jueves, julio 25, 2024

Juan Domingo, el deportista que casi compite en París 24

Un verdadero sportman

El deseo de Perón siempre fue practicar deportes que en la época eran sinónimo de honor y vida sana. Desde su infancia formó parte de la vida de Juan Domingo Perón. Su ingreso al Colegio Militar de la Nación logró profundizar sus habilidades. El boxeo y el fútbol lo abrazaron desde un primer momento, pero su especialidad fue la esgrima. No se trataba sólo de una actividad física, era un ejemplo para las futuras generaciones. 

El deporte en la época tenía linaje con el honor, una forma de hacer vida sana, físicamente y moralmente, a quienes practicaban muchos deportes los llamaban “sportman”, lo que Perón siempre deseó ser.

Desde chico estuvo ligado a la equitación. Cuando se mudó a Buenos Aires con su abuela tuvo su primer acercamiento con el fútbol ya que tenía una cancha cerca de la casa y otra en el colegio. Era un buen arquero y ya en el ejército su equipo logró ser campeón. Después de empezar el Colegio Militar su camino en el deporte cambió.

“Es difícil olvidar que uno ha sido boxeador, futbolista, rugbier, polista, jugador de básquet y maestro esquiador”, dijo una vez en 1968 durante una entrevista. Años después, poco antes de volver al país, explicó que a través del deporte se podía luchar contra la delincuencia juvenil y que su gobierno tuvo un índice menor por la cantidad de clubes que se habían creado con la ayuda del Estado.

***

Días de nieve 

Logró el título de “maestro esquiador” en las clases de Gigi Panei, instructor del ejército de Italia, uno de los mejores a nivel mundial.

Juan Domingo Perón era un excelente esquiador. Entre 1936 y 1938, fue militar en la Embajada Argentina en Santiago de Chile donde tuvo su primer acercamiento en el esquí. Pero fue en 1939, en su llegada a Italia, en donde alcanzó sus mejores logros.

Perón se destacó por ser un excelente esquiador, ya que se formó en el Batallón Ducca Degli Abruzzi, que era considerado uno de los mejores en cuanto a la preparación y entrenamiento.

Durante su estadía en Aosta, una de las principales ciudades de los alpes italianos, Perón recibió el título de “maestro esquiador”, gracias a las clases que tomó con Gigi Panei, instructor del ejército de Italia en esa área y uno de los mejores a nivel mundial.

***

La influencia en el mundo de las motos

En su presidencia se crearon diferentes circuitos y también muchos eventos que ayudaron a difundir este deporte. Apoyó de manera a todos los pilotos y creó escuelas dedicadas a enseñar motocross.

En el mundo de las motocicletas, Perón tuvo influencia en su industria. Cuando ocupó el cargo de Secretario de Trabajo y Previsión se enfocó en mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y promovió motos de baja cilindrada, fáciles de manejar y económicas. El objetivo de brindar a los trabajadores una forma de movilidad que les permitiera desplazarse de manera más rápida y eficiente. 

Además promovió la implementación de regulaciones y normas para garantizar un uso responsable de estas. Su enfoque en la seguridad y el diseño de calidad ha influenciado a fabricantes de motos de todo el entorno como por ejemplo la empresa argentina Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado.

La entrega de las “Peronetas”, como fueron catalogadas esas motocicletas, era por sorteo o de manera individual a aquellos trabajadores que cumplieran con requisitos, como antigüedad y la manifiesta necesidad del vehículo.

El impacto en la industria fue tan grande que se crearon fábricas dedicadas solo a la producción de motos.

Durante su presidencia se crearon diferentes circuitos de este tipo de competencia y también muchos eventos que ayudaron a difundir este deporte. Perón apoyó de manera activa a todos los pilotos, creó escuelas dedicadas a enseñar motocross y a formar a jóvenes.

El 30 de abril de 1953, Perón fue tapa de la popular revista Mundo Deportivo donde se lo muestra manejando una motocicleta bajo el lema de “General, Juan Perón, Primer Deportista Argentino”.

***

Las peleas que lo llevaron al boxeo 

En la ciudad de Paraná, su primer destino como oficial, impuso a los soldados de su regimiento la enseñanza del box.

La afición de Perón por el boxeo nació en el Colegio Militar, producto de algunas peleas que había entre los cadetes, duelos que se saldaban a golpes de puño, al fondo del Colegio donde se armaba un ring-side, a escondidas de las autoridades.

