sábado, junio 22, 2024

Los descendientes de Francia

Por Federico Flossdorf

La inmigración y el pasado colonial de Francia hace que sus selecciones sean un claro ejemplo de diversidad cultural y étnica. El seleccionado de básquet francés no es una excepción, entre sus líneas hay descendientes de las diferentes colonias que tuvo y tiene Francia alrededor del mundo.

Rudy Gobert es una de las figuras del actual equipo. Si bien nació en Saint Quintín, una ciudad al norte de Francia, tiene descendencia caribeña. Su padre, Rudy Bourgarel, también jugador de básquet, proviene de Guadalupe, un pequeño archipiélago de las Antillas ubicado en el mar Caribe que forma parte de una región de ultramar de Francia. Se encuentra al sureste de República Dominicana y a 600 km al norte de las costas de América del Sur

Sin embargo el pivot de Utah Jazz fue criado por su madre Corinne, de la cual heredó el apellido, a raíz de que su padre regresó a su tierra natal de la isla caribeña cuando él tenía sólo tres años. 

Hijo de padre camerunés, Richard, y madre francesa, Sylvie, Nicolas Batum nació y se crió en la ciudad de Lisieux, a poco más de dos horas al noroeste de París. Al igual que el jugador de Charlotte Bobcats, Richard también jugó básquet profesional durante 10 años en Francia. 

En 1991, su padre falleció durante un partido después de sufrir un aneurisma. Sin el pariente directo más cercano a su herencia camerunesa, se podía esperar que Nicolás hubiera perdido por completo la conexión con sus raíces africanas. Pero fue todo lo contario, los lazos de Batum con Camerún se fortalecieron a medida que este envejecía. En la actualidad el alero es una de los embajadores de NBA África, un proyecto que ayuda a los jóvenes para tener una mejor calidad de vida. Además participa de los campus que se realizan en ese continente.

Martinica es una pequeña isla de América Central que también forma parte de Francia. Apenas tiene 65 km de largo por 27 km de ancho. Allí fue donde nació Mathias Lessort, el joven de 23 años que representa al conjunto galo en el Mundial de China con sus 2,05 mts. Empezó a jugar al básquet gracias a sus hermanos. Su gran capacidad atlética le permitió llegar a la liga francesa con solo 17 años y a partir de ahí empezó a construir su carrera. Actualmente juega en el Unicaja de Málaga, uno de los principales equipos de la liga de España.

También se pueden sumar los casos de Evan Mehdi Fournier, de madre argelina, o el de Frank Nkitilina, de padres ruandeses que huyeron del país a causa de la guerra civil que tuvo el país africano a mediados de los ’90. Si bien el jugador nació en Bélgica la familia terminó trasladándose a Francia, país donde fue criado.

Los dirigidos por Vicent Collet son uno de los candidatos a pelear los primeros puestos en este Mundial. Derrotaron a Alemania por 78-74 en la primera jornada y luego enfrentarán a Jordania y República Dominicana. Lo cierto es que Francia es una nación que, por diferentes cuestiones político-sociales, reúne a diferentes nacionalidades y culturas bajo una misma bandera, y el deporte es el principal medio que le da visibilidad a esta compleja y particular característica del país europeo. Lo que sucede es que en cada competencia internacional deportiva muchas sociedades diversas terminan siendo representadas por Francia.

Más notas