sábado, mayo 18, 2024

Torino y River: una tragedia de dos continentes

Por Agostina Arias

Se cumplen 75 años del 4 de mayo de 1949, una fecha que quedó grabada en la historia del fútbol como un día oscuro y trágico. En los cielos de Italia, la esperanza y el entusiasmo se convirtieron en desesperación y luto en cuestión de segundos. Esa fatídica tarde de mayo, el equipo de fútbol italiano Torino, conocido como “II Grande Torino”, enfrentó su destino más sombrío.

El Torino, un equipo legendario en ascenso, en ese momento se encontraba en la cúspide de su gloria. Con un combo infalible de talento excepcional y espíritu de equipo incomparable, habían dominado la Serie A de Italia y a su vez, se habían ganado el corazón de los fanáticos del fútbol en todo el mundo. Pero ese día, el infortunio se apoderó de ellos de manera implacable.

La tragedia de Superga: el accidente que acabó con la vida del mejor plantel de un club italiano - LA NACION

Mientras la delegación italiana regresaba de un amistoso en Portugal ante el Benfica, su avión, un modelo Fiat G.212, colisionó contra la colina de Superga, cerca de los alrededores de Turín. Las consecuencias fueron devastadoras: todos los jugadores del equipo, junto con dirigentes del club, periodistas y la tripulación, perdieron la vida al momento e instante del impacto del avión. Fue un golpe desgarrador para el fútbol italiano por supuesto y para el mundo entero. Sin dudas marcó un antes y después.

A medida que el avión intentó descender, la visibilidad se redujo aún más, convirtiendo la situación en una pesadilla para el piloto y la tripulación. En medio de la confusión y el caos, el avión perdió el rumbo y se desintegró en un instante al estrellarse allí, donde dispersó los escombros por toda la ladera de la colina. El impacto fue devastador.

Se Cumplen 70 Años De La 'tragedia De Superga' Para El, 42% OFF

La tragedia fatal cobró las vidas de todos los ocupantes a bordo que eran 31 personas. Las calles de Italia se llenaron de lágrimas y lamentos mientras los fanáticos, con los corazones destrozados, se reunieron en el Estadio Olímpico de Turín, para rendir homenaje a los caídos. El silencio abrumador ensordeció los oídos de los hinchas y el aire hablaba más fuerte que cualquier grito de gol. El ambiente de desconsuelo y melancolía era total.

El mundo del fútbol Italiano se había detenido completamente en seco. Ese siniestro accidente de Superga dejó al Torino devastado, con un vacío imposible de llenar en el campo y en el corazón de la nación. Se necesitarían años de esfuerzo y dedicación para que el club se recupere de semejante golpe. El Torino quedó sumido en la tristeza y la incertidumbre sobre su futuro.

En Argentina, el dolor y la consternación se sintieron con fuerza, especialmente en el club River Plate. Conmovidos por la tragedia que había golpeado al fútbol mundial, River, un equipo con una exitosa historia y una profunda conexión con la comunidad, decidió en ese momento mostrar su solidaridad con el Torino y las familias de las víctimas.

River envió una corona de flores al club italiano como muestra de respeto y apoyo en medio de la tragedia. Este gesto profundizó los lazos entre los dos clubes, estableciendo una conexión emocional duradera que trascendió las fronteras y los océanos. La solidaridad demostrada por el club de Nuñez hacia el Torino en un momento de desgracia destacó la capacidad del fútbol para unir a las personas más allá de las diferencias geográficas y culturales.

Organizaron un partido benéfico en honor a las víctimas que dejó la tragedia de Superga. Este acto de apoyo trascendió las fronteras del deporte, demostrando cómo el fútbol puede unir a las personas en momentos de dolor y pérdida, y no solo cuando se gana un partido y es todo entusiasmo. El mundo del fútbol se unió en un gesto de respeto y devoción hacia aquellos que les tocó lastimosamente perder la vida en ese fatídico accidente de avión.

El partido a beneficio se dio tres semanas después de la pesadumbre, el 26 de mayo de 1949, cuando el equipo de Nuñez se enfrentó a un equipo italiano llamado “Torino Símbolo”. El resultado del encuentro concluyó en un empate 2 a 2, en donde marcaron goles Nyers y Annovazzi para los italianos; para los argentinos marcaron Labruna y Di Stéfano, quienes fueron aclamados como muestra de agradecimiento por su generoso gesto.

El once inicial para disputar el partido del Torino Símbolo fueron: Sentimenti IV; Manente, Giovannini y Furiosi; Annnovazi y Achili; Boniperti y Hansen; Nyers, Lorenzi y Ferraris II. Por otro lado para el conjunto millonario fue la siguiente: Carrizo; Vaghi y Soria; Yácono; Rossi y Ramos; De Cicco; Coll, Di Stéfano, Labruna y Loustau. Completaron el plantel: Grisetti, Kelly y Muñoz.

Posteriormente, el club argentino cambió temporalmente su camiseta roja y blanca por una camiseta granate con una franja diagonal blanca, que era similar al diseño de la camiseta del Torino en ese momento. Este gesto fue una muestra de respeto hacia el club italiano y se consideró un homenaje conmovedor hacia los fallecidos y sus familias. En señal de aprecio el equipo de Turín adoptó una camiseta de reserva que consistió en una camiseta blanca con un franja que atravesaba el corazón color bordó.

La tragedia de Superga ha moldeado la identidad del Torino como club y ha dejado una marca indeleble en la cabeza de sus hinchas y simpatizantes. Cada año, el club y sus seguidores recuerdan solemnemente a los caídos en el desastre, honrando su legado y manteniendo viva su memoria. La fecha del 4 de mayo es un día de reflexión y homenaje en la comunidad del club piamontés, que recuerdan a aquellos que perdieron la vida en la calamidad.

Además, la solidaridad demostrada por otros clubes como River Plate, ha dejado una impresión duradera en el mundo del fútbol. Este gesto de apoyo y empatía sigue siendo recordado y celebrado como un ejemplo de la forma en que el deporte puede unir a las personas más allá de las fronteras y rivalidades. En un sentido más amplio, la tragedia de Superga también ha llevado a una mayor conciencia sobre la seguridad en la aviación deportiva y ha inspirado cambios en los protocolos y regulaciones para garantizar la seguridad de los equipos y pasajeros en el transporte aéreo.

Aunque la tragedia del 4 de mayo de 1949 dejó un vacío imponente e imborrable en el ámbito futbolístico, también dejó una lección fundamental que a sí mismo, es perdurable sobre la importancia de la solidaridad y la humanidad en tiempos de adversidad. El recuerdo de aquellos que perdieron su vida en Superga vive en la memoria colectiva y emotiva del fútbol, recordando que, más allá de la competencia y rivalidad, el fútbol es una comunidad unida por amor al juego y el respeto hacia los compañeros de equipo y colegas en todo el mundo.

Más notas