En la ciudad de Paraná, Entre Ríos –su primer destino como oficial–, fue donde además de las actividades militares, fomentó la práctica de los deportes. Por tal motivo, impuso a los soldados de su regimiento la enseñanza del box.

Unido a sus destrezas y habilidades, demostró una gran capacidad de organizador. En Paraná fundó el emblemático “Boxing Club”. Este fue el primero en el interior del país y resultó una experiencia innovadora, pues eran tiempos en que sólo lo practicaba una élite, y estaba prohibido para otros estratos sociales.

***

El presidente que casi fue representante olímpico

Fue de los mejores esgrimistas del Círculo Militar y clasificó a los JJOO París 1924 pero no pudo ir por decisión del Ministro de Guerra, Agustín P. Justo. 

Hubo una disciplina en la Juan Domingo Perón escribió memorables páginas y que fue el principal eslabón para la formación humana e intelectual de él: la esgrima. Su comienzo fue en su formación como cadete, donde forjó una especialidad y técnica con la espada.

En 1917 se lo consideraba como un buen esgrimista y durante esa década estaba catalogado entre los mejores esgrimistas del Círculo Militar. Su talento en este deporte lo llevó a ser seleccionado para ser parte del equipo Olímpico de esgrima en los Juegos Olímpicos de París en 1924 y acompañado de grandes figuras esgrimistas como Francisco Bollini, Cipriano Pons Lezica, Roberto Larraz, Pedro Nazar Anchorena y Alejandro Cloppet. Pero el Ministro de Guerra, Agustín P. Justo, no autorizó a Perón para la representación del país, lo que causó el enojo del mismo. 

Perón siguió destacándose como esgrimista: ganó títulos de campeón milico de espada, como en 1927 donde conquistó la Copa de Honor de Esgrima en el Círculo Militar, pero su vínculo con el esgrima se trataba de vocación y tradición familiar, por su tío Conrado Perón, que tenía una gran admiración y ascendencia sobre él, luego ser maestro de armas y una de las primeras espadas del ejército.

***

Entre montañas

Juan Domingo Perón realizó un curso de alpinismo en  Italia. También apoyó numerosas expediciones en el patagónico Fitz Roy y la primera exploración argentina al Himalaya.

“Ahora soy montañés, actividad por la que siempre he sentido una natural inclinación. Nacido en la montaña y pasados en ella mis años juveniles, vuelvo, casi viejo, a darle lo mejor de mis energías”, escribió Juan Domingo Perón en una carta luego de volver de un curso de alpinismo de Italia. 

En 1942, Perón es designado como veedor militar en Italia e integra un regimiento de alta montaña con asiento en Chieti, al Comando de la División Alpina Trentina y también a la División de Infantería de Montaña asentada en Pinerolo. 

En la Escuela de Alpinismo y Esquí de Aosta aprende la técnica de los deportes de montaña en un ambiente de cordialidad con los oficiales italianos. En su vuelta a la Argentina, ya con una gran experiencia y técnica deportiva, va a Mendoza a ocupar el cargo de Director del Centro de Instrucción de Montaña, donde enseña cursos de esquí y alpinismo.

Luego, en enero de 1942, Perón tiene a su cargo el destacamento de montaña y en febrero dirige como jefe de Estado Mayor en la dirección de los ejercicios militares en Laguna del Diamante, área cordillerana mendocina limítrofe con Chile. 

Retirado de la actividad apoyó numerosas expediciones como la francesa victoriosa en el patagónico Fitz Roy o la primera exploración argentina al Himalaya, una de las cordilleras más altas del mundo y también el lugar dónde muere el Teniente Primero Ibáñez, célebre montañista apadrinado por Perón. 

En su gobierno se construyeron los refugios en el Aconcagua, llamados “Juan Perón” y “Eva Perón”, que luego fueron cambiados por la Revolución Libertadora y nunca más se volvieron a usar. 


Producción y textos: Yamil Toral, Genaro Palumbo, Rodrigo Cañete, Javier Arambillet, Lautaro Alvarez, Mathias Costanzo, Ulises Lazzari, Iván Escanaverino, Matías De Respinis, Arami Alderete, Nicolas Panagopoulos, Ezequiel Gómez, Martina Amigo, Juan Arch, Franco Carabelli, Lourdes Mellinger, Giuliana Sandonato Libretti y Joaquín Rodríguez Bachetta

Más notas