sábado, abril 13, 2024

En el último suspiro

Facundo Catalini @FacuCatalini

1994/1995. La sorpresa del Blackburn Rovers.

El primer caso ocurrió en la temporada 1994/1995, a tres años de que arrancara esta liga. Con Kenny Dalglish como director técnico, el Blackburn Rovers, hoy en la EFL Championship, se coronó campeón por tercera vez en su historia, cortando una racha de 81 años sin ganar un torneo de liga y consiguiendo por única vez en su historia, hasta el día de la fecha, el título de la Premier League.

Este torneo estuvo en vilo hasta la última fecha, la jornada 42. El Blackburn Rovers llegaba al último partido puntero con 89 puntos, dos más que el Manchester United, que venía segundo. De local, el equipo de la rosa perdió contra el Liverpool por 2 a 1 y aumentaba la ilusión de los dirigidos por Sir Alex Ferguson. Pero los de Manchester no pudieron dar vuelta las cosas contra el West Ham United y terminaron empatando por 1 a 1.

Los vencedores tuvieron a Alan Shearer como goleador y figura. El delantero que había llegado desde Southampton anotó 34 goles de los 89 que marcó todo el equipo a lo largo del torneo.

1998/1999. El United amargando el bicampeonato.

El segundo antecedente sucedió en la séptima temporada de la Premier League. La 1998/1999. El que se consagró campeón fue el Manchester United, logrando su título número 12 de Liga.

El Arsenal fue quien peleó hasta el final. Los Gunners terminaron la temporada con 78 puntos -igual que en el torneo anterior, del que resultaron ganadores-, pero esta vez no les alcanzó. En la última fecha, los dirigidos por Arséne Wenger le ganaron su partido al Aston Villa por 1 a 0 y forjaban al Manchester United a vencer, ya que si no sucedía, el equipo de Londres superaba a los de Ferguson. El 2 a 1 frente al Tottenham le amargó el bicampeonato al Arsenal.

Esa temporada fue un gran año para el Manchester United que logró la triple corona, ganando la Premier League, la FA Cup y la Copa de Europa.

2007/2008. Dos finales para el Manchester United sobre el Chelsea.

Nos trasladamos al nuevo siglo. En la decimosexta edición de la Premier League también se tuvo que esperar hasta la última jornada para saber quién era el campeón de ese año.

A la definición llegaron el Manchester United y el Chelsea con 84 unidades cada uno. Los Red Devils hicieron los suyo contra el Wigan Athletic de visitante y ganaron por 2 a 0, mientras que los de Londres no pudieron en su estadio contra el Bolton Wanderers y empataron 1 a 1. Los dirigidos por Alex Ferguson, y con Carlos Tévez en sus filas, sumaron 88 puntos y se consagraron campeones de la liga por decimoséptima vez en su historia.

Esa temporada fue particular. En la Champions League se dio una final inglesa, como la que se dará en la 2018/2019 con el Liverpool y el Tottenham. Esa vez, sin embargo, fue entre el Manchester United y el Chelsea, en la que los azules también quedaron por detrás de los rojos empatando en los 90 minutos decisivos y perdiendo 6 – 5 en los penales.

2009/2010. La revancha del Chelsea.

Dos temporadas más tarde llegó la revancha para el Chelsea. En la edición número 18, los dirigidos por Carlo Ancelotti venían con una diferencia de un punto por sobre el Manchester. En la última fecha, el United le ganó por 4 a 0 al Stoke City, pero la goleada no le sirvió para triunfar un año más -venía de ser tricampeón-, porque el Chelsea vapuleó al Wigan Athletic con un 8 a 0. Fue una victoria más que abultada para asegurarse por cuarta vez de una Liga Inglesa (tercera oportunidad en formato Premier League).

