sábado, junio 22, 2024

El escenario, un verde césped

Alvaro Nanton @nantonalvaro

Con un nivel muy bajo de actuación, bailó al compás de su propia música. Cantó en su propio idioma y se desenvolvió en el mejor escenario. Jugó como si fuera local y generó más lágrimas que aplausos. Emocionó a la audiencia y se llevó más abrazos que boletos vendidos. El mejor actor, Diego Armando Maradona.

Acelera. Frena y vuelve a arrancar. Da una vuelta y cambia de velocidad mientras conduce la pelota. Esquiva mientras piensa qué seguirá haciendo. Vuelva a gambetear y sigue. Sigue, sigue y no lo pudieron parar.

“Ese ritmo que aplicó Maradona, es el mismo se utiliza en las obras, desde la actuación misma hasta en la conformación de los guiones”, ejemplificó Rubén De La Torre, director de Barrilete Cósmico, una obra que desarrolla la vivencia de unos hinchas junto con sus cábalas.

La obra, con la voz de Víctor Hugo Morales, desarrolla esa pasión y locura que le agrega al fútbol y se diferencia del resto de las artes.

-¿Qué significó para vos ese gol?

-Una locura hermosa. A mi me parece que el fútbol es un juego maravilloso, al igual que el teatro o la actuación, pero creo que a estos le falta esa pasión y locura.

-¿Qué te llevó a hacer Barrilete Cósmico?

-Lo sensible que tenía ese mundial. Yo sigo teniendo intacta esa locura que viví en el 86′. Las críticas a Bilardo, la post guerra de Malvinas, cómo se fueron dando los cruces y justo con Inglaterra. Tuvo un peso muy importante ese gol, contra ese rival y de la forma en que lo hizo.

-¿Cómo surgió la idea de la obra?

-Fue todo muy loco. Saqué una antena que tenía en el techo de mi casa, y cuando la iba a tirar, abrí la puerta y dije: ‘esto tiene que ser el elemento para una obra de teatro’, y así fue. Eso viejo representativo lo asocié con el gol y salió. Primero planteé las cábalas y luego los personajes, y todo fue saliendo. Recibimos un premio y el apoyo de Víctor Hugo Morales, quien participó de la obra, relatando el gol.

-¿Creés que ese gol fue arte?

-Sin dudas. Esos cambios de ritmo que realizó él conduciendo la pelota y eludiendo ingleses, es totalmente aplicable al arte teatral. Es más, yo lo aplico cuando armo los guiones y mismo cuando actúo. Y también se ve en todos los escenarios. Los cambios de tono de voz, la gestualidad los movimientos, la presentación del escenario, el decorado; todo.

-Si son arte las dos, ¿cuál es la diferencia?

-La locura. Esa es la principal. La pasión y lo que genera en los que consumimos fútbol es increíble. Mueve tanto interés que hasta algunos viajan hasta Japón a ver a su club. Se cruzan el mundo. Y es en lo único que Estados Unidos está desprotegido, porque la toca de oído, y muchas veces no lo pueden comprender.

-¿Y creés que está bien que un deporte genere tanto?

-Sí, me parece genial que mueva tanto el fútbol. Lo que sí creo es que ahora está manejando y jugando mucho con la política y a veces se empaña. Pero un negocio siempre fue y lo seguirá siendo.

Más notas