sábado, junio 22, 2024

Federico D’Elía: “Argentina es campeona del mundo gracias a Messi y Scaloni, no por la gestión de Tapia”

Por Gonzalo Levin

El actor platense, fanático de Estudiantes, no deja de lado su pasión por el fútbol, mientras analiza el fenómeno de Los Simuladores y sus nuevos desafíos.

-Como futbolero que sos, ¿cuál es tu opinión acerca de la gestión de “Chiqui” Tapia?

-Estoy muy en contra, en general, de todo lo que está haciendo en la AFA. Esto de cambiar las reglas en el medio del juego en vez de al principio, no solamente en el fútbol sino en la vida también, me parece un espanto en todo sentido. No nos hace bien. Tapia, además, tuvo la suerte de que bajo su gestión, Argentina salió campeona del mundo, pero no fue gracias a él, sino a (Lionel) Messi, (Lionel) Scaloni y compañía.

-Ya que estamos hablando de fútbol, ¿qué significó para vos haber actuado en la serie de Diego Maradona?

-Fue hermoso. Mi trabajo tiene eso lindo que es lo sorpresivo. Yo estaba en Perú de viaje con mi esposa por mi cumpleaños y me llamó mi representante para preguntarme si quería participar. Tenía que viajar a Barcelona, después a Nápoles y luego a México. Yo pensaba: “Se le cumplió el sueño al pibe” porque era laburar, viajar por todo el mundo y hablar de fútbol. Fue muy lindo, fue justo cuando Diego estaba como director técnico de Gimnasia. Las casualidades de la vida. Casi ni aparezco en la serie, pero todo alrededor ahí era genial.

-A la hora de aceptar un papel, de mayor a menor, ¿qué es más importante entre la parte económica, el libreto, el personaje y el protagonismo?

-Hoy, fundamentalmente, lo que elijo es el proyecto y con qué directores, compañeros, actores. De todas formas, depende de un montón de cosas. Obviamente, si estoy sin plata, en un principio empiezo a hablar de eso a ver cómo viene la mano pero, sobre todo, decido por el proyecto en sí mismo, por el personaje que me toca. No tanto por el protagonismo que tenga o no, la verdad es que nunca me fijé demasiado en eso. El personaje de médico de Argentina, Tierra de Amor y Venganza era uno lindo y así lo acepté, justamente.

-Los Simuladores es una de las pocas series argentinas que hasta hoy día la gente sigue viendo, ¿qué significa para vos eso?

-Para nosotros cinco, incluido (Damián) Szifron, nos da mucho orgullo porque es un proyecto nuestro. No es que nos llamó un canal para hacer algo y funcionó muy bien. Entiendo que ya de verdad traspasó lo que uno puede explicar de lo que fue Los Simuladores. La gente no se da cuenta pero le gusta mucho porque es casi cinematográfico y eso en la televisión no se ve. Fue muy difícil de hacerlo, muy complejo. Más allá de todas las explicaciones lógicas que le podamos encontrar, como la situación del país en ese momento, que estaba prendido fuego. La gente en esa época necesitaba alguien que te solucionara problemas. Si sacamos todo eso de lado, digo: “Algo más sucedió” porque 20 años después, las personas siguen hablando, más allá de las plataformas que aparecieron e hicieron que siga teniendo visibilidad.

-Contaste una vez que Los Simuladores fue una autogestión. ¿De quién fue la idea y cómo se fue llevando a cabo el proceso hasta que Telefé agarró el programa?

La idea al principio no fue de Los Simuladores. Fue entre (Alejandro) Fiore y (Martín) Seefeld. Íbamos a convocar a una persona que es amiga nuestra y conocida que es muy talentosa pero nos terminamos inclinando por Damián que ya (Diego) Peretti, Fiore y yo habíamos trabajado con él. Decidimos hacerlo y empezamos a convocar voluntades y gente que venía a poner el lomo como nosotros también. Pusimos mil pesos cada uno de los cinco, que en ese momento eran mil dólares y con eso bancamos lo mínimo e indispensable. Grabábamos los fines de semana porque los demás días hacíamos otras cosas. Cuando se terminó, Damián tardó un buen tiempo en editarlo y cuando lo vimos, nos dimos cuenta que era algo diferente, que estaba buenísimo. El primer capítulo es nuestro. Cuando salimos a moverlo para los canales a ver qué pasaba, todos se mostraron interesados, pero más que ningún otro, fue Telefé.

-¿Estuviste negado en algún momento de hacer la película de Los Simuladores o es algo que tarde o temprano iba a pasar?

-Se tienen que dar muchas cosas para poder hacer una película de esta magnitud y después de lo que fue el programa. Lo que sí teníamos seguro nosotros cinco era el deseo de hacerla. Éramos conscientes de que esto era más cinematográfico que televisivo. Vamos a hacer la película con Paramount, y Telefé forma parte de ellos. Ese contrato que firmamos hace 20 años dice que, si hacíamos una película, íbamos con ellos. Tardamos y está bien que lo hayamos hecho porque maduraron bien Los Simuladores. Siempre tuvimos ganas y el deseo de hacerla y por suerte se dio. Además, Paramount estaba interesado también.

-¿Te molesta hablar de Los Simuladores a esta altura?

-No me molestó nunca. Nos cambió mucho la vida a nosotros, son veintipico de años. Yo nunca me sentí encasillado con la serie. Siento que fue lo que fue, que es genial que hoy estamos hablando más que nada de Los Simuladores que de otra cosa. Para mí es un orgullo hablar de ellos, todo lo contrario. Después, hice todo lo posible para no quedarme en un hombre encapotado con un piloto y nada más que eso. Hice un montón de programas más, muchas cosas. Mi vida no pasó por la serie, aunque reconozco que fue un mojón importante en nuestra carrera en general, incluida la de Szifron. La vida continúa. Nosotros seguimos laburando, hicimos otras actividades. Por lo menos yo hice todo lo que pude. Todo lo que tenga que ver con Los Simuladores me pone muy contento y orgulloso y puedo hablar toda mi vida de ellos.

 

Más notas