domingo, febrero 25, 2024

Newell’s, a 12 pasos de la gloria

Por Pedro Duffau, Leandro Gambino y Marcelo López Aspuru

Se cumplen 28 años de la final de la Copa Libertadores que Newell’s Old Boys perdió con San Pablo en la definición por penales, tras caer por 1 a 0 en los 90’ en Brasil. El equipo dirigido por Marcelo Bielsa no pudo mantener la victoria (1-0) conseguida en Rosario y se quedó sin lograr su primer título internacional.

Cuando el 26 de febrero, Newell’s perdió de local 6 a 0 con San Lorenzo en su primer partido en la Copa, ni el más confiado hincha leproso hubiera imaginado que iban a jugar la final casi cuatro meses después. Luego de esa dura derrota, se recompuso y quedó primero en el Grupo 1, que compartía con el conjunto de Boedo y tres equipos chilenos: Colo Colo (último campeón), Universidad Católica y Coquimbo Unido.

Luego eliminó a Defensor Sporting en octavos de final, a San Lorenzo en cuartos (se vengó de la goleada sufrida en la primera ronda y lo venció por 4 a 0 de local en la ida), al América de Cali en semifinales, tras una serie interminable de penales, y así llegó a su segunda final de la Copa Libertadores en su historia.

El primer partido en Rosario (en la cancha de Central, su eterno rival) fue victoria del local por 1 a 0 con gol de penal de Eduardo Berizzo. Y la ilusión de alcanzar su primer título internacional estaba cada vez más cerca.

El 17 de junio de 1992 fue la revancha en San Pablo. El equipo brasileño dominó gran parte del encuentro, tuvo varias situaciones de gol, pero Newell’s contó con una situación inmejorable cuando el partido estaba 0 a 0: Julio Zamora estrelló un tiro en el poste, el cual si entraba hubiera cambiado la historia. En el segundo tiempo, el equipo rosarino tuvo dos chances claras para convertir, otra vez Zamora y una de Domizzi. Hasta que vino el penal de Gamboa a Macedo, Raí lo transformó en gol y quedaron iguales.

Newell’s formó con: Scoponi; Saldaña, Gamboa, Pochettino, Berizzo, Llop, Alfredo Berti, Martino (capitán), Lunari; Zamora y Mendoza. El único cambio que hizo Bielsa en relación al partido de ida fue el ingreso de Juan Manuel Llop por Gustavo Raggio. Precisamente Llop cuenta sus sensaciones del desarrollo del encuentro y del planteo de su técnico: “Conocíamos al rival y creo que Bielsa lo planteó muy bien. San Pablo tenía muchas virtudes y por otro lado, nosotros teníamos un gran potencial. Tal es así que el partido lo llevábamos bastante bien hasta mediados del segundo tiempo y tuvimos muchas posibilidades de convertir algún gol. Desde el punto de vista táctico, el partido fue muy bien pensado por nuestro entrenador”.

Después vinieron los penales. Y ahí Berizzo erró el primero. Convirtieron Zamora y Llop, pero volvieron a fallar Alfredo Mendoza y Gamboa. “Habíamos practicado penales – agrega Llop – y además ya veníamos con una final que ganamos en la cancha de Boca el año anterior. Los pateadores éramos los mismos. Así que obviamente teníamos confianza para que nos vaya bien. Por su parte, sabíamos los posibles ejecutores del rival y el gringo Scoponi también lo sabía, pero a veces podes saber y después patean hacia otro lado”.

Newell’s venía primero en el Torneo Clausura y en paralelo luchaba por ganar su primera Copa Libertadores. Con respecto a esto, si fue contraproducente o no, Llop revela que “no nos perjudicó jugar dos competencias en simultáneo. Aparte llegamos a la final y después de haberla perdido salimos campeones del torneo local. El grupo estaba muy consolidado, convencido de lo que teníamos que realizar y estuvimos muy cerca de ganar los dos torneos. Teníamos una fortaleza mental muy importante, así que no nos afectó para nada haber participado casi todos los partidos con el mismo plantel. Fue una pena no haber logrado ambas competencias”. 

Su rival fue nada más y nada menos que el San Pablo de Telé Santana, que luego fue bicampeón de América en 1993, ganó la Copa intercontinental en 1992 y 1993 y subcampeón de América en 1994. Tenía jugadores de la talla de Cafú, Raí, Muller, Palinha y Zetti, todos ellos miembros de la selección brasileña. El deseo y las ganas de los dirigidos por Bielsa se quedaron en el umbral de la gloria, por muy poco, y así Newell’s perdió su segunda final de la Copa Libertadores. La historia dirá si alguna vez la tercera será la vencida….

 

Más notas