jueves, febrero 22, 2024

Gastón Edul: “Cubrir el Mundial fue más de lo que podría haber soñado”

Por Agustín Tebele

En un mundo en donde el periodismo está siendo cada vez más cuestionado por la audiencia, son pocos los periodistas que cumplen con el rol más básico del oficio: informar sobre hechos y sucesos que están aconteciendo. Esta es la historia de un joven de 27 años que, pese a su corta edad, lleva más de 10 ejerciendo una carrera que comenzó en el ascenso del fútbol argentino y que llegó hasta la coronación de la selección en la Copa del Mundo Qatar 2022. Él es Gastón Edul, un periodista todoterreno. 

-¿Cómo fueron tus comienzos en el periodismo?

-Siempre me interesé por el periodismo desde que tenía 12 o 13 años, aproximadamente cuando estaba terminando la primaria y arrancando la secundaria, pero en ese entonces todavía no sabía si abocarme a la parte deportiva o a la general. Lo que a mí me gustaba básicamente era la comunicación, pero nada, como también soy futbolero terminé eligiendo hacer periodismo deportivo. Personalmente creo que ese es un error bastante recurrente en los chicos que quieren estudiar periodismo, porque muchos creen que porque les gusta el fútbol les gusta el periodismo, y en realidad es al revés: a nosotros nos gusta la comunicación, la noticia y el cómo se forma el análisis. 

-El año pasado tuviste la oportunidad de ir a Qatar para cubrir ni más ni menos que una Copa del Mundo, en la que encima Argentina salió campeón, ¿cómo fue vivir eso? 

-Fue más de lo que podría haber soñado. Es lo que, creo, todo periodista deportivo quiere. Ir a cubrir a tu selección a un mundial. Nunca me imaginé la cobertura de la Argentina campeona del mundo. Probablemente va a ser uno de los recuerdos más felices de mi vida. Me quedo con todo: las notas post-partido, el día a día, los entrenamientos, el hacer campo de juego.

-¿Cómo se hace para ser profesional y a su vez ganarte la confianza de los jugadores? 

-No lo consideraría amistad porque tenés que ser muy cercano, pero sí tengo confianza con ellos. Trato de que eso no afecte el laburo, y ellos tratan de que no los afecte en su trabajo, porque eso hace que uno pierda objetividad y no es lo ideal. Pero sí, tengo cierta confianza generada porque nos vemos muy seguido. Esto es como ser compañeros de laburo, salvando las diferencias, no deja de ser una coincidencia entre el trabajo de ellos y el mío. 

-Hablando del mundial, Alejandro Wall, con quien realizaste el libro de “La Tercera”, te planteó esta pregunta: ¿cuál fue el momento periodístico que más disfrutaste en Qatar?

-Muchos pueden pensar que fue el momento de la nota con Lionel Messi post-partido contra Países Bajos, en ese entonces no la disfruté tanto, sí comencé a apreciarlo más viendo la repercusión que tuvo, pero ahí no. El momento que más disfruté fue la nota después de la final con Messi y la Copa del Mundo. Es el recuerdo más latente que tengo.

-Mencionando a “La Tercera”, el libro que escribieron en dos meses, ¿cómo fue trabajar en un tiempo tan corto?

-Fue algo totalmente nuevo para mí. Por suerte lo realicé con una persona muy experimentada en el periodismo gráfico como lo es Ale Wall y tenía en claro la dinámica. Charlamos un poco, pusimos temas en común, y comenzamos a realizarlo. Trabajábamos 7 horas semanales para hacerlo, siendo muy minuciosos con los detalles. Tuvimos la suerte de que la memoria estaba muy fresca, por lo que esto nos ayudó a ser más detallistas.

-A nivel más personal, está Esteban Edul, tu hermano y también es periodista deportivo, pero también está tu hermano mellizo, Guido. ¿Puede ser que no le guste el fútbol?

-Sí, los dos tenemos 27 años, y le gusta poco y nada el fútbol. Siempre digo que por suerte no le gusta nada porque sino seríamos monotemáticos, aunque igual ya lo somos porque es la verdad, el futbolero es así, nos enriquece un poco y nos da una mirada fuera de todo el fervor que uno vive. 

-Este año tuviste una conferencia de prensa Deportea junto a Morena Beltrán, ¿cómo fue ver a esos chicos y chicas sentados en el lugar en donde vos estuviste durante tres años?

-Eso me emocionó muchísimo. Mirá que había hecho un montón de cosas después del mundial: charlas, promociones, eventos y demás. Ese momento en particular me encantó hacerlo porque no hace mucho tiempo yo estaba sentado ahí, y además me gustó porque siento que les sirve a los chicos tener a alguien cercano que ya está laburando en los medios, como para que puedan motivarse y que vean que es totalmente posible. Cuanto más sepamos, cuanto más nos instruyamos en diferentes ámbitos del deporte o en idiomas, mejor nos va a ir, porque esto nos va a dar herramientas para poder defendernos en nuestro trabajo y desenvolvernos mejor en cualquier tipo de plataforma, ya sea radio o televisión. 

-¿Te ves como docente en un futuro?

-No lo descarto para nada, tengo vocación de docencia. Siempre trato de dar la mayor cantidad de entrevistas que puedo, pese a que a veces se me hace imposible por cuestiones lógicas. Todas las notas que puedo dar las doy, como también trato de ir a las charlas en las que me invitan. No se cómo, en donde o en qué plataforma, pero en algún momento de mi vida me encantaría hacerlo.

-Mencionaste la palabra “plataformas”, ¿qué opinas de los nuevos medios emergentes como las transmisiones en vivo en Youtube o en Twitch, es diferente?

-Es un mundo totalmente nuevo, más si venís desde un medio tradicional. Igualmente, a mí me encanta porque me defino como un “híbrido” y yo quedé a mitad de camino. No soy de la generación totalmente de la “vieja escuela” en los medios tradicionales, por más que mis comienzos como periodista hayan sido ahí, le di importancia a las redes sociales y siempre me manejé por ahí. Me encontré con otra dinámica, es muy diferente a la televisión, porque en las transmisiones podes ver en vivo la reacción de la gente, charlar con el “chat”, no hay unilateralidad en la comunicación. Es una dinámica muy diferente en la que no quiero dejar de estar, porque siento que es un lugar en donde les puedo dar un espacio a la gente que me quiere ver. Es mi manera de devolverles algo de lo que me dan día a día.

-Para finalizar, ¿cómo definís tu carrera?

-Se me está dando lo que siempre soñé. Más allá de ese mensaje en sí, el mensaje que realmente me gustaría dar es que siempre hay un laburo detrás de años. Si bien soy joven, empecé hace más de 10 años a ejercer la profesión. Entonces, si a mí me hubiese llegado de un momento a otro lo de poder cubrir a la Selección Argentina, no hubiese pasado por la cobertura de Quilmes, Arsenal, Defensa y Justicia, Independiente y otros clubes. No me hubiese agarrado preparado para lo que venía. Todo ese camino me preparó. No importa en qué partido, en qué equipo o qué jugadores están involucrados en el laburo que tenemos que hacer. Lo que importa es las ganas que le pongamos, porque al fin y al cabo es siempre la misma práctica. Esto es algo que siempre remarco: “no cambia nada cubrir a Argentina o un partido del ascenso, obviamente que es mucho más internacional porque te ve más gente, pero la gimnasia es la misma”.

 

Más notas