Bielsa recuerda, y durante los festejos, abrazó a Raphinha, a quién dirigió en Leeds United.

“El favoritismo es un tema totalmente intrascendente, manipulado por los medios de comunicación para ver qué se logra. El débil también tiene posibilidad de ganar. No tiene ningún sentido dedicarle tiempo a anticipar qué es lo que va a pasar”, dijo Bielsa, después de la victoria de Uruguay 5 a 0 ante Bolivia en fase de grupos de la Copa América. El eterno DT sabe el poder y la capacidad que tiene el periodismo para instalar ideas y lo desenmascara en su hábitat natural, las conferencias de prensa.

Si le preguntáramos a 20 personas qué es el fútbol para ellos, las respuestas serán distintas, porque son personales. Este deporte, ”el primer juego del mundo”, como lo denomina Bielsa, atrae nuestras emociones, el placer, hasta nos hace imaginar la idea que los jugadores nos representan, que cumplen una idiosincrasia nacional, mientras patean una pelota de cuero y lona. Pero Bielsa siente que el fútbol cambió de carril o lo cambiaron de carril: “Yo tengo la certeza de que el fútbol está en un proceso decreciente, cada vez lo ve más gente, pero cada vez es menos atractivo en la medida que el juego se vuelva absolutamente previsible. Eso favorece al negocio porque lo mira mucha gente. El fútbol no es cinco minutos de atracción, es mucho más que eso, es una expresión cultural y ese aumento artificial de espectadores en un momento se va a cortar”. Bielsa declaró esto previo a la victoria con Brasil. Tal vez la poca atención que hubo por el estado del pasto en los estadios es una forma de decir que importa más el dinero, que las tribunas estén llenas, antes que el propio juego. Business are business.

Durante su paso como entrenador de la Selección Argentina, Bielsa decidió no dar entrevistas personales a ningún periodista ni a ningún medio de comunicación. Los títulos y las charlas podrían darse en sus largas conferencias de prensa, que a veces duraban horas. “Tienen el mismo derecho una radio de Salta que TyC Sports”, recordó (lo que había dicho Bielsa) el periodista Marirro Varela en el trabajo “Retratos de una obsesión” de Gabriel Tuñez. Bielsa utilizó las conferencias como un espacio de igualdad. Sin límites de preguntas, porque las primeras siempre van hacia los más poderosos. El Loco rompió el modus operandi de una conferencia de prensa.

El 19 de abril de 2021, el Leeds United dirigido por Bielsa iba a jugar con el Liverpool por la fecha 32 de la Premier League con la resonante noticia de la posible creación de una Superliga de fútbol que integrarían los equipos más grandes de Europa como el Real Madrid, Barcelona, Liverpool, entre otros. El partido terminó 1 a 1 y el Loco junto a su traductor colombiano, Andrés Clavijo, aprovechó la nota post partido para reflexionar sobre el hambre insaciable de los poderosos dentro del fútbol: “El problema fundamental es que los ricos siempre aspiran a ser más poderosos, sin considerar las consecuencias sobre el resto -sigue- Hay un montón de estructuras que le ponen límite a la desigualdad y se han ido flexibilizando. Lo que le da salud a la competencia es la posibilidad del desarrollo de los débiles, no el exceso de crecimiento de los fuertes”.

Marcelo Bielsa, a través del micrófono, de las conferencias de prensa, de las preguntas de los periodistas, busca romper con la coyuntura y el sistema monótono, resultadista y corrupto que corrompió de a poco al fútbol. Con una espada representada en su lenta, pero clara voz, defenderá por siempre la igualdad, la justicia, la esencia del fútbol, lo que disfrutan los hinchas, lo que emociona a los jugadores, pero no es negocio para los poderosos y los organizadores. “La gambeta tiene vida propia, del mismo modo que no se enseña tampoco se anula. ¿Cuál es la forma de anularla? Reprimiendola. Un verdadero sin sentido”, concluye el Loco en noviembre de 2023, en una conferencia de prensa, su lugar de lucha ante el poder dominante, ante el negocio, que amenaza el juego que amamos. El juego que parece ser de todos, pero al final pertenece a unos pocos.

 

Más notas