Una curiosidad se dio con el Portsmouth, club donde supo jugar el argentino Andrés D’alessandro. El conjunto del sur de Inglaterra fue el primero en entrar en administración en formato Premier, siendo multados con una quita de nueve puntos y por consiguiente relegados a la segunda división, en 2012 a la tercera y en 2013 a la cuarta. Hoy se encuentra en la Football League One, tercer escalón del fútbol inglés.

2011/2012. Manchester partido en dos.

La temporada 2011/2012 quizás fue la más emocionante, por cómo se dieron las cosas. El torneo lo disputaron hasta la última fecha los dos equipos de Manchester. El City y el United cara a cara.

Hasta octubre del 2011, el Manchester United marcó el ritmo de la Premier League liderando la tabla, pero un empate por 1 a 1 contra el Liverpool le permitió al City superarlo por dos puntos. Una semana más tarde, en Old Trafford, los Citizens aumentaron su ventaja a cinco unidades, con un rotundo 6 a 1. Los celestes lideraron la tabla de posiciones hasta marzo de 2012, con la derrota a manos del Swansea por 2 a 1. El United retomaba la primera posición. Para las últimas 6 fechas, los Red Devils llevaban una brecha de ocho puntos por sobre su rival. En la segunda vuelta, el City volvió a vencer, esta vez de local, a los de la otra vereda por 1 a 0 y como resultado los sobrepasaron en la clasificación por diferencia de goles.

En la última jornada, el United arrancó ganando con gol de Wayne Rooney contra el Sunderland, mientras que Pablo Zabaleta le daba la victoria parcial al City sobre el Queens Park Rangers. Djibril Cissé empató el trámite para el QPR y Jamie Mackie dio vuelta el resultado a los 66 minutos. A los 92, Edin Dzeko igualó para el City y al minuto 93.20, Sergio Agüero, en el último suspiro –del último suspiro- le dio la victoria al lado celeste de Manchester, consiguiendo el título luego de 44 años, por diferencia de goles. Ambos obtuvieron 89 puntos, pero el conjunto del Kun y Tévez logró 64 goles de diferencia, mientras que el United 56.

2013/2014. El Liverpool se quedó con las manos vacías.

Otra vez el Manchester City era el protagonista de un desenlace agónico. Sobre el final. En esta ocasión, el que corría desde atrás en la carrera por el título era el Liverpool.

En el último día de la temporada, el Manchester City llegaba puntero con 83 puntos y el Liverpool segundo con dos unidades menos. Los Reds lograron la victoria en Anfield contra el Newcastle por 2 a 1, pero no les alcanzó para conseguir el título. El City, también de local, venció 2 a 0 al West Ham United y se coronó campeón nuevamente.

Esta temporada fue muy peleada. En total, la primera posición cambió de manos 24 veces, 5 menos que en el 2001/2002 que fueron 29, la mayor cantidad en la historia. El campeón solo lideró la Premier League por 14 días.

2018/2019. La revancha que no pudo ser.

Una vez más, el City y el Liverpool llegaban con chances de salir campeones a la última jornada de la Premier League.

Los dirigidos por Jurgen Klopp venían con los ánimos por el cielo después de haber dejado afuera de las semifinales de la Champions League al Barcelona en una remontada histórica y querían sacarse las ganas de la tan ansiada Premier. Pero el City aplacó su entusiasmo y le ganó con un contundente 4 a 1 al Brighton en condición de visitante y dejó sin efecto la victoria de local del Liverpool por 2 a 0 al Wolverhampton.

La diferencia fue mínima. Solamente un punto separó al bicampeón del subcampeón. 98 puntos para el Manchester City contra los 97 del Liverpool, que solo perdió un partido en el torneo.

Hasta último momento. Algunos con el corazón en la garganta por perderlo todo después de tanto esfuerzo y otros con el grito en el cielo por coronar todo lo hecho a lo largo de una temporada. La Premier nos regaló y nos regala tradición, historias extrañas, finales agónicos y conjuntos campeones que no estaban en los planes de nadie. La Premier League siempre estará en la boca de todos.

Más notas