sábado, abril 13, 2024

Yugoslavia, el otro Dream Team

Por Santiago Ballatore

Por distintos motivos, los Balcanes siempre fueron un lugar conflictivo para Europa. De hecho, fue en Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina, que sucedió en 1914 el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro, que fue el último detonante para la Primera Guerra Mundial. Eric Hobsbawm, historiador inglés, denominó a esta zona como el “polvorín de Europa”. Y muy equivocado no estaba. Fue en este mismo sector del continente que, luego de la Segunda Guerra Mundial, apareció oficialmente la República Federal Popular de Yugoslavia. Casi dos décadas después, el país tomaría el nombre de República Federativa Socialista de Yugoslavia, que estaba integrada por seis repúblicas socialistas: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Serbia, Montenegro, Macedonia y Eslovenia. Pero la historia es cíclica, y a partir de 1991 la República Socialista Federativa comenzó a disolverse debido a las Guerras Yugoslavas. 

Los países balcánicos siempre tuvieron una gran tradición en lo que al básquet refiere. Grandes jugadores en la historia de la NBA, como Drazen Petrovic y Vlade Divac. Incluso títulos, como el Mundial de Indianápolis 2002, en el que una diezmada Yugoslavia venció en la final a Argentina. En la antesala de todos los Mundiales y Juegos Olímpicos, se da por sentado que Estados Unidos ganará, a pesar de que no siempre lleve el mejor equipo. Claro, vayan los que vayan, serán 12 jugadores que tienen minutos en la NBA, y con eso casi siempre alcanza. Pero la realidad es que si se armara un equipo con jugadores nacidos en lo que alguna vez fue la República Federativa Socialista de Yugoslavia, habría una lucha mano a mano por el trono. Solo pensando en jugadores provenientes de esas tierras, y sin tener en cuenta lesiones recientes, ¿cómo sería un equipo yugoslavo? Aclarando que a los bases, escoltas y aleros los llamaremos perimetrales; y los ala-pivots y pivots serán internos, el equipo sería algo así.

PERIMETRALES

Dentro de esta parte del plantel, habría dos bases puros, como son Goran Dragic y Milos Teodosic. El primero nació en Eslovenia y lleva ya una larga carrera en la mejor liga del mundo, ya que juega allí desde la temporada 2008-09. Es un jugador rápido y con buen tiro, y fue el basquetbolista más valioso del EuroBasket que ganó su selección en 2017. Teodosic nació en Serbia e hizo gran parte de su carrera en Europa, pero hace dos años partió hacia la NBA para jugar en los Clippers. Es un base muy inteligente, con una capacidad pocas veces vista para hacer pases útiles y, no menos importante, estéticos.

Luka Doncic sería, sin lugar a dudas, la estrella del equipo. Con 19 años ya había salido campeón de todo con el Real Madrid y se declaraba elegible para el Draft de la NBA. En la última temporada, con 20, fue el mejor jugador de Dallas Mavericks y el mejor de su camada, razón por la cual ganó el premio al Novato del Año. Puede jugar de base, pero también de ayudabase. Puede driblar, pero también crear oportunidades de espaldas al aro. Puede tirar de afuera, pero también atacar. En 2017 fue vital para el campeonato esloveno.

A pesar de que todavía no tuvo mucha consistencia desde que es profesional, Mario Hezonja es una de las grandes promesas del básquetbol croata. Tiene solo 24 años y ya participó de cuatro temporadas en la NBA. En este equipo tendría minutos solo en caso de que los otros exteriores estuvieran cargados de faltas o con necesidad de descansar en un partido definido.

Bogdan y Bojan Bogdanovic no son familiares, a pesar de compartir, además del apellido, la posición en la cancha. Bogdan nació en Serbia y es el más joven de los dos. Tiene 27 años, pero hace dos que juega en la NBA para Sacramento Kings. Su mayor virtud es el tiro de tres puntos, que es muy consistente y siempre de gran utilidad para cualquier equipo. Bojan nació en Bosnia y Herzegovina, pero juega para Croacia. Al igual que el serbio, tiene un gran tiro desde el perímetro, con el agregado de que defiende muy bien.

El caso de Nikola Mirotic es particular, no solo porque juega para España a pesar de haber nacido en Montenegro, sino porque también es complicado ubicarlo en alguno de los dos sectores posicionales de este plantel. Tiene un sólido tiro y una velocidad aceptable, lo que lo ubica en el grupo de los perimetrales; pero mide 2,08 metros, por lo que también puede participar del juego interior.

INTERNOS

Los únicos ala-pivots puros de los 12 jugadores elegidos son Dario Saric y Nemanja Bjelica. El primero, croata, tuvo varias buenas temporadas con los Sixers de Philadelphia y en noviembre de 2018 fue traspasado a Minesotta Timberwolves, para luego pasar a Phoenix Suns. Tiene un buen juego en el poste, pero su principal característica es el confiable tiro, lo que lo hace un 4 mucho más completo que otros. Bjelica es serbio, y el último año jugó para Sacramento Kings. Su mayor virtud es el tiro, pero no es muy consistente en los otros aspectos del juego. En este hipotético equipo podría ser útil para entrar de a ratitos con el objetivo de meter triples y romper zonas defensivas.

Los dos pivots típicos, de esos que se dedican a agarrar rebotes y a hacer el “trabajo sucio”, son Boban Marjanovic y Jusuf Nurkic. El primero nació en Serbia, y tiene algo que lo diferencia de los otros internos de esta plantilla: mide 2,24 metros. Siempre es útil tener a alguien de estas características, siempre y cuando el entrenador tenga la capacidad de aprovecharlo y que no se convierta en una carga para el ataque. Nurkic es Bosnio, y además del típico juego del pivot, tiene una buena visión de pase: en la última temporada en Portland Trail Blazers promedió más de tres asistencias por juego.

El interior más especial de estos elegidos es Nikola Jokic. Es la imagen de Denver Nuggets y de la actual selección de Serbia. Es, probablemente, uno de los pivots con mejor visión de pase de la historia del básquet profesional. A simple vista, no parece basquetbolista y, mucho menos, uno tan bueno.

Teniendo ya los 12 jugadores, el quinteto podría ser el siguiente: Teodosic, Doncic, Bogdan Bogdanovic, Saric y Jokic. Mientras, en el banco esperarían Dragic, Hezonja, Bojan Bogdanovic, Mirotic, Bjelica, Nurkic y Marjanovic. Ahora, con otra perspectiva sobre el asunto es interesante preguntarse: ¿podría este equipo cortar con la dominación norteamericana?

 

Más notas