domingo, junio 16, 2024

Fisicoculturismo: cuerpos en acción

Por Roderick Mac Lean

El fisicoculturismo es una disciplina en la que los atletas, a través del levantamiento de pesas y de una dieta rigurosa, alcanzan una forma física más grande y definida que difícilmente puede ser replicada por la “gente común” debido a la exigencia que demanda y por los grandes cuerpos que llegan a desarrollar las personas que lo practican. Este deporte empezó a practicarse en la Argentina a comienzos de la década de 1950, pocos años después de que surgiera en el estado de California en los Estados Unidos.

En sus comienzos, las primeras personas que se sumergían en el fisicoculturismo venían del catch (lucha libre) para así trabajar la fuerza de sus músculos. La aparatología que tenían para entrenar era escasa y de mala calidad ya que en los gimnasios apenas había un banco plano de metal oxidado, una barra y un par de mancuernas. Incluso algunas personas se construían sus propias pesas con cemento.

La Federación Nacional de Fisicoculturismo (IFBB Argentina) es la máxima institución de este deporte en el país. Desde 2000 se encarga de organizar las distintas competiciones nacionales y, a partir del 2019, le paga a los atletas argentinos las inscripciones a los torneos internacionales. Además está involucrada junto a los países limítrofes en el desarrollo de diferentes campeonatos en el continente.

La IFBB Argentina, según Google Maps, tiene su sede en Paraguay al 2800 en la Ciudad de Buenos Aires pero allí solo hay una puerta cubierta por una reja y no hay ningún cartel que indique que allí se encuentra la IFBB. De hecho, si se llama al número que aparece registrado en internet, se puede hablar con el actual presidente de la IFBB Argentina, Jorge Asp.

También, la IFBB Argentina brinda distintos cursos educativos sobre nutrición, musculación, trastornos nutricionales y sobre el jueceo. Los cursos de trastornos nutricionales y el de jueceo fueron creados por Cristina Musumeci, ex presidenta de la IFBB Argentina entre 2004 y 2008, el de jueceo lo realizó con el fin de establecer un criterio común entre los árbitros a la hora de analizar el cuerpo de un deportista y el de trastornos lo creó con la intención de enseñarle a las personas a llevar una dieta correcta para esta disciplina con el in de evitar problemas alimenticios.

Musumeci (foto) explica que los fisicoculturistas son artistas que trabajan con su propio cuerpo y que por eso es fundamental que el atleta sepa qué y cómo debe comer en las distintas etapas del año, ya que la alimentación varía dependiendo de si está en etapa de competencia o no. También insiste en que los deportistas deben darle importancia al tiempo de descanso para poder rendir de la mejor manera en la temporada.

Cristina Musumeci. La atleta argentina y Juez internacional de Culturismo y fitness indicó: "ésto está cambiando" | Nueva Rioja

Al ser un deporte amateur, los gastos los pagan los propios atletas y dirigentes de la IFBB Argentina. Susana Ortega, secretaria general de la Federación, comenta que la gran mayoría de los viajes que realiza a las distintas provincias, en las que va a presenciar diferentes competencias, se los costea ella con la plata que genera de su centro de estética. De hecho, la gran mayoría de las personas que se dedican al fisicoculturismo trabajan como entrenadores personales en gimnasios e incluso además del físico, asesoran a la gente desde la parte nutricional. Un ejemplo es el de Daniel Cerrini que fue fisicoculturista y el preparador físico de Diego Maradona en el mundial de Estados Unidos 1994, en el que el diez dio positivo en el control antidoping, luego de que el propio Daniel le diera un “cóctel de medicamentos estimulantes”.

Ortega agrega que el fisicoculturismo es un deporte muy caro ya que para mantener el físico que se demanda hay que comprar suplementos para tomar antes y después del entrenamiento. Los alimentos también son fundamentales ya que se realizan varias comidas de grandes cantidades. Por eso estas dietas pasan a ser un estilo de vida ya que los deportistas tienen que estar en forma los 365 días del año. Adrián Siri, campeón del título argentino de 2019 y subcampeón sudamericano el mismo año en la categoría senior, comentó en una nota con Infobae que desde 2002 no toma alcohol.

