martes, febrero 20, 2024

La historia dice que la AFA tiende a guiarse por los resultados

Por Fernando Bajo

El 1 de junio de 2017, Jorge Sampaoli asumía oficialmente como entrenador de la selección argentina. Claudio Tapia, Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), aquel día aseguró: “Jorge va a ser el conductor de la Selección por cinco años”, y luego destacó: “Tenemos al mejor técnico del mundo”.

Varios meses después de la asunción del nuevo entrenador, Tapia siguió apoyándolo pese a que los resultados no eran los esperados. “Banco a Sampaoli aunque no pase la primera ronda del Mundial”, afirmó el máximo dirigente del fútbol argentino en mayo de 2018.

Sin embargo, el ciclo del hombre de Casilda duraría 15 partidos. Posteriormente a la eliminación en octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018, el 14 de julio, en su cuenta de Twitter la AFA anunció que habían llegado a un acuerdo mutuo para que Sampaoli dejara de ser el entrenador.

Es probable que la opinión de los dirigentes de la entidad madre del fútbol nacional sobre el santafesino haya variado en un par de meses. ¿Acaso las demás personas no están poniendo en cuestión los hechos cotidianos y modificando el punto de vista de las cosas constantemente? Lo que sí sería criticable, es que el proyecto a largo plazo del que Tapia habló se haya derrumbado por un resultado. Y si a los hechos se remite, lo más probable es que eso haya determinado la decisión final.

En los últimos 13 años por la Selección argentina pasaron ocho técnicos. Luego de la renuncia de José Pekerman en 2006, el último que logró llevar a cabo un proyecto, asumió Alfio Basile hasta 2008, año en el que dimitió. Después del Coco fue el turno de Diego Maradona que comandó al Seleccionado hasta los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, instancia en la que argentina fue eliminada. En consecuencia, llegó Sergio Batista hasta el final de la participación en la Copa América 2011 y en su reemplazó asumió Alejandro Sabella, uno de los que más perduró en el cargo. Posterior a la renuncia de Pachorra, el que tomó las riendas del equipo nacional fue Gerardo Martino. Sin embargo, cansado de la falta de apoyo de la AFA y los clubes, dejó el cargo en 2016. Edgardo Bauza, primero, y Jorge Sampaoli, después, completan la lista hasta llegar a Lionel Scaloni.

El nacido en Pujato, Santa Fe, está teniendo su primera experiencia como director técnico de un plantel mayor. En cada conferencia de prensa aclara que él está aprendiendo de los jugadores. Es curioso que el entrenador nacional sea alguien que no había dirigido nunca antes a una plantilla de primera división, pero, ¿por qué eso debería ser un requisito necesario?

Los dirigentes que eligieron a Scaloni deberán ser los encargados de evaluar su desempeño cuando finalice su contrato en diciembre de este año. Sin embargo, la evolución del hombre de 41 años desde que asumió hasta hoy es evidente. Incluso la Selección argentina terminó jugando mejor los últimos encuentros.

Lionel Messi, luego de la derrota ante Brasil avisó: “Empieza algo nuevo, algo lindo. Viene una camada buena, que demostró en esta copa que ama a la selección, que quiere estar y tiene futuro. Hay que darles tiempo y dejarlos seguir. Ojalá se los respete”. El historial marca que luego de cada competición, sobre todo si no se logra el título, los directores técnicos son despedidos o motivados a irse por cuenta propia. Messi no fue el único que apoyó la continuidad de este proceso. “Esto tiene que servir de experiencia, estar más unidos que nunca los jugadores, cuerpo técnico y periodistas”, declaró Nicolás Tagliafico.

Sin dudas a este equipo le queda mucho por mejorar y para eso será fundamental el trabajo del entrenador. Mientras tanto, el capitán argentino ya manifestó su postura. Ahora la decisión depende de los directivos de la AFA y quizás, por primera vez, el resultado no sea determinante en una decisión y la continuidad de un proyecto, sumado al pedido de los futbolistas, esté por encima de ello.

Más notas