martes, julio 23, 2024

Scola, la leyenda inoxidable

Por Federico Flossdorf

Con Luis Scola como figura Argentina venció 80 a 66 a Francia y volverá a jugar una final del mundo desde Indianápolis 2002. Solo él queda de esa Generación y 17 años después tiene una nueva oportunidad. 

Aportó 28 puntos, 13 rebotes y dos asistencias. Eso dice la planilla de Luis Alberto Scola. El ala pivot argentino lideró al equipo en ataque. Ya no solo es fundamental desde el juego interior, sino que desde hace tiempo es una opción constante desde el tiro de tres. En el partido frente a Francia anotó 3 de 4 lanzamientos. Dos de ellos en el último cuarto que sirvieron para estirar la ventaja y definir el partido.

Los números en esta competencia muestran la vigencia de Scola. El ala pivot de 39 años promedia 19 puntos, ocho asistencias y 27 minutos por partido en este Mundial de China. Eso significa que anota 4 puntos más, toma 1 rebote más y juega 2 minutos más que en el Mundial de Japón 2006.

Scola llegó este viernes a 40 presencias en los mundiales, lo que lo pone como el segundo jugador con más apariciones por debajo del brasileño Ubiratán Pereira Maciel (41). Además es el segundo máximo anotador de la historia de la competencia con 701 puntos. A su palmarés también se le suma ser el máximo reboteador.

El jugador formado en Ferro jugó su tercera semifinal en mundiales, tras hacerlo en 2002 y 2006. Solo dos jugadores habían logrado esa marca: Valeri Tikhonenko con la Unión Soviética y Rusia, y Vlade Divac con Yugoslavia.

Lo cierto es que Luis Scola volverá a jugar una final del mundo. El único título que le falta ganar con la selección Argentina. El emblema del equipo tendrá la posibilidad de cerrar su carrera en mundiales con la copa en la mano. Y esperemos que así sea.

 

Más notas