Las competencias de fisicoculturismo duran un solo día, allí se disputan todas las categorías, que se dividen por edades, tanto masculinas como femeninas. Los atletas se paran en un escenario en donde son juzgados por cinco árbitros. Allí deben realizar cinco poses obligatorias y después tienen un minuto para realizar otras posiciones que ellos mismos decidan y así se irán eliminando a los distintos participantes hasta que quede un ganador.

El fin es que los competidores muestren su definición y la masa muscular de las distintas partes de sus cuerpos. Los grados de ambos criterios varían según la clase. Estas posturas, una de espaldas al público, otra de frente y dos de costado, se practican de manera especializada ya que son igual de importantes que el estado físico.

En la década de 1990, momento de máxima popularidad del fisicoculturismo, los atletas que más solían llamar la atención eran aquellos que competían en las clases Senior, pero en los últimos años surgió una nueva categoría que lleva el nombre de Men´s Physique en la parte masculina y Bikini Fitness en la femenina. En esta nueva clase no se prioriza tanto el tamaño de los músculos sino que el físico sea definido y simétrico. Hernán Rodríguez, que se consagró campeón en el Mister Olympia del Men´s Physique en 2017 y 2019 (el único argentino en ganarlo) explicó que el Men´s Physique es mucho más sano ya que al no priorizar tanto el tamaño muscular no hace falta consumir tantos esteroides anabólicos como se acostumbraba a hacer en la década de los 80 y 90. En esos años la imagen que se tenía de un “físico de calidad” eran los cuerpos gigantes y para eso era necesario ingerir sustancias anabólicas que a la larga terminan siendo perjudiciales para la salud.

La secretaria general de la IFBB Argentina, Susana Ortega, explica que la IFBB Internacional llevó el deporte hacia lo que es más atractivo para el público en general ya que se hace más comercial. La entidad madre en los últimos años creó categorías destinadas al fitness. “Para nosotros, la estética de un fisicoculturista masivo y grandote como la de Arnold Schwarzenegger, que es un referente nuestro, es agradable de ver pero para el común de la gente no lo es”, declara la secretaria de la federación nacional.

Las mujeres empezaron en el fisicoculturismo un poco más tarde que los varones ya que en Argentina arrancaron a competir en la década de 1970 y en sus primeros años desarrollaron cuerpos super hipertrofiados que eran toda una novedad pero provocaba rechazo en las personas.

Una mujer que destacó fue María Rita Bello (foto), que empezó a competir a mediados de los 80 y que fue relevante en campeonatos en Estados Unidos. Ganó la categoría pesada del Arnold Classic de 2009 y logró quedar entre las diez mejores competidoras en el mismo torneo pero del año siguiente. Bello ya no compite en los torneos de la IFBB pero trabaja como entrenadora personal y da consejos sobre nutrición.

C.S.F.F.: Maria Rita Bello : una historia de vida y ...

El atleta más destacado fue Jorge Brisco en 1964 se coronó campeón del Mister Mundo de la IFBB en Montreal. Brisco también fue muy relevante como preparador físico ya que entrenó a grandes deportistas argentinos, como Hugo Porta o Hernán Crespo. Brisco falleció en mayo de 2010 a los 68 años por causas naturales.

Un problema que siempre tuvo el fisicoculturismo fue ser reconocido por el Comité Olímpico Internacional como un deporte, pero cambió en 2015, cuando fue reconocida la categoría de Culturismo Clásico. Su bautismo fue en los Juegos Odesur 2018 en Bolivia y también participó en los Juegos Odesur de Playa de 2019 en Rosario y en los Juegos Panamericanos de Lima de ese mismo año. En 2022, volvió a ser parte de los Juegos Odesur en Asunción.

Si bien el fisicoculturismo en Argentina no es tan popular como lo fue en los 90, hoy mucha más gente está dispuesta a someterse a la exigencia que demanda ya que hay categorías que valoran más la estética que la masa muscular y los tipos de cuerpos a los que se aspiran son un poco más fáciles de conseguir que antes. Además, se pueden conseguir de forma natural sin necesidad de consumir productos que pueden provocar graves problemas en la salud de las personas.

Más notas