sábado, mayo 18, 2024

Cómo tener un medio propio y no fracasar en el intento

Por Lucas Bonifacio, Bruno Annibali, Enzo Govoni y Lautaro Taverna

En las últimas décadas se acrecentó la crisis del modelo patronal empresarial, incluido en el sector de los medios de comunicación. Hubo múltiples despidos, cierre de diversos medios y vaciamientos de empresas del rubro. Ante este acontecimiento, los trabajadores y trabajadoras de la prensa buscaron otras soluciones. Comenzaron con una tendencia de recuperación de aquellas empresas quebradas, buscando eliminar la figura patronal –asumiendo formas de cooperativas-, y le dieron origen a los proyectos de autogestión del periodismo en Argentina.

Éste fenómeno no se produjo únicamente durante el gobierno de Mauricio Macri, período en el que el sector sufrió un fuerte impacto a causa del ajuste y la suba de la inflación, sino que data de muchos años atrás. Durante el mandato de Cristina Kirchner se promulgó la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, conocida popularmente como la Ley de Medios, la cual les permitió a trabajadores de diferentes cooperativas tener mejores condiciones para ejercer su actividad. Esta ley llegó en reemplazo de la 22.285, instituida durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1986), la cual le impedía a las cooperativas el acceso a las frecuencias de radio y echaba por tierra cualquier tipo de iniciativa para llevar adelante un medio propio. Durante el kirchnerismo hubo más oportunidades para aquellos trabajadores de prensa que buscaban recuperar empresas o iniciar proyectos autogestivos de comunicación. Existen muchos medios que se iniciaron en ese período y decayeron mucho durante los últimos años. 

Tras dialogar con diversos periodistas que ejercen la profesión en un medio autogestivo -Marco Isla, Hernán Kodjafachian y Florencia Tozzi-, todos se encontraron con el mismo problema: la sustentabilidad económica.

No es muy redituable hoy en día por la situación que vive el país. La gente tiene miedo de apostar por un medio. Algo que es muy efectivo hoy en día es el canje. Dar algo para recibir otra cosa a cambio, como publicidad por ejemplo”, afirmó Isla. 

Entrando en el terreno de la autogestión en sí, los trabajadores que la llevan a cabo coinciden en que ellos eligen el material que van a subir, y cómo lo van a hacer. “Cuando hacés autogestión sentís mucha más libertad y autonomía, pero no hay que abusar de ella. Hay que saber cómo y a quién dirigirse”, añadió Kodjafachian. 

Los entrevistados afirmaron que les gusta no depender de otros ni tener que seguir una línea sobre cómo redactar o hablar sobre los temas. Lo ven como una ventaja y resuelven sobre qué y cómo hablar mediante debates entre los periodistas del medio, en los que intercambian ideas, y deciden como mostrar y dar a conocer su contenido.

Al principio siempre es difícil, uno tiene que ver la competencia, para así saber qué cosa diferente puede aportar uno, teniendo en cuenta las virtudes y los defectos de los demás. La única forma de ganarles es con buen material, periodismo serio, constancia y durabilidad”, reveló Isla.

Las transmisiones en plataformas como Podcast, YouTube y Twitch, entre otras, resultan muy viables en los medios autogestivos. Kodjafachian confesó que lo ve como una forma en la que un periodista se puede mostrar para algún trabajo, e incluso sirve para que la audiencia sepa cómo se trabaja en el lugar de los hechos. Afirmó que el podcast muestra la importancia del audio y lo que dice el entrevistado directamente de su propia voz. Creo que es una forma de atrapar audiencia más joven. Tiempo atrás dependíamos de la tele, pero ahora con YouTube o Podcast la gente decide qué quiere ver. Antes estaban sujetos a lo que la televisión les mostraba”, comentó Kodjafachian. 

