jueves, julio 25, 2024

Alphonso Davies, el embajador de la ONU que ama a Messi

Por Francisco Gentile

Nació en un campo de refugiados, atravesó la soledad, idolatra a Messi y ahora es estandarte de Canadá. Alphonso Davies es la figura de la selección que enfrentará este jueves a Argentina en el partido inaugural de la Copa América, a sus 23 años fue cuatro veces mejor jugador de la temporada de su país, lo llevó al Mundial tras 36 años y disputará el certamen continental como capitán. Hoy embajador de la ONU, es una muestra de superación personal.

Sus padres escaparon de la Segunda guerra civil liberiana en 2000 y fueron acogidos en el Children Better Way Park, un campo de refugiados en Buduburam, una ciudad ghanesa de 50.000 habitantes, donde dieron a luz al cuarto de sus seis hijos. Cinco años más tarde fue Canadá quien les dio la bienvenida, luego de aprobar su solicitud en un programa de reasentamiento y se mudaron a Edmonton, donde inició su camino en el fútbol competitivo.

Vivienda de Davies durante sus primeros cinco años, hoy en pie.

Ya asentado en la tierra del arce, decidió que quería ser futbolista en la Saint Nicholas Soccer Academy, institución donde jóvenes carenciados practican el deporte, posteriormente se incorporó a los Edmonto Strickers, hasta que recibió la oferta de sumarse a la academia de los Vancouver Whitecaps en 2015, cuando tenía 14. Un año después fue el segundo jugador más joven en debutar en la liga estadounidense.

Celebrando un gol contra el Portland Timbers.

En 2018 llegó al Bayern Munich por 14 millones de euros, precio récord para un jugador de la MLS, se afianzó rápidamente en el sistema de juego del conjunto bávaro, pero la adaptación a Alemania le costó, el ghanes de nacimiento afirmó sufrir la soledad lejos de su familia y su pareja. “Es preocupante no tener nada que hacer luego de entrenar, no tengo familia, mi novia vive lejos y tengo cómo cinco amigos. Soy un perdedor popular”, afirmó durante una transmisión en vivo, aunque también reconoció ser un “privilegiado” y que “la vida de un futbolista es genial para relajarse y disfrutar”.

Con la nación septentrional se convirtió en el debutante más joven a los 16, un mes después, fue el máximo anotador de la Copa Oro 2017, también premiado como mejor jugador joven de aquel torneo. Encabezó también el regreso de Canadá a la Copa del Mundo 36 años después y fue el autor del primer gol del país en la historia de la competición, ahora será capitán por primera vez y declaró sentirse “enormemente gratificado” con la decisión de su nuevo entrenador, Jesse Marsch de otorgarle la cinta.

Confeso fanático de Lionel Messi, contó en una entrevista con UEFA.TV que estaba emocionado por enfrentar a su ídolo en la antesala del encuentro ante el Barcelona por la Champions League en 2020, que terminó con la goleada por 8-2. Al término, le pidió la camiseta a su héroe, pero no pudo lograr su cometido, sin embargo se llevó otro tipo de souvenir: una foto que al día de hoy tiene enmarcada en la que el diez lo levanta tras cometerle una infracción en ese encuentro. Finalmente, tres años después, cumplió su misión durante la estadía de Leo en París, fue derrota para el argentino por 1 a 0 en aquella oportunidad y doble victoria para el lateral, que se quedó con el triunfo y la casaca de su héroe de la infancia.

Fotografía que el 19 enmarca en su casa.

A pesar de todos sus logros, el zurdo no se olvida de sus orígenes, su padre Debeah dijo asegurarse de que su hijo “permanezca en la tierra”. En 2021 se convirtió en el único futbolista en ser Embajador de Buena Voluntad Global del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, junto al gobierno canadiense lanzaron la campaña “juntos para aprender”, que promueve un fácil acceso a educación de calidad para personas refugiadas alrededor del mundo.

Firmando su compromiso con la ACNUR.

 

 

Más notas