jueves, julio 25, 2024

Radamel Falcao García, un Tigre suelto por Europa

Por Dante Silveyra

Nació en Santa Marta, Colombia, Radamel Falcao García Zárate era un chico con muchas ilusiones de jugar al fútbol y poder representar a su país, siendo hijo del histórico ex defensor Radamel García, el deporte lo lleva en la sangre, un tipo muy creyente, con una amabilidad que lo destaca incluso en el presente.

Desde muy pequeño, Radamel sintió un fuerte amor por la pelota, cuando empezó a formar su carrera en las divisiones inferiores de Lanceros Boyacá, que jugaba en la segunda categoría del futbol colombiano, en un abrir y cerrar de ojos un 28 de agosto de 1999 con apenas 13 años reemplazó a Andrey Molina y concretó su debut en primera ante el Deportivo Pereira. Después de ese debut soñado, la joven promesa de Colombia no jugaría hasta el año siguiente. Ya con 14 años, el 23 de abril de 2000, Falcao marcó su primer gol en el fútbol profesional contra Club El Cóndor, en su segunda temporada con el equipo colombiano.

Siendo apenas un joven de 15 años, un club argentino le echó la mirada y se lo llevó sin dudar: River Plate se quedó con la joya colombiana que ya deslumbraba. Pero el proceso fue lento, lo llevaron de a poco y el Tigre no debutó hasta el 2005 con 19 años, de la mano de Leonardo Rubén Astrada en la victoria 3 a 1 contra Instituto de Córdoba. Ingresó en el minuto 41 del segundo tiempo. Desde ese debut, el colombiano enamoró los corazones millonarios. Pero vale destacar que antes de esos momentos llegó solo a un país del que ni siquiera tenía conocimiento y lo fue a recibir un grande como lo es Néstor Sívori.

Ya en sus primeros entrenamientos en Reserva tenía mucha calidad, que de a poco lo llevó a entrenarse con la Primera. Hernán Díaz contó en una entrevista: “Acostumbrábamos a poner pierna fuerte en los entrenamientos con los pibes para que se fueran formando. A Radamel le metí muy fuerte, pero muy fuerte. No lo podía parar”. Estuvo cinco años en River, donde jugó 111 partidos, marcó 45 goles y repartió 9 asistencias, y fue campeón del Clausura de 2008 con el Millonario.

Un Tigre en Portugal

En 2009, Falcao dejaba la Argentina con la frente en alto y sacaba pasaje rumbo a Europa. El Porto de Portugal apostaba por él y le salió de maravilla: llegó con 23 años y en su debut con la camisa azul y blanca el Tigre marcaba en su primer partido oficial ante el Paços de Ferreira en el empate 1 a 1.

Falcao hacía maravillas en Europa y eso le bastó para ganar una Europa League, la Supercopa de Portugal, la Copa de Portugal y la Liga portuguesa, también logró un histórico quinto puesto en la gala del Balón de Oro y quedó solo por detrás de jugadores de la talla de Iniesta, Xavi, Cristiano Ronaldo y Messi todo esto en su primer año con la camiseta del Porto. En la segunda temporada que disputó en Portugal, se cansó de marcar goles y logró nuevamente ganar la Supercopa de Portugal, la Copa de Portugal y la Liga portuguesa. Cerró su etapa en Porto con 51 partidos, 41 goles y 11 asistencias.

Después de dos temporadas maravillosas en Portugal y de despertar interés en los grandes clubes de Europa, en 2011 Falcao agarraba sus maletas y se iba a España, el Atlético de Madrid se quedaba con los servicios del colombiano a cambio de un total de 40 millones de euros, generando mucha expectativa y el Tigre volvió a ser garantía. En tan solo su primera temporada, Falcao marcó 24 goles sin lograr ningún título, pero al año siguiente ganó la Copa del Rey, la Europa League y la Supercopa de Europa con un histórico triplete. También logró ser el tercer máximo artillero de esa temporada de la Liga española.

“No me quiero ir”

“Reconozco el gran esfuerzo que hizo Enrique Cerezo para que yo pudiera mantenerme en el club”. Falcao inesperadamente el 31 de mayo de 2013 se iba al Mónaco, que pagó 63 millones de euros por su fichaje. Llegó a mitad de temporada y logró marcar 9 goles en 17 partidos, pero ya para la siguiente temporada el colombiano sufriría la rotura del ligamento cruzado anterior, que le demandó seis meses de recuperación y se fue cedido primero al Manchester United (26 partidos y 4 goles) y después para la temporada 2015/16 llegó también cedido al Chelsea, pero solo jugó diez partidos y marcó un gol.

Esos dos pasos por Inglaterra fueron para el olvido y cuando todo parecía perdido, el Tigre volvió a Francia, y se reincorporó al Mónaco, recuperando su mejor versión. Fue campeón de la Ligue 1 con el club que no lo lograban desde hacía más de 17 años y anotó 21 goles en 29 partidos. Tuvo otras dos grandes temporadas en el club francés, en las cuales no consiguió títulos, pero logró algo histórico como meterse en una semifinal de Champions League que no lo hacía desde 2004.

En 2019, Falcao ponía fin a su etapa en Francia y se iba a Turquía, al Galatasaray. Se quedaría por dos años y no lograría ningún título. Jugó muy poco: apenas  34 partidos y marcó 19 goles. Tras la falta de minutos, el Rayo Vallecano lo llamó y en el 2021 decidió volver a España, en donde ya jugó tres temporadas disputando 71 partidos y marcando solo 9 goles. Mayormente, siempre toma el rol de suplente en el equipo y ya está dando sus últimos gritos con 38 años.

“Voy a dar todo por mi país”

“Mi padre me enseñó los valores de este deporte y el cariño a la camiseta y al escudo de la Selección”, el amor que tiene Falcao por su país es tan grande que siempre dejó todo para que Colombia estuviera los más arriba posible. Desde chico, tan solo con 19 años, salió campeón con Colombia en el Campeonato Sudamericano Sub-20 jugando seis partidos y marcando un gol. Y en 2007 daría su gran salto a la selección absoluta de Colombia. Desde ese momento Falcao sabía que iba a morir por esa camiseta, siendo el jugador con más goles en la historia de Colombia con 36 gritos en tan solo 90 partidos, también logró meter a su selección al mundial de 2014 en Brasil por primera vez tras 24 años de no jugar en dicha competición (la última vez había sido en Francia 98). Pese a haber sido muy importante no pudo participar de ese Mundial debido a una lesión que lo marginó, pero la vida le dio revancha y en 2018 logró clasificar nuevamente a su selección a un Mundial y marcó por primera vez un gol en la competencia más prestigiosa a nivel selecciones.

También Falcao disputó con su selección tres Copa América (las del 2011, 2015 y 2019), logró ser ese jugador que una vez le prometió a su padre y ahora en la que pudo haber sido su última Copa América el técnico de la selección colombiana Néstor Lorenzo decidió no convocarlo. La desilusión fue enorme, pero el Tigre de Santa Marta dejó su huella para siempre en el combinado nacional.

Más notas