jueves, febrero 22, 2024

Las impactantes cifras de dinero y jugadores que mueven las apuestas

Por Mateo Falco y Tomás Fabianos 

 En cualquier escenario un número de estas características, 334 billones de dólares, es impactante. Esa escandalosa cifra de dinero movió el mundo de las apuestas en el año 2013 en todo el globo. El juego tiene millones de adeptos, tanto en la presencialidad como en la virtualidad. Pero está última es la ruta más sencilla para acceder al mundo del juego. Se trata de poner dinero a lo que sea, pues se puede apostar en partidas de ajedrez, en un torneo de dardos y hasta hay compulsas de orden político. Es por eso que cuando se advierte el crecimiento de esta actividad año tras años, resulta imposible no pensar en que la ludopatía ronda a cada paso. Sólo hace falta revisar las estadísticas.

Pese a que no se repitió la cifra alcanzada en 2013, no deja de sorprender los billones que se han generado en el último tiempo: en 2019, 293 billones de dólares, en 2020, us$ 193 billones, en 2022, us$ 249 billones y en 2023 se espera que se alcancen los us$ 263 billones. Los países que más dinero han producido con el juego en el último año son Estados Unidos con 60 billones de dólares, Reino Unido con us$ 18 billones y Francia con us$ 14 billones.

El núcleo que más dinero mueve es el de los jugadores activos. Los países que lideran la lista de los mismos son los Estados Unidos con 58 millones de jugadores, Alemania y Reino Unido con 29 millones, y Canadá con 19 millones, tienen 39 millones de habitantes, así que una enorme parte de la población apuesta.

El juego en línea, que ha ganado enorme popularidad en todo el mundo, actualmente cuenta con 176 millones de usuarios, se espera que aumente a 210 millones para 2025. Mientras que las apuestas deportivas en línea, que tocan de cerca a la Argentina, ya que Boca y River llevan los nombres de casas de apuestas deportivas en sus camisetas, tienen 127 millones de clientes. Si estas últimas mantienen su crecimiento, podrían llegar a ser 156.9 millones en dos años. En 2019 había 60 millones de jugadores por está vía, en tan solo 4 años se duplicó. 

En el fútbol argentino los clubes más populares portan el nombre de una casa de apuestas en sus camisetas: Boca, River, Racing, Rosario Central, Newell´s, Estudiantes de la Plata, Vélez y Lanús forman parte de está tendencia. Jorge Brito, presidente de River, afirmó que era “un orgullo que una marca internacional de tanto prestigió confié en River”, además de que estaban “contentos por la nueva oportunidad que se genera para que ambas marcas se potencien”. El presidente de Racing, Victor Blanco, declaró que el trato con Betsson ratificaba la relevancia del club como marca y que era un orgullo que dicha casa de apuestas los eligiera para difundir su nombre. Este año, Lanús retomó su vínculo con el Bingo Lanús, ahora Codere-Bingo Lanús, tras finalizar el mismo en 2016 y, manteniéndose en la misma línea que Brito y Blanco, Luis María Chebel, presidente del Granate, sostuvo que volver a contar con Codere era una alegría muy grande y esperaba que ambas instituciones tuvieran éxito. Uno de los pocos dirigentes que se opuso al trato con Betsson en Boca fue el presidente del club, Jorge Ameal. Sin embargo, la voluntad de Juan Román Riquelme y la comisión se impuso a su negativa.

La postura es clara, trabajar con este tipo de empresas es un privilegio para los clubes, ya que son marcas internacionales que les dan notoriedad, y muchísimo dinero. Los dos ejemplos más claros son Boca y River. En el caso del azul y oro, ingresarán 7,5 millones de dólares en un año y medio de contrato, mientras que al millonario se le pagará la suma de 3,5 millones de dólares por año hasta 2025. Los problemas de adicción que causa el juego pasan a un segundo plano, al punto de que no hay dirigentes de Primera que se opongan a estos patrocinios, al menos públicamente.

El mercado de las apuestas en línea está generando cantidades gigantes de dinero, pues fueron tasadas en 90 billones de dólares en 2022, se espera que desde 2023 a 2032 logren un precio de 370 billones. Mientras que las apuestas deportivas en línea se valoraron en 36.5 billones de dólares en el último año, hay expectativas de que del 2023 a 2030 aumente su precio a 116.7 billones. 

Uno de los países con mayor cantidad de ludópatas es Letonia, que es la nación con mayor problemas de adicción, 6.0% de su población padece la misma. China, es el territorio con mayor cantidad de adictos al tener 60 millones (4% de su población), 20 millones de personas tienen problemas con el juego en Estados Unidos y el 2.8% de los habitantes en Reino Unido también sufren de esta enfermedad. Se estima que entre el 1.2 y el 6% de la población mundial padece adicción al juego.

