viernes, abril 12, 2024

Leandro Bolmaro, el futuro NBA

Por Gregorio Gajate

El pibe que tiene la 31 de Barcelona recibe la pelota negra y bordó y hace el primer pique. Está último en la transición, tiene a sus cuatro compañeros por delante. Levanta la cabeza y ve un enorme brazo extendido que se dirige al aro prácticamente solo. Hace rebotar la pelota una vez más contra el parqué, como para tomar fuerza, y mete un pase entre dos defensores por el medio de la cancha que deja a Nikola Mirotić solo frente al aro. El ex Chicago Bulls, Milwaukee Bucks y New Orleans Pelicans convierte la bandeja y va directo a abrazar al chico de 19 años -quien se ríe-, y festejan juntos. Los hinchas automáticamente saltan de sus asientos y comienzan a corear “Meeessi, Meeessi”, en referencia al diez de Barcelona. La asistencia “ginobilesca” o “de billar” -como describió el relator español-, que acaba de darle Leandro Bolmaro al ex NBA es –días más tarde-, elegida como jugada ideal de la semana de la Liga Endesa.

Sólo seis partidos en la máxima categoría del básquet español le bastaron al argentino para ser comparado con el ídolo rosarino Lionel Messi, pero no solo por la afición. “El fútbol tiene a su Leo y ahora el baloncesto también”, dijo el entrenador de Barça Lassa, Svetislav Pesic, luego del partido frente a Valencia, en el que Bolmaro tuvo una actuación espectacular, tras convertir 6 puntos, 2 asistencias y 1 robo en tan sólo 13 minutos. 

Leandro nació en Las Varillas, Córdoba, el 11 de septiembre de 2000. Dio sus primeros pasos en el Club Almafuerte de su ciudad natal y luego tuvo un breve paso por El Ceibo de San Francisco, donde disputó el Provincial de Menores. En 2017 fue reclutado por Pepe Sánchez –base de la Generación Dorada-, y llegó a Bahía Basket para ser dirigido por Sebastián Ginóbili, el hermano de Emanuel. Al principio se desempeñó en la Liga de Desarrollo de la Liga Nacional de Básquet, un campeonato que conforman los juveniles de los clubes de LNB, y en el 2018 integró el plantel oficial de primera. 

Las jugadas con capacidad anotadora y visión de juego del escolta de 2,03 metros, impresionaron a algunos scouts españoles, y el 6 de agosto de 2018 fue fichado por Barcelona para integrar el equipo juvenil, aunque jugó casi toda la temporada en el Barça B de la Liga LEB Oro. Ese día, el diario español “Mundo Deportivo”, catalogó al cordobés como “El próximo Manu Ginóbili”, en su portal web. El primer año disputó 33 partidos para el equipo B, en los que promedió 10.4 puntos, 3.1 rebotes, 2.7 asistencias y 1.24 robos.

Apenas comenzada la temporada 2019-2020 todo indicaba que Bolmaro seguiría desarrollándose en esa liga, pero tras algunas lesiones en el primer equipo, especialmente en la posición de base y escolta -entre ellas la del francés Thomas Heurtel-, fue tenido en cuenta por el entrenador serbio para integrar el plantel profesional. 

“Estamos ilusionados con su aptitud y actitud. La verdad es que desprende ganas de jugar al baloncesto. A pesar de que por diferentes circunstancias lo necesitan, él se ha ganado un lugar en el primer equipo. La temporada es larga y luego veremos si vuelve al Barça B”, manifestó el entrenador del segundo equipo, Diego Ocampo, en una charla con el portal Infobae.

El sitio EuroHopes se especializa en la evaluación de jugadores jóvenes y colocó al argentino como el mejor proyecto de la clase 2000. Pero lo de este chico va más allá de Europa. Muchas franquicias de la NBA lo tienen en mente luego de anotarse en el último draft de este año – del que más tarde se bajó- y para el del 2021, la web NBA Draft, lo posiciona en la elección 14, la cual le corresponde a Sacramento Kings.

Bolmaro disputó el Mundial Juvenil en julio de este año, en el que la Selección argentina hizo una muy buena fase de grupos, superando a Rusia, Filipinas y al local, Grecia. En octavos de final trastabillaron y cayeron por 20 puntos frente a Puerto Rico, que no había conseguido ni siquiera una victoria en el torneo. A pesar de esto, el entrenador de la Selección mayor, Sergio Hernández, lo tuvo en cuenta para conformar la preselección que viajó al Mundial de China 2019, aunque quedó afuera en el último corte.

Si bien la gloriosa etapa de la Generación Dorada ya llegó a su fin, una nueva camada de jugadores con Bolmaro a la cabeza parece estar a la vuelta de la esquina.

Más notas