Por Maximiliano Ochello
Nicolás de los Santos, el nuevo jugador del basquet de Boca, comentó acerca de su vida en Chubut, cómo vive la llegada al equipo del cual es hincha, la idea de irse del país hasta que llegó la oferta del azul y oro y su amistad con Leonel Schattmann, con quien compartirá plantel nuevamente tras siete años consecutivos en distintos equipos.
-Primero que todo, ¿Cómo estas vos y como estas pasando esta cuarentena?
-Dentro de todo bastante bien. Acá en Chubut hace un mes y medio que no hay muchos casos así que estoy haciendo una vida normal. Ya fui al gimnasio y al club en el cual yo entreno. Estoy bastante contento por ese lado.
-Me hablaste de la vuelta a entrenar ¿Cómo te sentiste al tocar la pelota de básquet otra vez?
-Costó en lo basquetbolístico, pero en lo físico durante estos meses estuve preparándome.
Obviamente no es lo mismo desde tu casa que en un gimnasio, pero a nivel de básquet se hizo complicado los primeros días, pero de a poco me voy a ir adaptando
-Son tus primeros días como jugador de Boca, ¿Cómo lo viviste con todo lo que se habló en las redes sobre tu llegada?
-Todavía estoy shockeado por todo lo que es el “Mundo Boca”. No me esperaba que fuera tan así. Fue una revolución para mí y para mi familia. Muy feliz obviamente de pertenecer a esta locura hermosa. La ansiedad cada día sube un poco más así que la llevo como puedo. No sé cuándo arranca la liga y se hace muy tediosa la espera. Trato de poner la cabeza en prepararme para el comienzo de la temporada. Todavía falta mucho pero tengo muchas ganas de estar ahí.

-Entre Gimnasia de Comodoro y Quimsa jugaste siete años con Schattmann y ahora se vuelven a ver en Boca. ¿Imagino que es un amigo, no?
-Estoy muy contento con juntarme con él otra vez. Estuvimos hablando mucho. Mi llegada se dio antes que la suya y él tenía muchas ganas de venir a Boca. Un poco lo convencí para que venga y juguemos juntos otra vez. Lo admiro mucho como jugador y nos conocemos bastante dentro de la cancha. Tal vez podremos sacar ventaja por eso.
-Tuviste varias ofertas del exterior ¿Qué te inclinó para llegar al Xeneize?
-Tenía ofertas del exterior y de Argentina, pero nada era concreto. Mi idea era irme afuera pero, en la incertidumbre de que hacer, me llamó mi representante y me aviso la oportunidad de venir a Boca. Soy hincha del club y era una asignatura pendiente para mi asi que no podía decir que no. El plantel me gusta y la relación con el entrenador, Gonzalo García, también influyó. Estoy muy feliz de pertenecer al club que amo.

-Ya tuviste un paso en México el año pasado, ¿pensaste en esperar la oferta de allí dado el éxodo de los jugadores de la Liga Nacional a ese país?

-Lo tenía en la cabeza pero no quería pasar la oportunidad de Boca. Podría haber esperado pero no quería perder esta chance. Me llega en un momento justo de mi carrera y no si iba a volver a tener esta oferta del club.

No llega tanta info de la liga mexicana a Argentina. ¿Hay mucha diferencia con la Liga Nacional?
-La infraestructura principalmente. Lo llevan mucho a lo que es la NBA con las “cheerleaders”,estadios gigantes, entre otras cosas. La economía es muy distinta también. Los mejores jugadores se fueron para allá por eso.

Paso a paso hacia la punta

Además de Nicolás De Los Santos, Boca contrató a Manuel Buendia, Leonel Schattmann y al entrenador Gonzalo García. Si bien pudo renovar a jugadores claves como Adrián Boccia y Federico Aguerre, el club Xeneize perdió a fichas importantes como Lucas Gargallo, Eric Flor, Bruno Sansimoni y el juvenil con mucha proyección, Agustín Barreiro. También están a la espera de si podrán contar con jugadores extranjeros que siempre son un plus para los equipos.

A pesar de las bajas, el azul y oro se prepara para ser uno de los candidatos al título y pelear arriba mano a mano con San Lorenzo De Almagro y Quimsa de Santiago Del Estero. Con la nueva directiva del club comandada por Jorge Ameal en la presidencia y Alejandro Desimone en el básquet, Boca que ganó su última Liga en 2007 comienza a resurgir.