Tanto él como Isla destacaron la importancia de las redes sociales, a las cuales consideran el medio más importante para llegar al público. “Es una manera de retroalimentarse. En un medio es fundamental saber qué querés hacer, aunque lo más importante siempre es informar bien, que a su vez implica estar informado. Y si estas innovaciones ayudan a esto, bienvenidas sean”, concluyó Hernán Kodjafachian.

Respecto a las noticias falsas que suelen circular en diversos medios -más conocidas como fake news- Florencia Tozzi aseguró que el método principal para evitarlas es tener buenas fuentes y no distorsionar la realidad. Afirmó que cuando un periodista miente para conseguir una primicia, lo que hace es alejar al oyente. Dice que la forma más efectiva de atraer a una audiencia es brindar información correcta y no hablar de más ni de menos.

Los adultos son una audiencia más estructurada y antigua. Suelen seguir transmisiones de radio o programas de tv que no se someten a los gritos o intercambio de opiniones sin respeto. En cambio, los jóvenes consumen más tecnología, no escuchan radio ni leen diarios. Todo pasa por redes sociales”, opinó Tozzi acerca de los oyentes y lectores de hoy en día.

Un medio autogestivo, por más que no sea redituable, es una alternativa para aquellos periodistas que buscan mostrarse e informar bajo su propio criterio y no con uno impuesto por un tercero, que no les permitiría tener la misma libertad para expresarse.

 

***

 

Freelancers

Debido a la crisis económica que vive el país, muchas empresas  tienden a despedir a sus empleados. No solo despiden personal, sino que tampoco generan puestos de trabajo. Ser periodista freelance puede ser una salida positiva para quienes se encuentran en esta situación. Aún así, esta forma de ejercer el periodismo no es fácil, ya que los medios han ido evolucionando, dejando así una menor producción de notas en papel y, por lo tanto, se ha reducido el personal.

Cuando se es periodista autónomo se debe tener en cuenta que los ingresos dependen de uno mismo y muchas veces no tener un salario fijo puede ser un problema. Gustavo Pereyra, periodista freelance y dueño de Proyecto Fútbol, reconoció que siempre tuvo otro trabajo, con el cual financió y creó su medio, que al día de hoy creció notablemente.

Los contactos son imprescindibles en el periodismo autónomo para brindar información de calidad. Además, antes de empezar a trabajar por cuenta propia, es recomendable adquirir experiencia en los medios tradicionales, para así tener más herramientas.

 

***

 

La voz de la experiencia

“Tengo mi programa que se llama Islasports hace tres años y medio y estamos muy contentos porque la cuenta que tenemos en Instagram tiene cuatro mil seguidores”, dijo Marco Isla sobre su proyecto autogestionado que se produce los martes y jueves de 19 a 21.

“Un día hice una transmisión relatando y el operador de la radio La Poderosa 98.9 me ofreció este emprendimiento y me vino como anillo al dedo. Crecimos mucho y tratamos de abrirle las puertas a cualquiera. Nadie nace sabiendo”, manifestó Isla en relación a sus inicios en el periodismo. 

Realizando un balance sobre esta profesión, Isla afirmó que: “La autogestión va hacia el objetivo de generar experiencia y contenido para abarcar cierta cantidad de seguidores. La desventaja es que se arranca de cero y es necesario ir formándose de a poco. No nos hacemos conocidos de la noche a la mañana sin trabajar mucho”.

El periodista manifestó que la única forma de ganarle a la competencia es la constancia a través de los años y no apuntar a vender, sino a tener información concreta. “No generamos publicaciones que repercutan en discusiones, somos fieles a nuestro estilo”, agregó.

“Es muy importante tener un segundo trabajo porque nadie vive del periodismo autogestionado. De esa manera se banca el proyecto e intentamos buscar sponsors mediante canjes”, expresó acerca dela sustentabilidad del medio.

Además, explicó que las ventajas de este formato es que uno elige qué, cómo y cuándo subir el contenido. No dependen de nadie que baje una línea, a diferencia de cuando se trabaja en una cadena y el productor marca los temas.

Más notas