jueves, julio 25, 2024

Colapinto, el encargado de reunir a dos viejos amigos: Argentina y la Fórmula 1

Por Matías Besana

Franco Colapinto chocó por primera vez a los cuatro años: manejaba su cuatriciclo en una quinta familiar en San Cristóbal cuando, por mirar hacia atrás para saludar a un jardinero, impactó con un Ford Falcon estacionado. Ese día, Andrea Trofimczuk juró que su hijo no manejaría más. Fue imposible. No cumplió. El pilarense, de 21 años y miembro de la academia de pilotos de Williams, completó  24 vueltas a bordo del monoplaza inglés y finalizó a aproximadamente a cuatro décimas de su compañero Alex Albon (quinta temporada en la división) en la práctica libre de apertura del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, en el trazado de Silverstone, donde el 13 de mayo de 1950 la categoría reina del automovilismo inauguró su biografía. 

Franco con un amigo en su cuatriciclo.

El Gran Circo nació con padre argentino. Juan Manuel Fangio, oriundo de Balcarce, Buenos Aires, fue quíntuple campeón con cuatro equipos diferentes y registró 24 victorias en 53 carreras, el mayor porcentaje de la historia (47.06%). En simultáneo, José Froylán González ganó en la prueba de Silverstone 1951 y le dió a Ferrari su primogénito éxito en la competencia. 

En Williams brilló Carlos Reutemann. El “Lole” aportó doce de los 38 triunfos que ostenta el deporte de velocidad argentino en la división. Podrían ser trece, pero algo falló: el rosarino lideraba el Gran Premio de Argentina 1974, una de las veintiuna veces que el Autódromo de Buenos Aires fue sede de la Máxima, cuando se quedó sin combustible a media vuelta del final. Aún más cerca término en la campaña 1981, edición en la que fue subcampeón y concluyó su participación un punto detrás del brasileño Nelson Piquet. 

Carlos Reutemann con su Williams.

Luego llegó Bernie Eccleston y su compañía Formula One Management, encargada de administrar los derechos televisivos. El sistema cambió. La Fórmula 1 viró. Busco nuevos y más bondadosos mercados y se alejó de la Argentina. A partir de allí, el oasis es Colapinto. El bonaerense cortó una racha de 8.483 días sin un piloto nacional en el principal show del automovilismo, desde que Gastón Mazzacane disputó el GP de San Marino de 2001.

Con catorce años, el argentino persiguió su sueño hasta Europa. Aníbal, su padre, recuerda: “Lo dejé solo en otro continente sin saber si hacía bien o mal, cuestionando si me equivocaba”. La frase: “Esto es lo que yo quiero”, de su retoño, decantó la balanza e inició una aventura a pura velocidad. 

Sólo veinte pilotos tienen asiento en la categoría más elitista del deporte automotor. Todo competidor requiere de un equipo: mecánicos, ingenieros y representantes. Erradicado en España y participando del Campeonato de F4 del país, Colapinto conoció en 2019 a la local Maria Catarineu y al británico Jamie Campbell – Walter, sus actuales managers ligados a la empresa de Bullet Sports Management. 

La pirámide de ascenso se escala con talento y – sobre todo- con presupuesto. Para participar de una temporada en la Fórmula 3 (división en la que el argentino finalizó cuarto en 2023) se requieren fondos de 800.000 a 1.000.000 de euros. La Fórmula 2, donde Colapinto marcha quinto tras siete carreras, duplica la demanda. Entonces, se necesitan patrocinadores: en principio fueron exclusivamente europeos y, a compás del crecimiento,  llegó el apoyo nacional. 

“Es un chico soñador y humilde. Cuanto mayores son sus desafíos más te inspira. Sentí que había una historia por contar”, comentó Gastón Parisier, fundador de la empresa de regalos Big Box, la cual, al igual que Globant, YPF y Celulosa Argentina, entre otras, se unieron al deportista pilarense en calidad de sponsors. Tiempo antes, el productor musical internacional Bizarrap había sido el primero en apoyarlo, al conocer que el argentino no tenía asegurada su continuidad en la estructura para el vigente ejercicio. También se sumaron los fanáticos de la velocidad, quienes se expresaron en las redes sociales y colocaron el hashtag #FranColapintoalaF2 como tendencia líder en el país en Twitter (hoy X). 

El aura, acompaña. Colapinto es franco y genera apego. “La verdad soy un boludo, largue para el culo”, se lamentó el bonaerense luego de ser superado en la largada de la carrera inicial en el GP de Imola 2024. Asimismo, la épica lo escolta. En la mencionada prueba de movimiento fallido, el piloto nacional persiguió al líder Paul Aron hasta la última vuelta cuando, al final de la recta principal, estiró al extremo la zona de frenada, emparejó su auto al del estonio y lo superó por el lado exterior de la chicane de Tamburello. Maniobra que fue definida como “una buena señal” por James Vowles, el jefe de la organización situada en Grove. 

Obtener buenos resultados en la Fórmula 2 no garantiza nada. Los últimos dos campeones de la división, el brasileño Felipe Drugovich y el francés Theo Pourchaire, no dieron el salto. Sin embargo, la situación en Williams, ganador de nueve títulos pero anteúltimo en 2024, acrecienta la esperanza. Por un lado, el tailandés Albon, piloto principal, extendió su vínculo hasta 2027. Por otro, el futuro de su actual compañero, Logan Sargeant, es una incógnita: el estadounidense de 23 años (único representante de su país en la F1) cosechó cero puntos en las once carreras disputadas en la vigente temporada y finalizará su contrato junto con el año. 

Al olimpo de la velocidad se ingresa por la puerta grande. El impacto potencia. Amplifica. No obstante, en caso de no adueñarse del campeonato, 41 unidades lo separan Aron, líder a falta de siete desafíos, el sueño continuará. Caterineu aseguró tener los fondos necesarios para afrontar un segundo calendario en la categoría y aseveró: “En algún momento llegará (Franco) a la Fórmula 1”. Es cuestión de tiempo, porque como escribió el protagonista en su cuenta de Instagram, con trabajo: “Los sueños SÍ se vuelven realidad”. 

 

Más notas