miércoles, abril 24, 2024

Serbia y Bogdanovic con su mejor final

Por Martín Fernández

El seleccionado europeo, tras caer frente a Argentina en cuartos y ganarle a Estados Unidos por 94-89, se quedó con el quinto puesto del Mundial de China tras vencer 90-81 a República Checa con buenas actuaciones de sus figuras.

La derrota de Serbia frente a Argentina fue una sorpresa para la mayoría, ya que el conjunto europeo era uno de los candidatos, pero no tuvo un efecto negativo en sus jugadores en los partidos posteriores en busca de la quinta posición. Esto quedó demostrado en el comienzo frente a Estados Unidos, con el parcial 32-7 a favor una vez finalizado el primer cuarto. Finalmente le ganaron a los norteamericanos y enfrentaban a República Checa.

El otro conjunto europeo había perdido contra Australia en cuartos y llegaban luego de vencer a Polonia, el enfrentamiento entre los que fueron las sorpresas del torneo. Chequia no tenía demasiadas figuras destacadas, pero el nuevo base de los Chicago Bulls, Tomas Satoransky, estuvo intratable a lo largo de todo el torneo con 15.5 puntos, 5.6 rebotes y 8.5 asistencias, incluso amenazó con terminar con el primer “triple-doble” (triple doble digito en las estadísticas) en la historia de los mundiales en el partido contra Australia (13 puntos, 9 rebotes, 13 asistencias).

El partido comenzó en favor de Serbia, pero los checos empataron sobre el final del primer cuarto y posteriormente sacaron ventaja de hasta trece puntos gracias a las anotaciones provenientes del banco de suplente de Martin Peterka (14 puntos) y Patrik Auda (16 puntos) que los colocó por delante al entretiempo. Sin embargo, el seleccionado serbio cambió y fue claramente dominante en la segunda mitad, principalmente gracias a su quinteto titular que pasó a ser mucho más efectivo, particularmente Nikola Milutinov (14 puntos) y Stefan Jovic (12 puntos).

El único jugador que fue constante durante todo el partido fue Bogdan Bogdanovic, que terminó con 32 unidades. El nacido en Belgrado fue consistente a lo largo de todo el torneo y, de no haber caído en cuartos de final, sería un gran candidato al denominado MVP, jugador más “valioso” del torneo. Promedió casi 23 puntos por partido y sus porcentajes de tiro estuvieron por encima del 50%, realmente algo poco común en tiradores desde el perímetro (59,5% en en tiros de dos y 53% en triples).

Serbia no cumplió con las expectativas, pero por lo menos se dio el lujo de vencer aún así a Estados Unidos, terminar de la mejor forma posible el mundial y, a pesar de todavía no haber clasificado, tener una base de jugadores bastante confiable de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Más notas