lunes, mayo 20, 2024

Houseman: “Nos enteramos y lloramos todos”

Javier López Ezcurra @Javi_Lopez96 e Ignacio Castro @NachoCastroQ

Un hombre que ronda los 60 años sale de una confitería para fumar un cigarrillo en un viernes gris, en el Bajo Belgrano, con una apariencia deslucida y andar torcido. Viste una camiseta a bastones celestes y blancos del Club Atlético Rivadavia de Chivilcoy. Sin aparentar ser quien realmente es, se para ahí René Houseman, un campeón del mundo.

Alude que, hace 42 años (el 24 de marzo de 1976) en el marco de una gira por Europa, convertía el gol de la victoria por 2 a 1 de la Selección Argentina sobre Polonia, en Chorzow. Entró, con el número 7 en la espalda, en el minuto 64 por Héctor Scotta, autor del empate transitorio, en lo que fue considerada una de las victorias más importantes de la selección en aquel entonces. Mientras el equipo dirigido por César Menotti enfrentaba al seleccionado polaco, el gobierno de Isabel Martínez de Perón era derrocado por una junta militar, dando inicio a la dictadura más trágica en la historia del país.

El Loco intenta hacer memoria:

-¿Qué recuerda de esa gira de 1976 con el seleccionado argentino de fútbol, por Europa?

-Los recuerdos son entre gratos e infelices. Fuimos con una alegría inmensa por ir a Europa sin imaginarnos la vuelta tremenda que tendríamos con el Golpe de Estado y los desaparecidos, después. Esa misma noche, después del partido, nos enteramos y lloramos todos, no recuerdo si fue en Varsovia o en Rusia. Cada uno se preocupó por su familia. La pasamos mal.

-¿Qué recuerda del partido con Polonia?

-Jugamos mejor que ellos fuimos más contundentes en ataque, ellos tenían un buen equipo con jugadores importantes como Deyna y Lato, pero ese día estuvimos mejor que ellos.

-¿El triunfo fue opacado por la noticia de que en Argentina se produjo un golpe?

-Fue opacado porque fue ahí cuando nos enteramos, a la noche. Nos queríamos ir pero no se podía porque ya estaban pactados los partidos.

-¿Es verdad que existió un comunicado del gobierno de facto exigiendo que se continuara la gira?

-No, para nada. Que yo me enterara, no.

-¿Cómo se comunicaban con sus familiares?

-A través de los periodistas que cubrían la gira. Antes no había celulares y menos whatsapp, uno aparentaba estar tranquilo, pero no lo estaba por dentro.

-¿Cuánto incidió el concentrar con Jorge Carrascosa, uno de los líderes, para manejar la situación?

-Líderes éramos todos, Carrascosa era uno de ellos. Lo que tenía el Lobo era que es un tipo muy capacitado para hablar, es abogado y por eso tiene la facilidad para conversar y comunicar. Tranquilizaba.

-¿En algún momento se plantearon no continuar la gira?

-No, en ningún momento. Continuamos jugando porque si no lo hacías cuando volvías al país, capaz aparecías en el Río de La Plata o tirado en cualquier lado.

-Ese 24 de marzo, la junta militar suspendió varias transmisiones radiales y televisivas a excepción del partido de fútbol entre Argentina y Polonia, ¿no se sintieron usados para distraer a la gente y que no se tomara noción de lo que realmente sucedía?

-No, en ese momento no pensás en eso.

-¿Y ahora, con el paso de tiempo?

-No, tampoco. Al igual que en el Mundial de 1978, Videla no entró a cabecear, Massera no pateó ningún córner y Agosti, ningún penal, en ese sentido no me siento usado. Para mí ya se pasó, lástima que quedaron todas las muertes ridículas que sucedieron en el país, que se pudieron haber evitado sin un gobierno de facto.

-Te fuiste, al igual que todo el plantel argentino, con un país en democracia y cuando volviste era una dictadura, ¿qué sentiste en ese momento?

-Sinceramente yo no entendía lo que era democracia ni lo que era dictadura, por eso no le di la real importancia que tenía. Lamentablemente para mí era lo mismo ambas pero por suerte me fue cambiando el chip y me di cuenta de lo que realmente era la dictadura.

-Tuviste un encuentro con Videla y lo saludaste.

-Sí, en Rosario después de ganarle a Perú en el Mundial 78 entró al vestuario. Yo estaba desnudo y le di la mano con falsedad. Sentí asco.

-Mucho se habló de la influencia de Videla en los partidos de la Selección Argentina, ¿era de entrar a los vestuarios antes o después de los mismos?

-No, sólo ingresó al vestuario esa vez con Perú.

-¿Cómo era la vida del futbolista en esos años de dictadura?

-A mí no me afectó para nada. Me dolió que haya tantas muertes y tantos desaparecidos pero no me afectó a mi vida como futbolista y tampoco a la familiar.

-¿Su familia tenía actividad polítca?

-No, para nada.

-¿Y sus compañeros?

-No que yo sepa.

-Se cumplen 40 años del Golpe de Estado al gobierno de Isabel Perón y la Argentina jugará contra Chile por las eliminatorias al mundial de Rusia 2018, ¿le parece bien que se dispute el partido, en un día tan significativo para el país?

-No soy quién para decirte que sí ni que no pero, pensándolo bien y si de mí dependería la decisión, no lo jugaría en esa fecha.

-¿Cree que esté bien que se entremezclen la política y el fútbol?

-No, no tienen nada que ver. La política es una cosa y el fútbol es otra.

-Desde lo político, ¿Cree que esa gira de 1976 fue un impulso político para lo que terminó siendo el Mundial Argentina 1978?

-Desde lo político, siendo sincero, no te lo podría decir. Nosotros entrábamos a jugar por Argentina. Ninguno sabía lo que sucedía en el país.

-¿Sintieron que el ganarle a la URSS en esa gira fue un resultado importante, como destacó la prensa argentina de ese entonces?

-Todos los resultados en los que terminás como ganador son importantes. Se destacó porque ganamos de visitante. Para mí es lo mismo jugar acá (Buenos Aires), Santiago del Estero o en Rusia.

-¿Es lo mismo jugar dos copas mundiales, más allá de cuál sea la sede?

-Para mí sí porque no tengo el problema de adaptarme.

-¿Qué significó para usted jugar dos copas mundiales para la Argentina?

-Es un tremendo orgullo haber jugados la Copa del Mundo dos veces. Personalmente siento que rendí muy bien en el primer mundial (Alemania 74) y en el segundo no lo hice bien porque me pasé físicamente. Estaba muy sobreentrenado, en la semana estaba al 100% y yo necesitaba estar al 70% para poder jugar al 100 en el partido.

Producción: Guido Speranza, Ignacio Martin Castro, Javier López Ezcurra y Matías Herrera Lopardo.

Más notas