Pincho, un laburante del TC

Juan Pablo Santillan

Con una vida entregada al automovilismo, Oscar Castellano detalla, a 27 años del retiro, las claves de su camino al éxito en el Turismo Carretera.

Ayrton Senna como experiencia religiosa

Franco Sommantico

A 25 años de su muerte en Imola, un recorrido por las hazañas y el lado místico de un piloto de Fórmula 1 que marcó una época en el automovilismo.

Asistencia perfecta

El Gigante de Arroyito fue uno de los templos más sagrados para el humorista. José Colorado Vázquez, Rubén Pitufo Fernández y Ricardo Chiquito Martorell recuerdan como era el Negro a la hora de contemplar a Central jugar de local.

Poy: “El Negro entendía a la perfección el fútbol”

Aldo Pedro Poy, ex delantero de Rosario Central, relata como protagonista de “19 de diciembre de 1971”, en el bar Central Oroño, la repercusión del cuento en los lectores. Cuenta que aún le preguntan si verdaderamente sucedió y recuerda la amistad con Fontanarrosa.

El Cairo, que lo parió

La oficina personal de Fontanarrosa estaba siempre ubicada dentro de un bar. Reynaldo Chelo Molina y Rubén Pitu Fernández, sentados en la mesa diseñada por Rodolfo Perazzi en el epicentro de Rosario, cuentan la admiración por su amigo y la transformación en personajes de literatura que experimentaron a través de él.

“Sólo dejaré de practicar deportes cuando me muera”

En el 50º aniversario de su muerte, el Che Guevara es recordado por millones de personas en el mundo. Si bien es una leyenda por haber sido un verdadero luchador revolucionario, el Che también fue un gran aficionado y practicante de diversos deportes.

“La camiseta del Che no se mancha”

La misma imagen del rostro del Che Guevara tomada en 1960 por el fotógrafo cubano Alberto Korda en la Plaza de la Revolución, en La Habana, es la que identifica a Ernesto Guevara en el mundo entero. Y el mundo entero abarca también el deporte.

La revolución de la palabra

En la vida del Che Guevara se unieron sus pasiones: el deporte y la escritura.

Solo Galeano le dijo traidor y vivió para contarlo

Por Magalí Robles Allí, desde el interior del despacho de Ernesto Guevara, estalla una acusación. “Traidor”. Esa es la palabra que eligió uno de esos tres...

La prolongada relación con el ajedrez

En la vida del Che Guevara como deportista, el ajedrez fue una de sus grandes pasiones: lo practicó, desde los 10 años, hasta en los reposos de batalla en sus últimos días en Bolivia.