Los sectores que comúnmente suelen padecer esta enfermedad son hombres que conforman un rango de edad de entre 18 a 24 años (7% de los adictos entran en dicho grupo), de los 35 a 54 años es menos común que una persona sea adicta (el 2.7% de los jugadores compulsivos entra en este rango). El 5% de los jóvenes de entre 12 y 17 años muestran más de un signo de poder tener problemas con el juego. El 14% de los estudiantes de secundaria están en riesgo de volverse adictos mientras que el 6% de los estudiantes universitarios apuestan compulsivamente y un 75% de ellos han apostado en los últimos 12 meses. Además, es más común que quienes viven solos se metan en el mundo del juego. Pero es muy común que dicha adicción no sea el único problema, un estudio del Nature Reviews Disease Premier ha demostrado que un estimado del 96% de los casos analizados padecen problemas como el abuso de sustancias estupefacientes, trastornos como no poder controlar sus impulsos, trastorno del estado de ánimo y desórdenes de ansiedad. 

***

“Ludopatía Deportiva”, la nueva cepa que arrasa en Argentina

 

Por Nicolás Mendez y Abel Iranzi

“Nos preocupa mucho la cantidad de chicos que se meten en los problemas por las apuestas deportivas, conozco casos donde los jóvenes le roban dinero a sus padres y se lo gastan en apuestas”, narra una de las voces referentes de la hermandad “Jugadores Anónimos”, asociación que se especializa en tratar la dependencia al juego. Durante los últimos años la ludopatía alrededor del deporte creció a números agigantados perjudicando la vida de cientos de personas, entre ellos, adolescentes y niños. 

A medida que se indaga en el tema las historias son aún más traumáticas, como lo es el escalofriante testimonio de Mirian, ex jugadora y encargada del departamento de Relaciones Públicas de la asociación Jugadores Anónimos: “Durante 17 años viví en el infierno sin saberlo, mi vida solo pasaba por el juego, era mi única motivación, llegué a perder la cifra correspondiente a dos autos. Afortunadamente estuve acompañada de gente que me ayudó a dejarlo, no fue fácil pero sin dudas fue una decisión que me salvó la vida”. Sin lugar a dudas sus palabras representan el dolor y el calvario que pueden llegar a transitar las víctimas de esta problemática.

Históricamente las adicciones al juego formaron parte de la sociedad, sin embargo, luego de la pandemia provocada por el Covid-19 el número de casos de ludopatía aumentó a grandes escalas debido a la aparición de las plataformas digitales, lo que facilitó el acceso de millones de usuarios a diario.

Tras la legalización del juego online a finales de 2012 en la Provincia y Ciudad de Buenos Aires, los clubes del fútbol argentino han ido tejiendo acuerdos publicitarios con casas de apuestas y webs de juego, hasta la Liga Profesional Argentina tiene como sponsor a BPlay. Otro de los grandes conflictos es la escasa y casi nula información que brindan los medios de comunicación acerca del fenómeno de las apuestas deportivas, ¿a qué se debe?. A los millones que generan a través de las publicidades. Sin ir más lejos son cada vez más los espacios publicitarios en la televisión que son utilizados para promocionar dichas plataformas.

Otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de analizar este fenómeno es la facilidad con la que se puede acceder a dicho sistema. Es tan simple como contar con un dispositivo que disponga de conexión a Internet y dinero en alguna cuenta, ya sea bancaria o plataforma de pago, como pueden ser: Mercado Pago, PayPal, entre otras.

La ludopatía es una adicción que a diferencia de otras como pueden ser el alcohol, la droga, el tabaco, etc, no presenta represalias en el cuerpo de quienes la padecen. Esa es una de las principales dificultades a la hora de tratar con quienes sufren de esta enfermedad, afirma Mirian en su relato. “ Lo más difícil es reconocer el problema, luego se comienza a trabajar en un proceso que es conocido como los 7 pasos, que conociste en 7 fases, comenzando por la aceptación hasta finalizar con la reinserción”. Al igual que en una cárcel, cada jugador se encierra en este oscuro y fúnebre ambiente.

En la Argentina siete de cada 100 personas son adictas al juego, según un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires. Además, dicho estudio arrojó que en los últimos años la cifra de jugadores jóvenes aumentó a niveles estratosféricos. Otra investigación realizada por la cadena radial y televisiva de la BBC, muestra que entre el 1% y 3% de la población mundial se ve afectada por la ludopatía, pero lo que es aún más preocupante es que de dicho porcentaje se estima que 20 millones de personas residen en América Latina.

Cada 17 de febrero se conmemora el Día Internacional del Juego Responsable. Desde pequeños se acostumbra a enseñar a los niños que el concepto de juego es algo tan hermoso como simple que consta de una regla universal; se puede ganar o perder. No obstante, cuando se habla de ludopatía el resultado será siempre el mismo, perder.

 

Más notas