sábado, mayo 18, 2024

Raúl Gámez: del paraavalancha a presidente campeón

Por Victoria Rufolo

Raúl Gámez fue integrante de la barra brava y presidente del Club Atlético Vélez Sarsfield, pero en la institución no es necesario ni siquiera mencionar su apellido, con que se diga Raúl ya todos saben de quién se está hablando.

Dueño de tres períodos como dirigente en el club de Liniers y durante mucho tiempo también jefe de la tribuna. Luego de haber formado parte de la barra, estuvo al mando de la dirigencia en las etapas correspondientes a 1996-1999, 2002-2005 y 2014-2017. Sin embargo, desde que asumió como presidente siempre estuvo atento para darle lo mejor al club aunque no se encontrase al frente de este.

Cuando terminó su último ciclo decidió retirarse definitivamente de la política. Fue la primera vez, luego de 21 años consecutivos, que su agrupación Círculo el Fortín, perdió frente a la Cruzada Renovadora comandada por Sergio Rapisarda, actual presidente de la institución.

En las elecciones del 2014 pasó algo muy particular. Si le preguntabas a cualquier socio a quién había votado, te decían muy orgullosos y llenos de seguridad “a Raúl, obvio”. Esto quedó ampliamente demostrado en los resultados, ya que sacó más del 65% de los votos con récord de concurrencia en una votación en el club.

Federico Novello, periodista e hincha del fortín, dice: “Cuando hay un campeón suelen darse el trinomio de plantel, técnico e institución alineadas atrás de un objetivo y con los recursos para eso”. Y agrega: “Raúl es otro capítulo, es una institución para nosotros, es un hincha de tribuna y un prócer para el club. Después de Amalfitani es el presidente más importante que tuvo Vélez”.

Un hincha dijo una vez: “Fue el mejor dirigente después de Don Pepe” y agregó: “Si querés a Vélez, querés a Raúl”. Todos están de acuerdo con que Raúl profesionalizó al club y tiene muy buen ojo a la hora de elegir un entrenador. Lo demostró con Bielsa y con Heinze, dos hombres que supieron llevar a Vélez a lo más alto.

Christian Bassedas, exjugador del fortín, afirma: “Vélez es una institución de palabra y eso es fundamental”. Este club lejos está de ser solamente fútbol, es mucho más que eso y lo ha demostrado a lo largo de los años. Vélez es colegio, asados y entrenamientos del deporte que más te guste. Es un lugar que supo poner como prioridad al socio y a su gente en vez de al fútbol.

La primera elección en la que participó Gámez fue el 2 de noviembre de 1996 como representante de la agrupación Círculo El Fortín, que ganó por primera vez en la historia del club. Logró superar por muy poco margen a Héctor Gaudio, quien había presidido entre 1993 y 1996 y buscaba la reelección representando a la Unidad Velezana y a la Agrupación Amalfitani.

Juan Carlos Gómez Barbero, periodista, opina sobre el mandato de Raúl: “En esa presidencia, la palabra que mejor lo definió fue honestidad. Siempre estuvo enemistado con AFA por defender los intereses del club y por ser honesto”. Además, agrega: “Vélez no es igual a los clubes más grandes como River y Boca que exigen, entonces él pudo tomarse el trabajo de dedicarse a la parte económica y no tener que salir a ganar”. El hecho de privilegiar la economía y los intereses del club a pesar de todo, convierte a Gámez en uno de los mejores presidentes que tuvo el fortín, gran seguidor de los pasos y el camino que había marcado Amalfitani”.

Raúl Gámez siempre dijo que Vélez para él era un vicio y, de hecho, la familia alguna que otra vez lo ha culpado de darle más importancia al club que a cualquier otra cosa. Él fue quien decidió llevar a Bielsa y también fue un gran impulsor para que fuera a la Selección. Gómez Barbero asegura que: “La mayor virtud que comparten tanto Bielsa como Gámez es la eficacia y el trabajo”.

Es conocido por ser el dirigente que iba a la tribuna y la gente no solo lo respeta, sino que también lo saluda. Fue el primero y único en ser jefe de la barra brava y presidente del mismo club. También salió campeón ocupando ambas posiciones. Se lo conoce como alguien transparente, amable, respetuoso y honesto. Así lo confirma Gómez: “Gámez era el capo de las barras, pero de las barras viejas. Él manejaba las tribunas de Vélez y las banderas. Si le preguntas a cualquier otra barra de otro club te van a decir que era un hombre respetuoso que no se metía con nadie”.

Si bien su primera elección la ganó por una diferencia ajustada, la segunda fue sin rivales porque hubo irregularidades en la lista presentada por la agrupación Cruzada Renovadora; en la tercera, arrasó.

Bajo su mandato El Fortín consiguió los siguientes títulos:

·         1996: Campeón de la Supercopa

·         1997: Campeón de la Recopa Sudamericana

·         1998: Campeón del Clausura

Luego de que se fuera Bielsa, el club tuvo un momento de sequía y no volvió a ganar un título hasta el 2005, con Gámez como jefe de la dirigencia.

·         2005 Campeón del Clausura

Si bien cuando Vélez ganó estos campeonatos no estaba Gámez como presidente, sí estaba la agrupación Círculo El Fortín al frente de este.

·         2009 y 2011 Campeón del Clausura

·         2012 Campeón del Inicial

·         2013 Campeón Súper Final

·         2014 Campeón Supercopa Argentina

Más notas