lunes, julio 22, 2024

La Tromba del Este: Once Unidos

Por Franco Zabala

El pasado mes de abril, el equipo de Mar del Plata se consagró subcampeón del torneo más importante de la natación argentina; sin embargo, ¿qué es lo destacable? Más allá de haber quedado lejos de los 473 puntos del campeón del torneo, Natación SAGVB, es llamativo el repentino aumento de puntaje que logró el conjunto albiverde de una edición a otra.

En el Nacional Open de noviembre de 2022, Once Unidos finalizó en 8º lugar, con un total de 61 unidades. En el mismo torneo pero en la edición de este año, el cual se llevó a cabo hace menos de dos meses, el equipo quedó 2º, con una cifra final de 375.5 puntos.

Si bien también lograron resultados positivo en la categoría junior, el foco se debe poner en la categoría mayor, o abierta, la más competitiva del país, en la cual se logró en menos de un año, un aumento de más del 500% de la puntuación, ¿la clave? Los relevos.

Para orientarse, un oro en una prueba individual otorga 9 puntos, mientras que un oro en una prueba colectiva cuenta como 18 puntos, ídem con el resto de posiciones que sumen puntos, todas se duplican. En agosto, no participaron de los relevos; en el último torneo, los marplatenses se colgaron 7 medallas de siete posibles, y lograron un total de 4 medallas de plata y 3 de oro.

Pasar de no presentar equipo en este tipo de carreras, a transformarse en uno de los rivales más poderosos en esta modalidad, en un periodo tan corto, es sorprendente.

Los Once son un equipo que en este último tiempo se reforzó en sus puntos débiles, ya sea por adiciones de nadadores al equipo, como podría ser Federico Ludueña, o por la propia mejoría de su cantera, como lo es la promesa/realidad de 17 años, Ulises Saravia.

Sobre este último cabe mencionar que consiguió por segunda vez consecutiva el campeonato absoluto de los 100m espalda, y quedó a 41 centésimas de ser la mejor marca histórica de la carrera.

El combinado está diseñado estratégicamente para dominar solamente un tipo de prueba: las de velocidad. Este comentario meramente descriptivo, el cual para nada es o debería ser tomado como una crítica, se apoya, al igual que los previos, en los resultados del último Open. Once Unidos no consiguió medallas en 400m combinado, 400m libres, ni en 800m libres; en fondo, únicamente lograron la plata de Lucía Gauna, en los 1500m libres.

Más allá de Gauna, quien siempre ha sido una nadadora muy versátil en el estilo libre, hay una clara preferencia por parte del equipo de cara a las pruebas más cortas. El equipo está planteado para conseguir una fuerte presencia en los 50m, 100m y 200m de ciertos estilos, más en las primeras dos que en la tercera.

Esto bajo ningún concepto puede ser considerado como un error, es simplemente una elección del entrenador, quien está obligado a conocer los bueyes con los que ara. En una analogía futbolística, obligar a un habilidoso con la pelota a no demostrar su capacidad, es igual de contraproducente que pedirle a alguien con un don innato para el remate, que no intente al arco. Hay que explotar las virtudes de los nadadores y pulir sus defectos, no amoldarlos a una única versión posible; los arqueros no son nueves, y los nueves no son arqueros.

En un momento más presente de la institución, se puede mencionar que ya están fijos en la selección nacional tanto juvenil como mayor. Al día de la fecha, cuentan con el único varón integrante del equipo nacional argentino que irá al Mundial de Fukuoka, Guido Buscaglia, y el único varón que irá al Mundial Juvenil de Netanya, Ulises Saravia; también se pueden mencionar a otros integrantes de la selecta, como lo son Guillermina Ruggiero, Juana Ortiz, Federico Ludueña, Lucía Gauna.

Los de Diez Andersen y Valdez tienen estrujado en sus manos el comando absoluto de la zona sudeste de la provincia de Buenos Aires y continúan la expansión a paso firme; tanto así que incluso el provincial les quedó terriblemente chico, y le sacaron el lugar en el nacional a otras instituciones históricas como lo son River o Unión de Santa Fe.

La competitividad es no solo positiva, sino necesaria para que un deporte funcione, el planteamiento de una hegemonía deportiva enorme conlleva a un desánimo del resto de rivales, quienes como techo apuntan al 2º o 3º puesto. No se puede pensar en nada más aburrido que un campeonato en el que siempre gane el mismo, y la culpa claramente no va a ser nunca de Goliat por ser muy fuerte, después de todo, los nadadores largan al mismo tiempo y desde el mismo lugar.

Once Unidos consiguió, en menos de 6 meses, subir 4 posiciones en la tabla del Open, romper una considerable cantidad de récords nacionales, y establecerse como el segundo mejor equipo de la nación tanto en juniors como en mayores. Si bien la hegemonía del gran imperio ballesterino no parece tener pronta fecha de caducidad, la sola existencia de un equipo que le venda caras las victorias, es beneficiosa para todos.

Más notas