Gastón Adur

Es tranquilo, divertido, apasionado de Newell’s y más rosarino que el Monumento a la Bandera. Así lo definen los amigos a Hernán Bernardello, actual capitán de La Lepra, que luego de un paso por el fútbol de Europa y Colón en 2013 se fue a jugar al Montreal Impact de Canadá para poder vivir en paz con su familia.

El Cabezón, como le dicen desde chico, decidió desembarcar en Montreal luego del nacimiento de su hija en 2013, para encontrar paz y tranquilidad en la familia que estaba formando. “Tanto yo como mi mujer estamos muy contentos aquí. Es un lugar muy lindo”, declaró Bernardello, que vivió dos años en la ciudad.

Canadá tiene un clima frío, pero en la juntada de la familia Bernardello que se reunió para ver el clásico rosarino, había mucha calentura. La Lepra perdió 1-0 contra Rosario Central y en ese momento fue cuando, muy enojado -su hermano Gastón dice que muy pocas veces lo había visto así- le confesó a su familia que le gustaría regresar al país para jugar el próximo partido ante el Canalla.

La pasión por Newell’s que tiene fue más grande que su tranquilidad y decidió volver a Rosario. En su lugar natal lleva una vida tranquila y alegre, en la que anda en bicicleta, sale a correr, toma sol con su hija y se junta con amigos a comer asados. Pero, principalmente, está en el lugar que define como “la causa de su alegría”, porque se vuelve a sentir como cuando era chico.

Dicen que es imposible que un hincha de La Lepra tenga fanatismo por alguien de Rosario Central o viceversa, pero Bernardello es la excepción. Dentro de la cancha, en los clásicos, demuestra ser un cinco aguerrido de marca, que mete, raspa y juega contra el Canalla como si sus rivales fueran sus máximos enemigos a los que nunca más quisiera ver. Pero afuera, en la vida real, lejos de jugar como vive es un buen amante de la literatura de Roberto Fontanarrosa, hincha de Rosario Central.

Su hermano Gastón dice que Hernán es una amante de la lectura y que tiene muchos libros en su casa de campo ubicada en la localidad de Totoras, provincia de Santa Fe, en la que pasan con toda la familia las fiestas. El capitán de Newell’s tiene un librero con varias obras de Fontanarrosa, a quien considera el Lionel Messi de la literatura. “Creo que si no se entiende que esto es una pasión, y las pasiones son bastantes inexplicables, no se entiende nada de lo que pasa en el fútbol”, confiesa que es su frase favorita del Negro.

El Cabezón se considera un afortunado de la vida porque pudo jugar contra “D10S”, como él denomina a Messi. “Me tocó enfrentarlo en categorías inferiores antes de que él se fuera a Barcelona. Es una persona digna de admiración tanto en lo futbolístico como en lo humano”, declaró Bernardello sobre su ídolo.

En su paso por el Almería de España, lugar en el que según él “vivió buenos tiempos”, se enfrentó a Messi y lo definió como “el mejor jugador de todos e imposible de marcar”. “Jugar con él en Newell’s sería mi máximo sueño”, enfatizó Bernardello, el capitán.