martes, febrero 27, 2024

Nazareno Sasia: La bala dorada

Federico Bairgian (@fedebairgian)

A 50 kilómetros de Paraná, Entre Ríos, más precisamente en Cerrito, todo es una fiesta. Es que el pequeño gigante que tiene el pueblo de 5.700 habitantes, partió a Buenos Aires como el número 1 del ranking mundial Sub18, en lanzamiento de bala y no solo volverá ratificando su posición, sino que también lo hará con la medalla dorada colgando de su cuello.

Nazareno Sasia fue el encargado de abrir la competencia el viernes con una marca de 21.94 metros en el cuarto y último lanzamiento, que fue récord nacional y sudamericano incluido. Como no podía ser de otra manera, dos días después, el entrerriano cerró la jornada masculina con 21.25 metros, que se sumaron al record y formaron 43,19, número que ninguno de sus rivales logró alcanzar. Fue entonces cuando vio la gran pantalla, se ató la bandera de Argentina y corrió a la tribuna para abrazarse profundamente con su padre.

El chino, Jialiang Xing, consiguió la medalla de plata tras acumular, 41,74 metros (20,85 y 20,89) y el bronce fue para el italiano, Carmelo Alessandro Musci, con una distancia en total de 41,43 (20,67 y 20,76).

Los visitantes del Parque Olímpico de la Juventud fueron testigos de la hazaña que realizó una de las mayores promesas del atletismo argentino. El joven de 17 años y 1.93 metros eligió al lanzamiento de bala por sobre otros deportes que practicó: el básquet, lanzamiento de disco o el fútbol, en el que se considera un defensor medio pelo y admirador de Juan Román Riquelme, quien luego de su coronación, le envió un video dándole las felicitaciones y la camiseta autografiada de la Selección Nacional Argentina que utilizó en 2005.

A Sasia nunca le pesó la mochila de ser el favorito. Resignar su viaje de egresados con sus compañeros y despertarse a las 5 de la mañana para viajar de Cerrito a Paraná para seguir practicando, valió la pena. Tampoco es casualidad que en su pueblo lo eligieran como embajador deportivo en la fiesta de fin de año, ni que hasta se haya planteado la idea, entre risas, de premiar a un doble ganador, sabiendo que él siempre se asegura el primer puesto.

La joven promesa considera que éste es sólo el comienzo y remarcó que esta medalla es un logro muy grande pero que no termina acá. Irá por más. El año que viene tendrá el Mundial Juvenil y después apuntará a su sueño de vivir la mayor cantidad de Juegos Olímpicos que pueda, aunque él sabe que será consecuencia de su trabajo, esfuerzo y dedicación.

Más notas